De Chacao a Petare: caminatas forzadas y largas colas por falta de transporte - Efecto Cocuyo

De Chacao a Petare: caminatas forzadas y largas colas por falta de transporte

Durante el último año, la falta de transporte ha afectado la calidad de vida de Haida Duarte. Ha realizado cambios en su rutina; producto del déficit de autobuses debe salir más temprano de su casa para llegar a su trabajo a tiempo.

“Me veo obligada a salir a las 11:00 am para llegar a mi trabajo a las 2:00 pm. El sistema de transporte es muy deficiente”, comentó, enfilada junto a más de 70 personas en la avenida Francisco de Miranda, en La California, al este de Caracas.

Duarte reside en Petare (municipio Sucre del estado Miranda) y labora en Chacao. Diariamente distribuye sus viajes entre distintos medios de transporte: camionetas, unidades de Metrobús y el Metro de Caracas. Todos prestan servicio en condición crítica.

“Al menos una hora espero en las camionetas. Igual en el Metrobús, que desde hace más de un año es terrible. Además, en las estaciones del Metro puedo aguardar hasta media hora”, manifestó.

Aseguró que la falta de transporte es peor a partir de las 6:00 pm. Por esto, también hace el esfuerzo por salir lo más pronto que pueda de su trabajo. “No es que solo hay menos unidades en la noches, sino que es muy peligroso. Eso lo hago saber en mi trabajo, para salir más temprano”, comentó. Eran las 5:00 pm y Duarte aún esperaba su camioneta. Llevaba 35 minutos.

Cola por transporte en La California

A su rutina la usuaria también ha incorporado caminatas periódicas. Desde Petare hasta La California se ha visto forzada a trasladarse a pie desde hace un año. El tramo es de aproximadamente 1.5 kilómetros, con unecorrido de al menos 20 minutos. “Me ha tocado, porque a veces no pasa ni una camioneta. Ha empeorado mucho el sistema de transporte en ese lapso”, manifestó.

“Ponemos cauchos usados y aceite quemado”

El transporte en el municipio Sucre se encuentra a alrededor de 30% de su operatividad, según cálculos del Bloque de Transportistas del Este. El principal problema que enfrentan los conductores es la falta de aceite de lubricantes, repuestos y cauchos.

“Trabajamos con las uñas. Tenemos que soldar los rines dañados, ponemos cauchos más grandes y usados, echamos aceite quemado; estamos haciendo malabares para sobrevivir”, expresó Luis Colmenares, presidente de este gremio de transportistas.

Hasta el mes de febrero aseguró que llevaban cinco meses sin recibir la dotación de aceite. “Las camionetas se paran solas por la falta de aceite. Nos ha pegado duro a todos esta crisis. Estamos peleando para que se mantenga el transporte privado, este que tiene 70 años trabajando”, manifestó.

No obstante, los usuarios buscan siempre economizar en el gasto por pasajes. María Jiménez suele esperar al menos 40 minutos en la ruta de Metrobús de El Marqués a La Urbina. Evita trasladarse en camionetas privadas, por el costo del pasaje. “Es muy difícil trasladarse en Caracas. Es crítico la falta de unidades. Por lo menos un años tenemos con este problema”, dijo.

Petare, entre colas y gritos

“Machaca, Machaca, saliendo para La Machaca“, gritaba incesantemente un colector en la redoma de Petare. Parado junto la camioneta, que se llenó en un par de minutos, golpeaba un fajo de billetes contra su mano. Gritaba de nuevo: “Saliendo para La Machaca, son 250 soberanos”.

5:40 pm. Los alrededores de la redoma de Petare se llenaban de varias colas para distintas barriadas de esta parroquia en el municipio Sucre. Los gritos de los colectores se mezclaban con la bulla del mercado en las cercanías y un evangelio predicado a toda voz, que retumbaba como una chicharras desde un pequeño amplificador en el centro de la redoma. El ruido generaba un caos.

“Reaparecieron las camionetas ahora con el aumento de pasaje. Antes ni se veían por acá”, comentó Jhoana Carrero, formada en una cola de más de 20 personas para trasladarse al sector uno del barrio San Blas. Llegaban camionetas, se llenaban y partían.

En Puente Baloa, también en Petare, las colas para viajar a Las Colinas oscilaban entre 20 y 25 personas. Ahí llevaba 25 minutos esperando Margarita Toro. “Los conductores quieren venir solo cuando suben el pasaje, que está muy caro“, expresó, mientras se cubría el sol que le daba en la cara con una mano.

En Petare el transporte ha mermado. En las rutas que conectan esta parroquia con otros municipios de la Gran Caracas, se han reducido las unidades entre 75% y 80% en los úlimos siete años.

“Si antes en rutas teníamos 220 carros, ahora son 50 vehículos. Por ejemplo, la línea Criollos del Este, que cubre de Petare a San Martín, actualmente trabaja con 55 vehículos y antes (2012) eran 300. Así están nuestras líneas”, dijo el presidente del Bloque de transportistas del Este.

Aseguró que la situación “se ha vuelto más caótica” y la dificultad para reparar las unidades de transporte cada vez se incrementa. “Es una triste situación. No se puede reponer un motor porque cuesta 2 mil dolares“.

Chacao a menos de 70%

De los municipios del este de la capital, el que se ha visto afectado en menor proporción ha sido Chacao. A diferencia de sus vecinos, allí opera poco menos del 70% de su flota de transporte público, con las dos líneas internas del municipio, según los conductores de la zona.

“En Chacao no hemos salido tan perjudicados, pero si se ha parado bastante la flota”, comentó Giovanni Blanco, conductor de esta jurisdicción.

En la ruta que cubre Blanco, entre Altamira y La Castellana, las flotas se han reducido de 60 unidades a apenas 20 en tres años. Este déficit lo pagan los usuarios en las horas pico, -antes de las 9:00 am y después de las 5:00 pm- cuando las colas son inmensas.

El panorama para el sector transporte pinta “cuesta arriba” este 2019. Sin embargo, los conductores aseguraron que realizan trabajos para poder mantener la mayor cantidad de unidades operativas.

“En Chacao nos esforzamos por tener la mayor parte de la flota activa, pero llegamos a un punto en el que vehículo que se para por falta de insumos, vehículo que ahí se quedará”, señaló Giralí Reyes, secretaria general Bloque de Transportistas del Este.

La dirigente gremial indicó que -a la fecha- alrededor de 50 buses trabajan en las rutas urbanas de Chacao, de los 80 que había en 2017. “Tenemos unidades que han migrado a otras rutas, otras paradas por motor y demás fallas operativas“.

Montados en perreras

6:00 pm. Habían pasado 10 minutos desde que partió el camión que carga pasajeros y Chourius Erizer esperaba sentada en el piso de la redoma de Petare. Junto a ella, otras 10 personas aguardaban para movilizarse.

“Lo importante es llegar a casa y estos camiones ayudan. Además, los choferes son unos abusadores“, comentó Erizer, quien se dirigía a La Machaca. Quienes la acompañan en la espera, ratificaron la sentencia entre carcajadas.

Desde 2017 comenzó a trasladarse en este tipo de vehículos no aptos para llevar pasajeros y sin medidas de seguridad, por lo crítico que le resulta conseguir transporte.

“Cuando los autobuseros guardan los carros, podemos movilizarnos es por estos camiones, que llaman perreras. Los autobuses quieren salir a cobrar lo que les da la gana”,

Las esperas junto con el precio también son menores, debido a lo poco atractivo de estas unidades. Para el 8 de febrero, cobraban 100 bolívares soberanos por el pasaje.

Lea también:

Con 160 autobuses, transporte en Baruta y El Hatillo se redujo 85% en cinco años

Fotos: Iván Reyes

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!