Miseria y malaria hacen que mineros no quieran volver a yacimientos de Bolívar

Desde hace año y medio Erick Díaz vive viajando de Caracas a Bolívar para trabajar en las minas de Santa Elena de Uairén y del Kilómetro 88, al sur del país. Dice que la necesidad y sus tres hijos son las razones que lo han llevado a arriesgar su vida por unas cuantas gramas de oro. Pero no es la violencia lo que más le preocupa, sino la fuerte presencia del paludismo en los yacimientos minerales. Erick no llega a los 30 años y ya le ha dado malaria 14 veces.

Este 9 de enero Erick, habitante de Las Minas de Baruta, era apenas uno de los 63 pacientes que asistieron al Centro para Estudios sobre Malaria del Instituto de Altos Estudios en Salud Dr. Arnoldo Gabaldón, ubicado en la Universidad Central de Venezuela (UCV), para hacerse la prueba de la gota gruesa, ir a control o buscar el tratamiento antimalárico.

Ya ha aprendido a detectar cuándo los parásitos de la picadura del mosquito anopheles han contaminado su organismo. Ya está familiarizado con la fiebre y reconoce los escalofríos. Asegura que ha ido tantas veces al doctor y ha leído tanto en Internet que ya sabe todo sobre la enfermedad.

Malaria mixta, triple e inédita 

Erick incluso ha padecido dos de los tres tipos de malaria que hay en Venezuela, la vivax y la falciparum. Aunque la segunda puede llegar a ser mortal, el virus de la primera es capaz de permanecer “dormido” en el hígado del paciente por días, semanas o meses hasta provocar una recaída.

Creía saberlo todo y haber sobrevivido a todo lo que el paludismo podría ocasionarle. Así fue hasta ese día. “¿Erick Díaz? Los resultados de tu prueba dieron mixtos”, le dijo la enfermera del centro. Le habían diagnosticado tanto los parásitos de la vivax y como los de la falciparum.

Anteriormente, ver un caso mixto por la picadura de un vector contaminado era algo “rarísimo” para los galenos de Malariología. Sin embargo, solo este 9 de enero el doctor Oscar Noya, investigador y coordinador del centro de estudios desde hace 28 años, contabilizó tres casos.

Incluso Noya ha llegado a atender a seis personas con los tres tipos de malaria al mismo tiempo (vivax, falciparum y malariae) desde que los casos comenzaron a proliferar con mayor rapidez a partir de 2014, algo que no había visto nunca en sus 43 años ejerciendo la medicina.

Los casos de paludismo no solo desbordan al Centro para Estudios sobre Malaria y al Hospital Universitario de Caracas, sino a todo el país. En noviembre de 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó en su Informe Mundial de Paludismo correspondiente al año pasado que la agencia prestaba apoyo a las “respuestas de emergencia a la malaria en Nigeria, Sudán del Sur, Venezuela y Yemen, donde las crisis humanitaria en curso plantean graves riesgos para la salud“.

El anopheles está en varios estados del país con altitud menor de 1000 metros

Noya difícilmente puede darse abasto entre el promedio de 60 casos diarios que recibe en el centro de estudios y estima que 2017 cerrará con una cifra muy superior a la de 2016. “El año pasado debe superar los 2 millones de casos. Hay una escasez de antimaláricos impresionantes y en algunos de los centros del propio Estado se está trabajando con medicamentos donados. Prácticamente no se está haciendo compra de tratamientos“, advirtió. 

La apretada situación económica no solo le “contagió” la fiebre del oro a Erickson Díaz, sino también a Anthony. Oriundo de Valles del Tuy, desde hace un año el mirandino de 27 años ha probado suerte en las minas de Santa Elena de Uairén, primero, y en El Manteco, cercana a la comunidad de Upata, después. Todo para poder ofrecerle algo a su hijo.

“Después de haber estado allá, ¿qué voy a hacer yo trabajando acá (en Caracas) para ganar sueldo mínimo?”, se preguntó Anthony mientras esperaba para conocer los resultados de la prueba de la gota gruesa. El pasado 23 de diciembre retornó a los casa con los síntomas de la enfermedad. Era la séptima vez que la malaria “lo agarraba”.

En los lejanos pueblos del sur la ley no existe. En algunos poblados mineros, como Upata, es posible conseguir los antimaláricos entre 800 mil y dos millones de bolívares o su equivalente en gramas de oro, dependiendo del tipo y de la duración del tratamiento. En otros, es “penado” vender la medicina en el mercado negro.

Tras repetir el malestar y los síntomas del paludismo tantas veces, ya Anthony no desea volver a pisar Bolívar. No se le borra el rostro de su hijo en lágrimas tras verlo pasar por un cuadro de fiebre hace unas semanas.

“Ya no lo voy a hacer más porque después mi hijo se queda sin papá y es peor”, dijo Anthony. Luego lo pensó bien y remató: “Voy a ir una vez más para ahorrar y agarrar impulso para irme a Perú y llevármelo para allá. Después de eso, no quiero saber más nada de las minas“.

  • LUIS

    EL HAMBRE Y LA POBREZA IMPUESTA POR EL COMUNISMO DE NICOLAS. AZOTA AL PUEBLO,, el comunismo es letal,,,,,destruye todas las fuentes de riquezas,,,,,,,,el gobierno le interesa que los mineros se contagien todos para que abandonen las minas y ellos las puedan entregar a los poderosos del mundo, para que las exploten y las saquen,,,,,,,y el pueblo pueda andar pidiendo limozna en las calles de VENEZUELA,,,, como pasa en los países africanos y en la misma china,,,,
    CHINA Y RUSIA INVADIERON A VENEZUELA PARA SAQUEARLA,,,,,,,y no se iran hasta que el gobierno comunista instalado en VENEZUELA no se valla.. LOS DÍAS VENIDEROS SON DE ESPANTO PARA EL PUEBLO VENEZOLANO,,,,,,,,POCO A POCO LOS COMUNISTAS VAN DESTRUYENDO EL PAÍS,,,,,,PARA PODERLO ENTREGAR A ESOS PODROSOS DEL MUNDO POR TRES CENTAVOS DE CRIPTO MONEDAS,,,COMO LO ESTA HACIENDO EL GOBIERNO CON EL PETRO,,,,Y EL CARNET ANTI PATRIA,,,,,,,

    PUEBLO VENEZOLANO,,,,,EL COMUNISMO TE VA A ROBAR TODO,,,,,,,,,,ALERTA,,,A DEFENDER SU PAÍS,,,,,,DE ESA INVASIÓN,,
    PROGRAMADA,,,,,,NO HAY QUE DARLE MAS TIEMPO AL COMUNISMO PUEBLO A LA CALLES,,o mañana viviran como unos esclavos y explotados,,,,,, MIREN ESTE ESPEJO QUE RELATAN ESTOS SRS,,,,,,,,POR BUSCAR EL PAN PARA SUS HIJOS,,,QUE EL COMUNISMO LES ROBO,,,,,,,,,,,,,,sigan apoyando el comunismo,, que la miseria humana sera letal para todos,,,,