Venezuela realiza 198 pruebas PCR por millón de habitantes, advierte Comisión de Expertos - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 23 ABRIL, 2020 20:39

Venezuela realiza 198 pruebas PCR por millón de habitantes, advierte Comisión de Expertos

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Venezuela realiza 198 pruebas diagnósticas para COVID-19 con la técnica de reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (PCR-RT) por cada millón de habitantes, uno de los números más bajos registrados en la región latinoamericana, advierte la Comisión Presidencial de Expertos de la Salud designada por Juan Guaidó, presidente interino y jefe del Parlamento.

Julio Castro, médico internista e infectólogo y miembro de la Comisión, expresó este jueves 23 de abril, durante una rueda de prensa virtual, que Venezuela hace al día entre 85 y 95 pruebas PCR en tiempo real, test de referencia mundial para la confirmación de la enfermedad del nuevo coronavirus. Los cálculos se basan en una cifra revelada recientemente por el canal estatal VTV, la cual indica que el país había realizado 5.969 pruebas PCR hasta el 19 de abril.

Según el especialista, el gobierno de Nicolás Maduro incurre en un “error metodológico” al incluir en un mismo conteo las pruebas rápidas de diagnóstico, que suman más de 300.000, con las PCR y al afirmar que Venezuela es el país de la región que realiza más pruebas por millón de habitantes. Resalta que solo Colombia practica 1.405 pruebas PCR por cada millón de habitantes.

Igualmente alerta que Venezuela usa como pruebas rápidas los test de anticuerpos indiscriminados de la inmunoglobulina M y la inmunoglobulina G (IgM/IgG). El especialista explica que la inumoglobulina M es la primera respuesta del cuerpo y se produce después del quinto o sexto día de incubación del virus. Mientras, la inmunogobulina G son los anticuerpos específicos generados ante el virus.

Añade que los test rápidos empleados por Venezuela tienen una sensibilidad de 60 a 65% y pueden no diferenciar entre ambas inmunoglobulinas y, por ende, generar “falsos negativos” durante los primeros siete días de la enfermedad y tener implicaciones en la clasificación de los pacientes.

“La detección de prueba rápida por anticuerpo no es capaz de discernir claramente si el paciente tiene infección aguda o anticuerpos”, dice.

Mantener PCR y ampliar capacidad

Julio Castro, también profesor del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela (IMT-UCV), resalta que a nivel mundial la mayoría de los países asociados con mejor control de la epidemia de COVID-19 son aquellos que realizan más pruebas PCR por millón de habitantes.

“La Organización Mundial de la Salud recomienda que la prueba de diagnóstico de infección aguda debe ser y mantenerse la prueba PCR en tiempo real porque es la que es capaz de detectar el virus y no los anticuerpos. Tiene sensibilidad del 95%, es decir que hay un 5% de posibilidades de que teniendo el virus, no lo detecte”, expresa.

En Venezuela, uno de los retos es descentralizar la capacidad de realizar pruebas diagnósticas por PCR, hasta ahora solo realizadas por el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (Inhrr) y aumentar el número al menos a 1.500 pruebas al día. Para ello, afirma que lo recomendable es habilitar entre 10 y 15 laboratorios adicionales.

“Hasta donde sabemos, hay al menos ocho laboratorios en el país con entrenamiento, certificación y equipos de base para hacer ese tipo de pruebas”, indica.

Añade que solo necesitarían la autorización y los primers (iniciadores) requeridos para la realización de las pruebas. Asimismo, desconoce si el laboratorio de virología móvil del Instituto de Higiene instalado en la frontera está aplicando PCR a las muestras del occidente del país.

Otro de los retos es mejorar la vigilancia epidemiológica. El experto asegura que, según los pocos datos que se conocen en el país, Venezuela aún se mantiene en una fase temprana de la epidemia. Sin embargo, destaca que se necesitan más elementos, como un boletín epidemiológico con un análisis pormenorizado de los casos, para analizar el estado actual y el posible curso de la epidemia en el territorio.

“La  vigilancia epidemiológica tiene muchos argumentos que en Venezuela no estamos viendo, no se hacen públicos, como los casos sospechosos, los casos probables o los fallecidos con definición o sin definición. Es fundamental para conocer en qué parte de la epidemia estamos y cuales son las estrategias de políticas públicas a implementar”, añade.