“Xiomara siempre estaba dispuesta a ayudar al prójimo”, pariente de la enfermera asesinada en Catia

 

Las dos terceras partes del día de Xiomara Scott transcurrían en salas de hospitales, con enfermos o heridos. Ella era enfermera de carrera y trabajaba en dos hospitales, uno de ellos el Periférico de Catia, el cual recibió este domingo 16 de julio a cuatro mujeres con impactos de bala en su cuerpo. Una de ellas la propia Xiomara.

De acuerdo con declaraciones de un pariente de la víctima, fue a las 4:00 de la tarde cuando la familia Scott se enteró que ella había fallecido, debido al proyectil que la alcanzó en la costilla mientras se encontraba en la consulta popular contra la Constituyente, convocada por la Mesa de la Unidad Democrática en la avenida Sucre de Catia.

Allí se había registrado un tiroteo, protagonizado por motorizados vestidos de negro y encapuchados que se identificaron como afectos al Gobierno. Ante la inacción de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) se registró la agresión a los participantes del “plebiscito” opositor; mientras que en el interior del Parque del Oeste se desarrollaba el simulacro convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para la elección de los constituyentistas.

“La Morocha” era muy querida

Xiomara Scott

“Yo recorría los centros de La Guaira y me iba a sentar en la computadora para ver qué había pasado en el país, cuando una prima de 17 años me llama llorando para decirme que había muerto mi tía, La Morocha (como cariñosamente la llamaban en el núcleo familiar). Luego vi las fotos de ella muerta en Catia”, dijo el pariente que conversó con Efecto Cocuyo.

De Xiomara, este familiar, que pidió no ser identificado, recuerda su amabilidad, dedicación a su profesión, vocación de servicio y disposición de ayudar al otro. “Me consta, fui su paciente. Era de las personas que estaba dispuesta a darte un masaje o inyectarte sin cobrar por eso”, manifestó.

Su lema era trabajar con amor para el otro. “Ella decía que 80% de sus pacientes eran malandros y que los atendía con ética; por eso todos la querían. Es probable que el que le disparó haya necesitado de su ayuda en algún momento”, precisó el pariente.

No tenía hijos, pero sí “un montón de sobrinos” a quienes atendía como si fueran su propia descendencia. Vivía en el 23 de Enero junto a una amiga, con la que siempre asistía a las actividades de participación ciudadana convocadas por la oposición.

Elección, firmazo, revocatorio, consulta popular. Desde que Hugo Chávez llegó a la presidencia en Venezuela, Xiomara estaba en todas las convocatorias de la oposición que tuvieran como objetivo manifestar el rechazo a su Gobierno. “Ella era mujer con unos principios muy firmes. Nunca faltó a actividades contra Chávez y decía que había que participar en todo porque este Gobierno no es democrático”, aseveró el familiar.

Agregó que lo que le afectaba a la víctima era los enfrentamientos que se originaban por ideologías políticas entre los ciudadanos. Para Xiomara no había razón para pelear por eso y recordaba que ella vívía en el 23 de Enero, donde convivía con “chavistas” sin problemas. “Y fíjate, la mataron en una consulta popular”, puntualizó.

 

Lea también:

Mujer herida de bala lucha por su vida en quirófano del Periférico de Catia

Así fue el enfrentamiento en la Av. Sucre de Catia (Fotos)

Coronel Lugo se negó a evitar acción de colectivos, afirman testigos de ataque en Catia

Una mujer fallecida y tres heridas fue saldo de tiroteo de Catia