Plan de la Patria: Puro cuento

Marino Alvarado | @marinoalvarado

Activista de Derechos Humanos. Asesor de Provea, del Observatorio Venezolano de Prisiones y de Amnistía Internacional.

El Plan de la Patria 2013-2019 al analizar los resultados es un largo listado de promesas incumplidas. Se dijo que se convertiría al país en una potencia y desde que se impuso, la economía está cada vez más arruinada. Se prometió que se le garantizaría al pueblo la mayor suma de felicidad y cinco años después lo que se puede constatar es un crecimiento del hambre y la miseria. El propio Gobierno a través del Instituto Nacional de Estadísticas tuvo que reconocer que en 2015 había más de dos millones y medios de hogares en situación de pobreza. Hoy sin duda con los niveles inflacionarios que azotan a la población la pobreza es mayor.

En materia de políticas macroeconómicas (tasa de crecimiento, inflación, producción petrolera) el fracaso es rotundo. Se fijó un crecimiento anual entre 3% y 4 % y lo que ha ocurrido es un decrecimiento anual por encima del 5% con las consecuencias negativas para la población. Calcularon una inflación no superior a 20% y en el primer año del plan la tasa reconocida por el Banco Central de Venezuela en 2014 fue de 68, 5%. Pero cinco años después la tasa de inflación es en miles y para este año se calcula pudiera llegar a 100.000%. Así un Gobierno que se dice obrerista pulverizó el salario de los y las trabajadoras y llevó más penurias a las familias. Calcularon una producción petrolera de 6 millones de barriles diarios y hoy la producción escasamente llega a millón y medio. Como decía el ex presidente Chávez :“Quien tenga ojos que vea”. El balance del gobierno de Maduro es altamente negativo.

Si revisamos las metas macro sociales la situación es peor. Calcularon que para el 2011 la pobreza sería de 15% y no habría pobreza extrema. Hoy la pobreza sobrepasa 80% y los miles de basureros que existen en la geografía nacional se han convertido en los comedores de las familias más pobres. Cada semana se reportan niños y niñas muertos por hambre y la desnutrición se expande en la población pobre.

En materia de servicios públicos, prometieron mejorar la distribución de electricidad y fortalecer el sistema eléctrico. Todo lo contrario ha sucedido y los apagones se han convertido en una vivencia diaria sobre todo en los estados del occidente del país.

En materia de agua se propusieron como meta quienes actualmente gobiernan la protección de cuencas hidrográficas y ambientes naturales; el fortalecimiento y mejoras de los sistemas de agua potable y la consolidación del Plan Nacional de Aguas con la participación protagónica de los comités de agua y otras organizaciones del Poder Popular. Hoy lo que tenemos es una profunda crisis del servicio de agua y se desmantelaron los llamados comités de agua con lo cual la participación ciudadana fue debilitada. La escasez de agua ha obligado a escuelas públicas y privadas a suspender clases por varios días. A centros de trabajo a suspender actividades. A centros de salud a no prestar servicios en algunas áreas. Además, la forzosa situación de tener las familias que acumular en diversos recipientes la poca cantidad de agua que le llega es un factor potencial de enfermedades que ponen en riesgo la salud de las personas en un país, donde hay una enorme escasez de medicinas y con precios equivalentes a varios salarios mínimos.

No hay duda que la continuidad de Maduro y su equipo de Gobierno solo es garantía de aumento de la miseria y que continúe la economía en ruinas. El cambio no solo es una aspiración, es una necesidad para evitar que sigan muriendo niños de hambre y la calidad de vida se deteriore mucho más.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

(Visited 1.553 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!