Nuevo récord de contagios en Austria pese al confinamiento a los no vacunados

CORONAVIRUS · 17 NOVIEMBRE, 2021 08:17

Ver más de

Efe | @EFEnoticias

Foto por Efe

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Austria ha contabilizado en las últimas 24 horas un total de 14.416 nuevos contagios por coronavirus, un nuevo máximo absoluto de casos diarios desde el inicio de la pandemia, pese al confinamiento de los no vacunados que se aplica desde este lunes.

Según los datos publicados hoy, 17 de noviembre, por el Ministerio de Sanidad y el de Interior, la república alpina, de 8,9 millones de habitantes, registra un crecimiento exponencial de casos, inédito hasta ahora.

El nuevo número de contagios diarios supera en más de 2.000 a la cifra media registrada en los últimos siete días, de 12.164 casos, y el total de infecciones activas, de 126.146, aumentó en casi 7.000 casos en 24 horas.

La incidencia acumulada en los pasados siete días, que de ayer a hoy ha subido de 919,4 a 953,2 infecciones diarias por cada 100.000 habitantes, es ya más del doble que la de principios de mes, de 400 casos por 100.000 habitantes.

Actualmente hay 2.723 pacientes hospitalizados por COVID-19, de ellos 486 son enfermos graves atendidos en las unidades de cuidados intensivos (ucis), 28 más que ayer.

En algunas regiones del país los hospitales están ya al límite de su capacidad: en Salzburgo, donde se registran la mayor incidencia del país, se han creado ya comités de triaje para decidir el acceso a las ucis ante la pronta falta de camas.

En algunos hospitales de otra región muy afectada, Alta Austria, tuvieron que dejarse los cuerpos de los fallecidos en los pasillos porque la morgue estaba llena, según informa la radio pública ORF.

El número total de fallecimientos causados por la pandemia hasta ahora es de 11.457, de los que 41 se produjeron en las últimas 24 horas.

Los científicos atribuyen el empeoramiento de la situación epidemiológica al relativamente bajo índice de inmunización, de 65 %, a la caída de la protección inmunológica tras cierto tiempo después de la administración de una vacuna y a la agresividad de la variante delta del SARS-CoV-2.

El Gobierno impuso desde el pasado lunes un confinamiento parcial exclusivamente para los no inmunizados y «estudia» la posibilidad de introducir la obligatoriedad de vacunarse contra el COVID-19 para el personal sanitario.