Plan de ajuste del Gobierno "no atiende el default y fracasará por falta de consenso"

Plan de ajuste del Gobierno “no atiende el default y fracasará por falta de consenso”

Dos miradas si se quiere antagónicas hacen un primer análisis de las medidas económicas dictadas por el presidente Nicolás Maduro este viernes, 17 de agosto, en la noche. Luis Oliveros, economista y León Arismendi, director del Instituto de Altos Estudios Sindicales, coinciden en afirmar que el plan de ajustes no va a resolver los problemas del país y advierten sobre su fracaso y con ello, el incremento de la crisis en Venezuela.

Para Oliveros, profesor universitario, el plan está “muy mal hecho” y por el contrario, exacerbará más las dificultades económicas.

Reconoce que el presidente habló por fin de los problemas fiscales, monetarios y cambiarios, pero destacó que el Plan B del Gobierno está incompleto. No aborda el desastre que tiene Venezuela. “El país está en default. Ningún plan de estabilización tendrá éxito, sino se resuelve el problema externo y pareciera que el Gobierno no lo quiere hacer”.

El economista sentencia que eso es garantía de que el programa va a fracasar.

El impacto que estas medidas económicas tendrán sobre el ciudadano lo ve claramente: Venezuela va a encaminada a tener la hiperinflación más grande de la historia del mundo. “Los ciudadanos a la larga no van a quedar bien. Van a tener un aumento de salario de 6.000%, pero la hiperinflación será muy grande”.

Oliveros también duda de que el Ejecutivo pueda cumplir con el compromiso de pagar durante 90 días la nómina a las pequeñas y meridanas industrias tal como lo aseguró el mandatario.

Explicó que el Gobierno tiene capacidad de absorber los costos de este plan, porque cuenta con un Banco Central que puede imprimir todo los bolívares que quieran, lo que significará una distorsión monetaria muy grande.

Ve otro problema. ¿Qué cantidad de empresas ayudará el Gobierno y cuánto tiempo tardará en aportar los recursos para ese pago de nómina? Maduro informó que será por tres meses. Se pregunta: ¿Al cuarto mes esa empresa podrá asumir esa situación?

Dejó en claro que ese aumento de salario mínimo conllevará un alza en los precios de los productos, bienes y servicios. “Habrá una transferencia de costos. Aumentar los sueldos es una gran idea, pero debe haber un control de la hiperinflación. No creo que esta medida tenga éxito”.

Decisión unilateral

Unilateral. Lo primero que observa Arismendi, abogado laboral, es que este plan de ajuste carece de consenso. “No puede ser una decisión unilateral”.

Recordó que cuando se aplicó la Agenda Venezuela se fue explicando actor por actor, pero con este “paquete” ni siquiera para los expertos es posible exponer con sencillez. Apunta que los planes de ajustes deben ser muy claros.

También señala que hay demasiadas interrogantes y una de ellas, es saber cómo van a pagar la nómina de las pequeñas y medianas empresas. Supone que el Gobierno hizo los cálculos, porque en el caso de Venezuela las pequeñas y medianas empresas son casi todas. “Las empresas grandes hay que buscarlas con los dedos de la manos. Más bien tendría que decir a que empresas no le aplica la medida”.

Destacó que dentro de este ramo entran panaderías, bodegas, empresas de vigilancia y limpieza, entre otras.

Advirtió que con este Gobierno que carece de credibilidad, que la comunidad internacional desconoce y que no lo aceptan dentro del país, las medidas generan desconfianza y el resultado puede ser un descalabro peor del que se está viviendo.

Arismendi hace votos para que el Ejecutivo elabore un discurso más consistente entre este sábado y el lunes. “Lo del asueto del lunes es porque el Gobierno no sabe cuál va a ser la reacción de la gente. Por eso todo queda diferido para el martes y calibra la reacción de los actores”.

Lea más en: Claves del petro, la “criptomoneda” con la que el Gobierno buscará financiamiento

Precisó que si algo está claro es que el aumento de salario mínimo traerá un brinco muy alto en los precios. Este pasó de menos de un dólar a 30 dólares. “Parece mucho, pero seguirá siendo algo que no alcanza para nada”.

Arismendi puntualizó que ya muchos condominios se están preguntando cómo harán para pagarle mañana el sueldo a la conserje y así incluso las empresas de vigilancia. Entre tantas preguntas están sin respuestas están: ¿desde cuándo es el ajuste salarial? Y no se sabe si se mantendrá el bono de alimentación para los trabajadores y el bono de guerra de los pensionados.

Tanto Oliveros y Arismendi también coinciden en señalar que las medida también le imprimen más presión a las empresas con las medidas tributarias.

El economista asegura que no tendrán incentivos para contratar más personal y el abogado laboral explicó que el Gobierno pretende con las modificaciones e materia de impuesto sobre la renta y con la devaluación obtener recursos para pagar las nóminas y las pensiones. “Pero el problema es cómo harán los particulares para obtener recursos”, dijo Arismendi.

Foto: diariolasamericas.com

Lea también: 

Jorge Rodríguez anuncia que abrirán 300 casas de cambio en todo el país

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!