Más de 15 horas escuchando tiros llevan los vecinos cercanos a la Cota 905

SUCESOS · 8 JULIO, 2021 08:37

Ver más de

Mabel Sarmiento | @mabelsarmiento


¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Este 8 de julio, los vecinos de la Cota 905, la redoma de La India, El Paraíso, la avenida Nueva Granada, El Cementerio y El Valle, en Caracas, cumplen más de 15 horas escuchando fuertes detonaciones.

Los cuerpos de seguridad del estado aún no han controlado el despliegue de las bandas delictivas comandadas por Carlos Luis Revete, apodado el Koki; junto con Garbis Ochoa, conocido como el Galvis, y Carlos Alfredo Calderón Martínez, el Vampi.

Desde antes de las 5:00 a. m. las ráfagas de tiros alertaron a los residentes, muchos de ellos incluso pasaron la noche en vela.

“Amanecimos como en un toque de queda”, dijo a Efecto Cocuyo Luis Pérez, vecino de La Vega.

Para las 8:00 de la mañana los impactos de bala se sentían en algunos edificios de El Paraíso. Los negocios comerciales permanecieron cerrados, al igual que las estaciones de gasolina.

El cierre de vías y despliegue de unidades especiales de la PNB y Conas en las avenidas Teherán de Montalbán, Páez y O’Higgins de El Paraíso; así como en los accesos de la autopista Francisco Fajardo hacia Caricuao, daban la impresión de una operación comando.

Por los grupos vecinales recomendaban no salir de sus hogares. Algunas familias se desplazaron en la noche a otras zonas residenciales por temor a las balas perdidas.

A esa hora muy pocos se atrevieron a salir, y quienes lo hicieron llevaron el paso apurado.

La situación de zozobra alcanza hasta los lados de San Martín y Quinta Crespo, donde también alertan de los proyectiles que chocan con las paredes y ventanas.

Desde bien temprano el paso por los túneles de El Paraíso estaba limitado. A eso de las 8:30 a.m. se reportó el incendio de un camión en las adyacencias de El Cementerio. Igualmente, las vías internas de esta zona tenían barricadas policiales. Se conoció de hombres armados merodeando las calles cercanas al bulevar César Rengifo.

De este 7 de julio se habla de tres víctimas fatales y siete heridos durante los tiroteos que empezaron a las 3:00 p.m., luego de que el líder de la banda del Loco Leo, Leonardo José Polanco Angulo, que controla las barriadas de El Valle y Coche, fuese herido durante un enfrentamiento con funcionarios policiales.

¿Qué pasó con las conversaciones?

Dos meses y 13 días han pasado desde que Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Penales de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), informó que estaban en “proceso de conversación” con la “organización criminal” que tiene el control de una zona del suroeste de Caracas.

“Está, en este momento, un proceso de conversación con esta organización criminal para que, en principio, depongan su actitud y entreguen las armas”, explicó Rico el pasado 26 de abril de este año, al referirse a la banda liderada por Carlos Luis Revete, alías “el Koki”, quien mantiene atemorizados a los habitantes de la zona, conocida como la Cota 905, El Paraíso, La Vega, El Cementerio y El Valle.

De esas conversaciones no se saben los alcances. No hay datos oficiales sobre una investigación en curso, nombres de detenidos o de bajas durante los enfrentamientos que se libran con más intensidad en esta zona desde el pasado mes de enero y que hasta el 6 de julio había cobrado la vida de cuatro personas.

La Cota 905 es una de las zonas de paz que nació en el marco del Plan Patria Segura y del Movimiento por la Paz y la Vida en el 2013, con la finalidad de que los integrantes de las bandas abandonaran la violencia a cambio de líneas de crédito o materiales de construcción.

Su creación no consta oficialmente y tampoco es información oficial que a la Cota 905 no pueden ingresar policías, pero desde la creación de las llamadas zonas de paz, se corre la versión de que los cuerpos policiales no pueden entrar a esos sectores lo que ha permitido el despliegue territorial de los hampones.