Conforman en Aragua el comité de víctimas de la represión

Iván Urbina y Solange Celis está unidos en el dolor. Son padres; él de Fabián Urbina, asesinado en una protesta en el distribuir Altamira cuando un guardia nacional le disparó a quema ropa; y ella de uno de los estudiantes detenidos en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en Maracay, enviado a la cárcel 26 de Julio en el estado Guárico.

Son familiares de las víctimas que han dejado las protestas antigubermentales durante los últimos 100 días, un motivo que los impulsó a ser los voceros del Comité de Víctimas de la Represión en el estado Aragua, que fue conformado este viernes 14 de julio en la entidad del centro del país.

Esta instancia que es promovida por la Asamblea Nacional agrupa a familias de los jóvenes privados de libertad por un tribunal militar, los 28 estudiantes de la UPEL-Maracay, que enviaron cárceles como El Dorado al sur de Bolívar y 26 de Julio en Guárico.

Al conformarse el grupo, Urbina exigió “justicia para los jóvenes asesinados y para aquellos que están presos. Ellos no tienen la culpa de éste gobierno, nunca votaron por este régimen; por eso pido que les hagamos honor luchando para que jamás se repitan actos de esta naturaleza. Que este dolor que estamos pasando nunca se olvide.”

Celis denunció el aislamiento en que tienen a 22 de los 26 privados de libertad, tanto en El Dorado como en 26 de julio. “Nuestros hijos tienen dos semanas secuestrados en cárceles remotas, en total aislamiento, sin recibir la comida y los insumos que les hemos llevado y sin que hasta la fecha les permitan ver a sus familiares y abogados”.

El comité agrupa además a los familiares de efectivos militares que fueron condenados por la justicia castrense, al acusarlos de supuestos intentos de golpe de Estado, y purgan condena en cárceles como Ramo Verde en el estado Miranda y La Pica, en Monagas.

Celis adelantó que una de las funciones del Comités es la de documentar la sistemática violación de los derechos humanos contra los detenidos y agredidos en el marco de las manifestaciones. Para ello cuentan con el apoyo de abogados, médicos, psiquiatras, psicólogos, docentes y periodistas, que de forma voluntaria permitirán poner en funcionamiento el equipo de trabajo.

Insistió que los estudiantes detenidos siguen incomunicados, los privaron de libertad sin permitir los exámenes forenses, ya que fueron golpeados brutalmente durante su arresto dentro de las instalaciones del Pedagógico, hasta el punto de que una de las 5 estudiantes a quienes le dieron arresto domiciliario al comprobarse que habían cometido contra ellas actos lascivos, apenas este viernes 14 de julio recibió el alta médica, porque tiene politraumatismos en el cráneo y el tórax.