Robo, homicidio y porte de arma son los delitos más frecuentes entre niños y adolescentes

SUCESOS · 31 DICIEMBRE, 2018 15:31

Robo, homicidio y porte de arma son los delitos más frecuentes entre niños y adolescentes

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Más jóvenes y más peligrosos. El último estudio de Cecodap revela que los niños y adolescentes aparecen involucrados en delitos a una edad cada vez más temprana y que el grado de participación en los actos criminales es mayor. El análisis se hizo sobre la base de los casos publicados en 2017; pero este año, el protagonismo en hechos violentos de este grupo etáreo parece que sigue en la curva ascendente.

El domingo 16 de diciembre, el cadáver de Brayan Alejandro Rico, de 13 años de edad apareció en las calles del municipio Ribas de Aragua. La noticia se hizo viral en redes sociales no por la muerte del adolescente, sino por los delitos que presuntamente había cometido en vida.

De acuerdo a periodistas del estado Aragua, Rico era apodado «El Brayan» y era parte de una banda en el sector El Indio de Zuata. Aseguran que sus iguales le habrían disparado con una escopeta en la cabeza y abandonaron su cuerpo en en el sector La Ceiba.

Supuestamente el adolescente era buscado policialmente por robo, extorsión, homicidio y cobro de vacuna. Aparecía en una fotografía en la que posaba con dos armas de fuego, una de ellas una subametralladora.

Lea más: Enjuiciarán a dos adolescentes por secuestro de niños en Cumaná

Tendencia

En el informe que presentó Cecodap, junto al Observatorio Venezolano de Violencia, se contabilizan 1.969 niños involucrados en delitos. Este estudio se realiza a partir de la revisión de lo publicado en medios, por lo que la cifra podría ser incluso mayor.

«Aparecen nuevas modalidades de involucramiento de adolescentes en actividades delictivas, así como formando megabandas e incorporando elementos de racionalidad en la actuación delictiva», asegura el informe.

Gracias a esa racionalidad del delito es posible cierta “paz criminal”, la eficacia en el logro de los objetivos delictivos e incluso su mejora en la capacidad de alianzas y de corrupción de cuerpos policiales y otras instancias de administración de justicia.

Los delitos en los que aparecen vinculados mayor cantidad de niños, niñas y adolescentes son robo, homicidio, supuestos enfrentamientos con funcionarios de seguridad, porte de armas y tráfico de drogas. A esto les siguen en menor medida de participación el involucramiento en fugas de centros de detención y saqueos.

A los especialistas de Cecodap les llamó la atención el hecho de que los NNA aparecieran implicados en manifestaciones y que esto fuese considerado como un delito. Esta consideración no solo era parte del discurso oficial, sino que también fue replicado en 2017 por los medios de comunicación revisados.

Falta de atención

El caso de Brayan Rico es un ejemplo de la deuda que tiene el sistema de protección para los NNA en el país. La trabajadora social e investigadora de Cecodap indicó en su cuenta de Twitter que pese a que el adolescente cometiera un homicidio, la justicia penal no podía tomar su caso.

«Dice la noticia que era solicitado por homicidio. Recordemos que la reforma de la Lopnna aumentó la edad de responsabilidad penal a 14 años. En este sentido, él no era imputable», apuntó la especialista.

Expuso que en este caso correspondía que la situación la conociera el Consejo de Protección de NNA del Municipio donde vivía el fallecido. De esta manera se podía haber establecido medidas de protección. Con esto se le habría brindado atención «para que saliera de la banda criminal y no volviera a cometer delitos».