Tres personas se fugan de retén de la GNB en Mérida, informa UVL

SUCESOS · 10 ENERO, 2021 15:24

Tres personas se fugan de retén de la GNB en Mérida, informa UVL

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

La organización Una Ventana a la Libertad (UVL) informó sobre la fuga de tres hombres que estaban detenidos en el punto de control de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) del sector Las González (Mérida) este sábado, 10 de enero.

Wilmer Efrén Avendaño Araujo, José Rubén Peña Sánchez y Toni Borges Mendoza se encontraban a la espera de un traslado al Centro Penitenciario de la Región Andina (Cepra) ubicado cerca de San Juan de las Lagunillas. Según el comandante de la zona 22 de la GNB de Mérida, Carlos Aigster, los cuerpos de seguridad lograron capturar de nuevo a Peña Sánchez.

Los efectivos continúan en la búsqueda de los otros dos hombres. UVL señaló que  inició una investigación para determinar cómo se fugaron los detenidos.

El 29 de diciembre de 2020, siete privados de libertad se fugaron del centro de detención preventiva del estado Falcón. Los detenidos se encontraban en el retén de PoliFalcón, ubicado en la avenida Alí Primera de Coro, de donde se presume salieron el lunes por la noche luego de forzar un barrote del centro de reclusión.

Fugas recurrentes

Diez días después de la fuga, según datos de UVL, los cuerpos de seguridad intensificaron la búsqueda de tres hombres en zonas populares y boscosas. Otros cuatro murieron en presuntos enfrentamientos con la policía.

Uno de los hombres que aún continúa prófugo, Gabriel Perdomo Jiménez, tiene antecedentes de robo agravado y uso de facsímil; Junior José Salazar también fue detenido por robo agravado, mientras que Darwin José Chirinos tiene cargos por extorsión y asociación para delinquir.

El 28 de diciembre de 2020 también se informó de la fuga de 10 privados de libertad del retén de Pampatar, en el estado Nueva Esparta, luego de que sometieran al custodio con un arma de fabricación casera (chopo). En esa ocasión los evadidos cargaron con tres revólveres y una escopeta con las que se presumen se enfrentaron a los funcionarios policiales de guardia.