Tras ser liberado, periodista Carlos Julio Rojas denunció torturas psicológicas en Ramo Verde

El periodista Carlos Julio Rojas ya está libre. Después de 49 días arrestado, la fiscalía no lo acusó ante el tribunal militar que lleva su caso por lo que lo dejaron en libertad este jueves, 24 de agosto.

Rojas debe presentarse cada 30 días ante el tribunal militar segundo de control, el cual le prohibió salir del país, hablar a los medios sobre su caso y asistir a reuniones “conspirativas”. “Eso no significa que no me vaya reunir con mis vecinos”, declaró en exclusiva para Efecto Cocuyo, el periodista y luchador social.

Durante su arresto en la cárcel militar de Ramo Verde, Rojas aseguró que estuvo aislado en varias oportunidades, “prácticamente estuve en el tigrito la mitad de mi estadía allí”, señaló.

“En una oportunidad estuve aislado 6 días, tiempo en el que no pude ir al baño, porque allí no había pocetas. Debido a que no pude evacuar durante tanto tiempo, cuando lo hice, lo que evacué fue piedras”, denunció, quien hasta este jueves estuvo en el área de aislamiento por denunciar que, a los presos de Ramo Verde, solo le daban 60 gramos de alimento por comida.

Rojas informó que luego de que el pasado martes, 22 de agosto, denunciara la situación con la alimentación, el director del penal, Capitán José Ramón Boston Silva, lo insultó y ordenó su aislamiento. “Hoy los otros presos me gritaban que habían ordenado mi traslado, por lo que yo grité desde el lugar de aislamiento, hasta que me fueron a buscar para trasladarme ante el tribunal”, declaró.

Condiciones precarias 

El periodista describió las condiciones en las que viven los presos políticos. “En una celda del tamaño de un cuarto grande, dormíamos 115 personas, tres por cada colchón” aseguró. Según pudo relatar, entre los presos políticos hay personas enfermas con escabiosis y en el centro de reclusión no hay medicinas para atender a quienes se encuentran privados de libertad allí. Además, denunció que las pocetas para los presos están tapadas. “Varios de los detenidos allí se desmayaban por las condiciones” señaló.

Durante su periodo en la cárcel, declaró haber sido torturado. “No me golpearon mientras estuve en Ramo Verde, pero si fui sometido a tortura psicológica”, dijo. Contó que además del aislamiento, le quitaron la posibilidad de comer durante días y no le permitieron ver a su familia. Los custodios lo amenazaban, le decían que allanarían su casa donde vive con su madre, su hermana y su sobrina de meses, “solo por ser periodista y denunciar los atropellos en la comunidad”, aseveró.

Además de él, más de cien presos políticos se encuentran en la prisión, “allí tienen presas a personas humildes. Conocí a un carpintero de Acarigua que estaba recluido allí por protestar frente a una escuela” aseguró Rojas, quien considera que la mayoría de los privados de libertad por manifestar su posición política son personas “pobres”.

Debido a las torturas, los otros presos le pedían que no denunciara las situaciones por las que pasaban por miedo a las venganzas de los custodios. “Algunos muchachos se convirtieron en sapos. Por el adoctrinamiento empezaron a acatar todos los mandatos, las órdenes militares, y se convirtieron en informantes”, comentó.

Para el próximo viernes, 25 de agosto, espera realizar una rueda de prensa junto a sus vecinos en La Candelaria, para relatar con detalle, todas las vejaciones que sufrió mientras estuvo detenido, “Allí daremos los nombres de quienes llegaron siendo de la resistencia, pero que ahora son informantes” declaró.

Rojas fue apresado el pasado 6 de agosto en La Candelaria con 4 kilos de papas. Se le acusó entre otros delitos de sustraer 5 granadas por lo que fue enviado a la cárcel de Ramo Verde, luego de pasar por varios centros policiales.

Lea también:

El calvario de la madre de Carlos Julio Rojas empezó después de su detención