Secuelas de violencia policial se imponen en la morgue durante juramentación de Maduro - Efecto Cocuyo

SUCESOS · 10 ENERO, 2019 15:59

Secuelas de violencia policial se imponen en la morgue durante juramentación de Maduro

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La dinámica fúnebre de la morgue de Bello Monte no se detuvo ante la juramentación de Nicolás Maduro como gobernante de Venezuela. Tampoco lo hizo el duelo que deja la violencia policial, férrea política de seguridad en su periodo gubernamental. Desiré Cumare llora este 10 de enero la muerte de su hijo en una ejecución cometida por las fuerzas de seguridad.

Edema cerebral y shock hipovolémico son las causas de muerte de Maikel Jesús Cumare a sus 21 años de edad.  Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) lo sometieron con golpes en la cabeza y le dispararon en el pecho en medio de un operativo en la parroquia Macarao de Distrito Capital.

El 8 de enero, cuando murió el joven, también mataron a siete personas más, pero la PNB solo reportó a cinco en su parte de «neutralizados». Todos, según la policía, eran malandros miembros de la banda de Brandon Sanoja, a quien buscaban por homicidio, secuestro y robo de vehículo.

«Yo no conocía a ese señor, ni sabía cómo se llamaba. Él entró a mi casa en una moto, porque lo estaban persiguiendo. Mi hijo abrió la puerta, porque no sabía qué pasaba y en eso entraron ellos y después la policía. Por más que les gritaba que no los conocía, por más que les pedía que dejaran a mi hijo, me lo mataron», exclamó Desiré.

En sollozos la mujer, enfermera del Hospital Victorino Santaella, continúa con su versión. Repite una y otra vez que su hijo no era un delincuente, describe cómo los funcionarios la esposaron y tras varios puñetazos lograron sacarla de la vivienda ubicada en el Bloque 20 de Macarao. Asegura que estuvo secuestrada por las fuerzas de seguridad del Estado desde las 9:00 am hasta las 4:00 pm. «Me metieron en un patrulla y me botaron lejos de mi casa», agregó.

Maikel Jesús es locutor, animador de fiestas y DJ. Desde hace cuatro años participa en la emisora comunitaria de Macarao y así logró reconocimiento a su talento. Dejó los estudios en tercer año de bachillerato para dedicarse a la música. «Cuando sacaron el cuerpo de mi hijo a la calle, los vecinos gritaban que habían matado a un inocente», manifestó Desiré.

Cerca de tres millones de venezolanos se fueron del país y la mayoría de ellos lo hizo en el último quinquenio. Entre ellos está el hermano mayor de Maikel Jesús, quien actualmente está en Perú. Desiré rogaba porque el menor de sus hijos también se fuera del país. «Yo me voy, ya no puedo seguir aquí», sentenció.

Nadie lo escuchó

Al mediodía, tanto Desiré como los parientes de Ángel David Campos Álvarez tenían una sola cosa en mente, acompañando su dolor: conseguir el dinero para pagar los trámites fúnebres. A esa misma hora, Nicolás Maduro estaba en el Tribunal Supremo de Justicia para su investidura, listo para su segundo periodo de mandato. Juró construir el socialismo del siglo XXI por el futuro de los niños.

En la sede principal del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forense de Caracas nadie escuchó su discurso. El televisor que usualmente muestra algún evento deportivo o el canal del estado VTV este 10 de enero estaba apagado. Los trabajadores mantenían conversaciones sobre el costo de equipos tecnológicos en dólares y la última actualización de aplicaciones.

Mientras tanto, los familiares de diversas víctimas se aconsejaban entre sí.

– ¿Cómo hiciste para ver a tu hermano en el hospital? – le pregunto una mujer a una muchacha.

– Es que yo trabajo allí – le respondió.

– Los policías me dejaron a mi hijo desnudo, le robaron todo – le comentó.

– No, los que les quitan las cosas son los médicos. Siempre hacen eso. Ellos me querían quitar los zapatos de mi hermano, pero les dije que no me iban a robar así. Yo sabía que mi hermano había llegado con toda su ropa – afirmó la joven.

Esta muchacha acompañaba a la familia de Ángel David. Su muerte será parte de las cifras de «resistencia a la autoridad» del primer año del nuevo periodo presidencial de Maduro. El miércoles 9 de enero, las Faes llegaron a Las Adjuntas para buscar a «El Mimilo» y en ese despliegue mataron a Ángel David. Su nombre no figura como resultado del operativo.

Era comerciante y en su bolso llevaba efectivo para comprar más mercancía: cigarrillos. El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) asomó a los parientes del joven que la PNB le encontró el dinero y por eso lo mataron.

«Dos disparos le dieron en la patrulla, mi tío vio cómo lo montaron vivo. Mira lo que hacen solo por la avaricia del dinero», expuso la allegada de otra víctima de la violencia policial.

Foto principal: Desiré Cumare, madre de Maikel Jesús

Lea también:

Muertes por acción policial tienen tres años en ascenso, según OVV

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: