En Guayaquil se duplica el dolor por la imposibilidad de enterrar a los muertos

CORONAVIRUS · 1 ABRIL, 2020 15:00

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

La fulminante propagación del coronavirus en la provincia ecuatoriana de Guayas, ha creado una situación de abandono de cadáveres que las autoridades tratan de resolver. Su capital, Guayaquil, es una de las ciudades del mundo más castigadas per cápita por el COVID-19.

El Gobierno de Lenín Moreno ha activado esta semana una Fuerza de Tarea Conjunta. Así espera coordinar la recolección general de cadáveres. Esto ante el desbordamiento de la situación en Guayas (suroeste), donde han muerto 52 personas del total de los 79 fallecidos por coronavirus en todo Ecuador.

Funerarias desbordadas

Para Jorge Wated, jefe de esa Fuerza, en estos momentos la presencia de cadáveres en las casas “está relacionada con la poca capacidad que tienen las funerarias de la ciudad de dar sus servicios mortuorios en conexión con los camposantos de Guayaquil“.

A las funerarias desbordadas de trabajo, se sumaron otras, generalmente pequeñas, que se niegan a seguir los procesos por temor a contagios al desconocer la causa del fallecimiento.

Y a esto, se sumó la dificultad del toque de queda por quince horas, a partir de las dos de la tarde hora local, que complica los trámites de defunción. Algo que intentan solucionar ahora con la extensión de ciertos horarios de trabajo.

Por ello, con la nueva Fuerza de Tarea se busca facilitar la realización de trámites, evitar que personas salgan a las calles y entregar los documentos en el hogar en caso de que la gente desee enterrar por cuenta propia a sus muertos.

Situación alarmante

Y es que el dolor se ha duplicado por las muertes en la provincia ecuatoriana del Guayas, donde el contagio de el COVID-19 es de los más altos del mundo.

“¿Qué está pasando en el sistema de salud pública del país? No retiran a los muertos de las casas, los dejan en las veredas, caen frente a hospitales, nadie los quiere ir a recoger”, alertaba el fin de semana la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, desde el aislamiento en su casa por ser una de las contagiadas de COVID-19.

Se hacía así eco de las denuncias ciudadanas que, a través de la prensa y en redes sociales, clamaban para que las autoridades levanten los cadáveres. Mientras otros, envueltos en llanto, ruegan que les entreguen los cuerpos de sus familiares fallecidos en hospitales hace días.

Retraso en levantamiento de cadáveres

El “retraso importante” en el levantamiento de los cadáveres provocó que la gente se volcara a las redes sociales para rogar por ayuda, algunos con vídeos, supuestamente de calles de Guayaquil, que han resultado ser falsos.

Wated mencionó que recientemente circuló en las redes sociales el vídeo del cuerpo de un anciano que murió “por muerte natural”.

“Cuando fuimos inmediatamente a ver el caso, lo que quería la familia es que le entreguemos el certificado de defunción”, dijo. Recordó otro caso en el que personas quemaron llantas cerca de un ataúd colocado en la calle para exigir que las autoridades se lleven el cuerpo para enterrarlo.

Efectos de la pandemia

Según cifras oficiales, en Ecuador hay 79 fallecidos por COVID-19, la mayor parte de ellos (52) en el Guayas, pero sospechan que otros 67 decesos puedan estar relacionados con esa enfermedad.

Guayas ha mantenido, en tiempos normales, un alto número de defunciones. Pero la pandemia del coronavirus provocó un “desbordamiento” en los procesos funerales, comentó Wated.

Algo que el Gobierno intenta solucionar con la ayuda de policías, militares y otras instituciones. Mientras el clamor ciudadano por ayuda se sigue regando por las redes sociales.

La provincia, con 3,6 millones de habitantes, acumula mil 615 de los 2 mil 302 casos de coronavirus en Ecuador. La mayor parte de ellos (mil 116) están concentrados en la ciudad de Guayaquil. Así se convierte en una de las ciudades per cápita más castigadas por la pandemia en el mundo.

Más de un centenar de solicitudes pendientes

Las autoridades intentan facilitar los procesos para evitar que la gente salga de sus casas a hacer filas por trámites legales para los entierros o las cremaciones.

Hay gente “que ha logrado sacar el documento (y) comprar el cajón mortuorio, pero que no tienen un lugar dónde enterrar”. Y en ese caso, las autoridades pueden apoyar gratuitamente con un camposanto para darles un entierro “digno”, apuntó sobre una iniciativa del presidente Moreno.

El pasado martes 31 de marzo, las autoridades tenían unas 115 solicitudes pendientes de retiro de cadáveres de domicilios, así como de emisión de certificados de defunción, pero esperan más. “Obviamente en el día con día se van sumando otros requerimientos”, anotó Wated.

“Estamos intentando salir de este desborde”, dijo al comentar que es complicado saber las causas de las muertes en domicilios. Ya que no se están realizando autopsias ni hay aún pruebas rápidas de COVID-19 en Ecuador.