Reverol aún no explica por qué un adolescente tenía una lacrimógena en fiesta de El Paraíso

Reverol aún no explica por qué un adolescente tenía una lacrimógena en fiesta de El Paraíso

A cinco días de la muerte de 21 personas, entre ellos 11 adolescentes, durante una fiesta en la que activaron una bomba lacrimógena el ministro para Relaciones Interiores Justicia y Paz, Néstor Reverol, no explica todavía por qué un muchacho tenía un artefacto de uso militar y policial.

Este miércoles 20 de junio, al finalizar una reunión con funcionarios  de Bomberos y de Protección Civil, Reverol se limitó a responder que la explicación a ese punto forma parte “de la investigación” que se ha abierto sobre el caso.

La agencia de noticias EFE lo interpeló sobre la tragedia causada por la activación de una lacrimógena mientras se desarrollaba una fiesta en la que participaban jóvenes y adolescentes entre 14 y 25 años de edad.

El ministro indicó además que son 18 los fallecidos por la estampida que causó el lanzamiento de una bomba lacrimógena, uno más que el reporte inicial que dio el día del suceso. Sin embargo, Efecto Cocuyo pudo constatar que se trata de 21 la cantidad de víctimas en esa tragedia.

Lea más: Estas son las 21 víctimas de la tragedia causada por una lacrimógena en El Paraíso (Fotos)

“Hubo una riña y un adolescente que ya está convicto y confeso (…) manipuló el artificio lacrimógeno, se activó la bomba lacrimógena, la bomba lacrimógena no causó el fallecimiento de esas 18 personas, fue la estampida de 500 personas que se encontraban en un lugar”, dijo Reverol en declaraciones a periodistas.

Recordó que por este hecho fueron detenidas ocho personas y no dio nombres de los aprehendidos. Efecto Cocuyo pudo corroborar que uno de los detenidos ya fue liberado.

Con información de EFE

Lea también:

Video muestra a jóvenes ayudando a sus compañeros en club de El Paraíso

ONG exigen establecer responsabilidades por muerte de 17 jóvenes en club de El Paraíso

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!