Pérez Carreño sobrevive con menos de la mitad de los residentes necesarios #SeBuscanMédicos

Cuando Jesús González ingresó al Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño para iniciar su especialización en Traumatología, el servicio contaba con 14 adjuntos. Recuerda que los mejores médicos del país estaban en el recinto hospitalario: especialistas en cadera, rodilla, hombro, fémur, pies, tobillos. Eso fue en 2015 y, desde entonces, la plantilla de galenos se ha reducido a menos de la mitad. “Hoy deben quedar unos seis especialistas cuando mucho”, lamenta.

El Pérez Carreño, uno de los principales hospitales del país y referencia en Traumatología, ha sufrido los embates de la crisis. De a poco, se ha ido quedando sin médicos, enfermeros y camilleros, mientras que los pacientes siguen llegando.

La formación de generaciones de relevo también quedó truncada por la crisis. El servicio de Traumatología debería contar con 16 residentes de distintos años de la especialización, pero actualmente solo tiene cuatro.

“Faltan 12 residentes para completar el servicio. La falta de personal hace que estemos cansados, que no rindamos igual. Siempre tenemos que duplicar nuestro trabajo”, añade González.

Lea tambiénHospital Pérez Carreño suspende consultas y cirugías electivas por falta de insumos y personal

El déficit de personal hace que los residentes del Pérez Carreño superen con creces el récord académico de 95 cirugías que deben realizar en tres años de especialización. Eso sí, cada vez con menos insumos médicos a la mano y con los pacientes asumiendo los gastos del material médico-quirúrgico.

Entre nosotros mismos tenemos que resolver. Hace tres años podíamos operar entre 8 y 7 pacientes diarios. Podías colocar tres prótesis o  varios clavos en las operaciones. Para ese momento teníamos personal y la falta de insumos no estaba tan fuerte. Ahora si hacemos dos operaciones al día es demasiado”, apunta. 

La falta de una generación de relevo preocupa a González, especialmente cuando recuerda que en 2015 tuvo que concursar con otros 55 aspirantes a la especialización en Traumatología, número que ve lejano en los concursos de este año.

“Vemos con preocupación que los cupos no se llenen y que puede que no concurse ningún residente. Nadie quiere hacer un posgrado en el que va a ganar 2 millones 800 mil bolívares ¿De qué sirve que se especialicen si no hay prótesis para hacer las operaciones? Tenemos a los pacientes, pero no tenemos ni la infraestructura ni el personal ni los insumos”, lamenta.

Pediatría se vacía

Traumatología no es el único servicio del Pérez Carreño en el que las vacantes abundan y los insumos son escasos. En Pediatría ocurre lo mismo: anteriormente había 15 médicos adjuntos, ahora solo hay cinco para cubrir el turno de la mañana y uno para el de la tarde.

“Nos dimos cuenta de que la falta de personal de enfermería era importante cuando una mamá me llamó para decirme que a su hijo no le ponían tratamiento. Hicimos un seguimiento y vimos que los pacientes no mejoraban porque no se les cumplía lo recetado. Resulta que no había nadie que le suministrara la medicina porque no tenemos personal”, relata Belkis Bermúdez, pediatra del centro de salud.

Lea también: “Vendo café para redondear mi sueldo”, testimonios de enfermeras en paro indefinido

La ausencia de personal llevó al cierre de una de las salas de Pediatría, que se tradujo en 40 cupos menos para atender a niños y adolescentes. “No tenemos enfermeras. Deberíamos tener al menos ocho por ala y solo tenemos dos”, agrega la pediatra.

Relevo tampoco hay para cubrir las nueve vacantes de adjuntos que hay en el servicio: De 16 plazas de residentes de Pediatría, solo cinco están cubiertas.

“Dos residentes que teníamos abandonaron el posgrado a los dos meses porque venían del interior y lo que ganaban no les alcazaba ni para un cartón de huevos. Nos preocupa no recibir estudiantes el año que viene”, alerta Bermúdez.

Más vacantes en el Pérez Carreño

En menos de un año se han ido ocho médicos adjuntos del servicio de Cardiología. “Y los que no se han ido aún, están preparando sus cosas para irse”, indicó la jefa del servicio Susana Blanco. Los destinos más buscados por los galenos del Pérez Carreño para ejercer la profesión afuera son España, Chile, Ecuador y Colombia.

Lea también: Banco de sangre del Hospital Pérez Carreño cierra por falta de reactivos

“Los pacientes son cada día más y los insumos cada vez menos”, lamenta Blanco, quien acumula 30 años de servicio en el hospital. “Tenemos 21 plazas, de las cuales solo 12 están ocupadas”, dijo sobre la falta de adjuntos.

El posgrado de Cirugía de la Mano también se ha quedado corto de personal. “El año pasado había 15 médicos adjuntos y ahora solo quedan nueve”, explica Neomar Balza, residente de la especialización.

En el servicio de Medicina Interna están apunto de reducir su personal. Indica el doctor Gustavo García que “están por irse dos médicos adjuntos“: un reumatólogo y un neumonólogo que están poniendo sus papeles al día para irse a Chile.

“El servicio está colapsado”, advierte el galeno, pues indica que tampoco hay personal en formación para ocupar las vacantes que deja la crisis. “De 24 plazas de especialización, solo tenemos 12 residentes. Cuatro están en tercer año y egresan en diciembre. No sabemos si se van a quedar o si se van a ir del país también”.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!