Trabajadores de Corporación PG resteados frente a orden de desalojo del IAIM

Un piquete de ocho efectivos de la  Guardia Nacional y 10 policías aeroportuarios llegó a las instalaciones de la almacenadora Corporación PG, acompañados del director general del Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía (IAIM), Sergio Alejandro Silvio Prato,  y la consultora jurídica Belenia Franco con el fin de dar cumplimento a la orden de desalojo emitida el pasado 2 de octubre.

Desde muy temprano de este lunes,  26 de octubre, José González está en el que durante ocho años ha sido su lugar de trabajo: “Estamos aquí esperando a ver qué pasa porque el señor Prato y la señora Franco se fueron a un lugar alejado con uno de los dueños”. González  no sabe qué va a pasar con el trabajo de más de 250 trabajadores: “No nos han sacado y no nos van a sacar. No nos vamos a mover de aquí”, sentencia.

ApeUEyMIX4UQO4g1caZN9gv3RR4czDph6h3Zlqbmd_wH

El comunicado de desalojo fue enviado por el director general Silvio Prato el 2 de octubre. La orden, acompañada de “un saludo revolucionario, bolivariano y antiimperialista” dejaría sin ingresos a más de 250 familias.

El comunicado sostiene que la empresa “debe hacer entrega del área asignada dada en concesión libre de bienes y personas…”. “De no proceder su representada al retiro de los bienes en los términos indicados, el instituto procederá a retirarlos”.

Veinte días pasaron sin que el personal conociera la medida. El presidente de la empresa Corporación PG, Parmigiani Signorelli Calogero, intentaba mediar para que sus 250 empleados continuaran en sus puestos de trabajo, que mantienen algunos desde hace más de 14 años.

la foto 2

la foto 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parmigiani manifestó a los trabajadores que había recibido la notificación 15 días atrás. “El Director de la empresa no nos había querido decir nada mientras intentaba solucionar con el señor Prato, pero al ver que no hubo resultados a nuestro favor, no le quedó más opción que decirnos” dijo Peggy Delgado, analista del departamento de administración de Corporación PG.

Delgado, con 15 años trabajando en el almacén,  asegura que no hay razón para que se produzca el desalojo. “Ellos no pueden decir que hemos dejado de cancelar al Estado los impuestos nacionales y tributarios, porque todos los documentos demuestran que estamos al día”, explica.

Claudia Duarte tiene 10 años trabajando en la almacenadora como analista de contabilidad. Pasó la noche del domingo de guardia en las instalaciones y se fue el día lunes alrededor de las 3:00 pm, porque “estaba muy cansada, con dolor de cabeza y sin bañarme”. Duarte llegó a la empresa a los 9 años de inaugurada y asegura, en nombre de todos sus compañeros de trabajo, que “nunca hemos tenido ningún tipo de conflicto con nuestro patrono”. Lo único que pide es que le renueven el permiso “porque no entiendo por qué no nos dan la concesión si tenemos tantos años trabajando con ellos, con la gente del IAIM”.

“Lo más lógico es que no nos dejen sin trabajo, porque no nos vamos a quedar en la calle por la arbitrariedad que está sucediendo”, dice Duarte. Durante los días de vigilia,  Signorelli Calogero les ha suministrado bebidas y alimentos a los trabajadores que se encuentran en el lugar.

Corporación PG en contacto con Cocuyo WhatsApp

Trabajadores de la Corporación PG se comunicaron con Efecto Cocuyo a través del contacto +58 4241594124 e informaron sobre la situación, enviaron  fotos y videos donde se mostraba al grupo de trabajadores a la espera de la comisión del Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía, que se presentarían a las 9:00 am del día viernes. Llegaron a las 4:00 pm. Fueron recibidos con el Himno Nacional y con consignas como “Una empresa unida, jamás será vencida”.

El contacto entre CocuyoWhatsApp y los afectados se mantuvo durante los días siguientes. La mañana del día sabado seguían informando sobre el cambio de guardia que hacían en horas de la noche para resguardar el lugar y evitar ser desalojados a la fuerza. La situación se repitió el día domingo y la noche que dio entrada al lunes.