En Puerto Ayacucho piden aumentar control epidemiológico para frenar llegada del coronavirus - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 15 ABRIL, 2020 20:00

En Puerto Ayacucho piden aumentar control epidemiológico para frenar llegada del coronavirus

Texto por Danisbel Gómez Morillo

Ver más de

Danisbel Gómez Morillo

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Amazonas es uno de los tres estados de Venezuela que no figura en el reporte oficial de casos confirmados de coronavirus hasta la fecha, aún cuando el gobernador Miguel Rodríguez informó el 14 de abril que había 39 casos sospechosos y en aislamiento cuyas muestras de sangre fueron enviadas a Caracas para la realización del examen PCR. Más recientemente un reporte del medio digital WakaNoticias señala que a este número se agregan 11 nuevas pruebas que también fueron enviadas a Caracas este miércoles para su confirmación o descarte, según reporte de la periodista Maribel Martínez.

Habitantes de Puerto Ayacucho, la capital del estado, expresan su temor por la llegada del coronavirus ante el desplazamiento de algunas personas que están entrando por las trochas y que provienen de Casuarito (Vichada) así como personas que se desplazan desde Río Negro (frontera con Brasil),  razón por la cual piden reforzar el control epidemiológico y de movilidad en estas dos fronteras.

El acceso por la frontera con Colombia desde el lado de Apure y Amazonas aún permanece cerrado. El alcalde de Puerto Carreño, Jair Beltrán,  ha manifestado su disposición para establecer un corredor humanitario que permita el ingreso de venezolanos en Puerto Carreñoa través de Puerto Paéz, en Apure. Tienen un listado y una embarcación disponible para 30 personas que fueron registradas en Migración Colombia y que se encuentran en estado de vulnerabilidad a la espera de la autorización del gobierno venezolano, según declaraciones dadas al medio regional colombiano El Morichal. 

El alcalde señaló que cualquier persona que quiera regresar a Venezuela por Puerto Carreño debe hacer sus trámites en Migración Colombia para hacer el registro debido y ellos harían las gestiones para el regreso a través de Apure.

Pocas camas y mucha gente en la frontera

Yudelys Silva, docente jubilada, dice que aún cuando no haya casos confirmados existe temor por la llegada de personas que vienen de Colombia y también por las que se movilizan desde otras regiones, ya que el comercio de alimentos lo hacen en su mayoría bachaqueros. 

Para Silva, la mayor preocupación es que el estado cuenta con un hospital, el José Gregorio Hernández, donde solo hay disponibles seis camas y un respirador. “Bueno, esto lo sabemos porque recientemente el gobernador publicó en sus redes que se había preparado un área de seis camas para la atención de personas con COVID-19 y que esa era la capacidad de atención”.

Adicional a este centro hospitalario, la periodista Maribel Martínez, de WakaNoticias, detalla que existen dos salas de cuidados respiratorios más con cupos reducidos en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa y en la Clínica José María Vargas.

Sobre los despistajes de casos de COVID-19, Silva cuenta que a su hijo de seis años le realizaron la prueba porque había tenido fiebre y malestar gripal, pero salió negativo. “Comisiones de salud integradas por médicos cubanos hacen el casa a casa entrevistando a las personas y le preguntan si han tenido síntomas. Si tienes fiebre o malestar te hacen la prueba, que es como un examen de embarazo, te pinchan el dedo y ponen la gota en el dispositivo, si sale negativo te dejan en casa. Este procedimiento lo han realizado en varias comunidades según me han contado”, refiere la docente, quien cree que deberían hacerse las pruebas PCR y tener los equipos en la ciudad para que no deban esperar enviar las muestras a Caracas.

Germán Pérez, un joven de 24 años que trabaja en un local cercano a la avenida Orinoco, cuenta que los controles de despistaje de COVID-19 se deben hacer en todos los sectores de la ciudad y no solo en las zonas más céntricas. “Tenemos gente que se mueve entre dos fronteras, desde Brasil -mineros- y desde Colombia -comerciantes y migrantes que está regresando- y eso demanda más despistaje en esos lugares, así como más control en el acceso a la ciudad o medidas especiales para quienes quieran entrar y evitar que el virus se propague entre nosotros”, señaló vía telefónica.

El pasado 11 de abril, el gobernador Miguel Rodríguez informó que en las comunidades indígenas de El Burro, Pavoni, Puerto Lucera, Bambú Lucera, Albarical, Betania y Limón de Parhueña las comisiones de salud habían atendido a  2.774 personas y se aplicaron 136 pruebas rápidas de COVID-19, las cuales dieron resultados negativos. A la fecha, el gobierno regional dice haber realizado la atención personalizada de 50 mil amazonenses así como la realización de 1500 pruebas rápidas. 

Se aplican pruebas rápidas a los habitantes

 

Cuarentena y toques de queda

Las medidas de cuarentena y aislamiento físico se complementan con una especie de toque de queda, como el acontecido el pasado domingo 12 de abril, cuando la Gobernación de Amazonas llamó a permanecer en las casas, con restricciones para el tránsito peatonal, automovilístico y cierre de actividad comercial. “Ningún servicio o comercio pudo abrir, no había transporte público y hubo restricción total del tráfico de carros particulares y motos. Creo que las medidas se están cumpliendo, pues son más los que se quedan en sus casas,” dice Pérez, quien explica que al principio costó mucho que la gente se pusiera tapabocas pero ahora es común su uso en las calles, de hecho en su caso debe llevar de manera obligatoria el tapabocas y los guantes para poder trabajar en el local donde vende alimentos. 

En los días de semana hay movimiento de personas en las mañanas, quienes  compran comida, medicamentos o que realizan algunas diligencias pero a las 2 de la tarde ya todo debe estar cerrado. “Los establecimientos como el nuestro tienen que cerrar, pues si no pasan los policías. Quien no respete la cuarentena se lo llevan a charlas de 4 y hasta 8 horas sobre el coronavirus y si eres reincidente, es decir, que te han llamado la atención varias veces, te llevan preso”.

Paso fluvial entre el estado Amazonas y el Departamento Vichada en Colombia

Amazonas tiene unos 190 mil habitantes aproximadamente y Puerto Ayacucho concentra alrededor del 63% de esta densidad. Los habitantes enfrentan los mismos problemas que en otras ciudades del país aunque con los matices de una frontera: escasez de gasolina, alimentos por las nubes y pocas unidades de transporte.

Sobre el combustible, ya antes de declararse el estado de alerta por la pandemia, había restricciones para el surtido, tales como 40 litros para vehículos particulares y 60 litros para camiones para quienes tengan chip según su terminal de cédula, así como el comercio de bidones de manera informal a un precio en dólares o en pesos colombianos; pero ahora con el estado de alarma sólo se expende gasolina a los funcionarios públicos, personal médico y algunos comerciantes de alimentos, en especial cargamentos de verduras.

En cuanto a la comida, hay disponibilidad de alimentos -muchos de los cuales vienen de Colombia- pero con precios que triplican el valor real del producto. La gente debe comprarlos a los bachaqueros pues es la única manera de abastecerse.

Sobre el transporte colectivo, Silva dice que a pesar de la escasez de unidades, las medidas por el coronavirus han permitido que se organicen las pocas rutas que hay, también en las paradas se despliegan  funcionarios de policía regional y Defensa Civil quienes van emitiendo mensajes a través de megáfonos a los usuario para que mantengan el orden en las filas y el distanciamiento, pero el servicio se mantiene solo hasta las dos de la tarde.

Tener uno de los ríos más caudalosos de América Latina no exime al estado Amazonas de los controles de agua, por lo que el suministro se hace interdiario en un esquema de racionamiento según zonas. En cuanto a las fallas eléctricas, no se generan constantes apagones pero si bajones de luz que generan daños sobre equipos.