Las bicicletas se activan en toda Venezuela como opción a la pandemia

ENTRETENIMIENTO · 2 ABRIL, 2021 06:30

Ver más de

Verónica de Sousa A.


¿Cómo valoras esta información?

14
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

Pedales, llantas, un par de frenos, una cadena y otros indispensables han convertido a las bicicletas en uno de los medios de transporte más cómodos, ecológicos y beneficiosos para la salud; pero, también han hecho de ella una pasión deportiva al pedal. 

Para Sarah Penso, ciclista profesional parte del Team Ultrabikex, un día en el que no rueda, parece ser un día incompleto. Su pasión por la bicicleta   proviene de su origen: “Nací en Mérida, en un pueblo que es conocido por ser la cuna del ciclismo; desde niña siempre me ha encantado”. 

Grupos de ciclistas profesionales, urbanos e iniciativas que promueven su uso, abundan en cualquier rincón del país con rutas matutinas, nocturnas, para principiantes, aficionados o profesionales. El objetivo es que cada vez más personas se unan a la movida sobre ruedas o que asuman a la bicicleta como su medio de transporte principal. 

Para la actual Campeona Nacional de ruta, Yngrid Porras, confiesa que desde que su padre le compró su primera bicicleta, el ciclismo ha sido su vida. Oriunda de San Cristóbal, también le atribuye al lugar el amor que siente por el pedal, pues dice que “es el deporte principal de la ciudad”. 

A mediados de junio del año pasado, Sarah e Yngrid iniciaron en Caracas la Escuela Eslabón (@somoseslabón); una escuela de ciclismo con dos horarios, de mañana y tarde, pues se dieron cuenta que, en plena pandemia, mucha gente se había motivado a montarse en la bici

“Un par de chicas nos pidieron que rodáramos con ellas. Desde ahí nació la idea de crear una escuela para que cualquier persona aprendiera a montar bicicleta y que pudiesen mejorar su condición física estando sobre ruedas”, cuenta Sarah. 

Afirman que a pesar de que Venezuela carece de cultura ciclista, “poco a poco, con la gran cantidad de gente que se está uniendo a este deporte, eso va a cambiar”. 

 

¿Una cuarentena a pedal? 

En la capital del país, ciclistas urbanos han notado cómo la cantidad de personas que salen a rodar se ha triplicado desde 2020. Wendy Ramos, quien practica el ciclismo como un pasatiempo, maneja bicicleta desde 2014 y “desde ese momento hasta ahora, nunca había visto tantas personas en bici. Una cantidad sorprendente de ciclistas que antes no rodaban y ahora sí lo hacen”. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de la bicicleta como una alternativa al transporte público durante la pandemia de la COVID-19, pues “proporciona distancia física mientras ayuda a cumplir con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser difícil debido al aumento del home office (el trabajo desde el hogar en español)”, informó la OMS en un comunicado. 

Luis Calderón, mejor conocido como Luiso, es el fundador de la iniciativa @bici_aventuras que se dedica a promover la bicicleta como un medio de transporte seguro y viable en la capital. Al inicio de la pandemia, Luis dice que tuvieron que suspender todas sus actividades; especialmente las rodadas de luna llena y los entrenamientos nocturnos. 

“A finales del año pasado, cuando se flexibilizó un poco la cuarentena, tuvimos la oportunidad de activar varios encuentros”, dice Luis. Además, especificó que, a pesar de que son muy pocos los ciclistas que han reportado algún contagio o padecimiento del virus, igualmente mantienen la distancia social y cumplen con las medidas de bioseguridad. 

Según Luis, “el transporte público y los gimnasios son el principal foco de contagio, por eso la bici sigue siendo la mejor opción. Esta situación ha hecho que los capitalinos se den cuenta de lo factible que es usar la bicicleta dentro de Caracas”. 

Para Julia Dali, quien pertenece al grupo Escarabajos del Sur, el incremento de ciclistas en la ciudad se debe sobre todo a la falta de combustible y al auge de los de las entregas a domicilio: “El aumento es impresionante”. 

En Caracas, los entrenamientos o rodadas a la luz de la luna suelen ser comunes, pero no tan frecuentes. Wendy dice que para salir en la noche deben tener todas las luces en óptimo estado, utilizar cosas coloridas y vestirse como romanos; frase que hace alusión, en la jerga ciclista, a colocarse todo el material necesario para salir a pedalear. 

“Es mucho más peligroso, hay poca luz, los carros van a altas velocidades y no respetan a los ciclistas; súmale a eso el problema de la inseguridad”, explica Wendy, quien prefiere salir a rodar los domingos por la mañana. 

En el interior del país no se han bajado de la bici

En la región centro-norte del país, Raúl Paiva hizo de la bicicleta su estilo de vida desde hace 13 años; para él, desde que decidió andar en bicicleta por Valencia, se enamoró de la ciudad. “Sobre pedales, la ciudad se ve diferente y te comienza a preocupar más”, dice Raúl. 

Es un miembro activo de uno de los grupos de ciclistas más antiguos de la comunidad, los Ciclistas urbanos de Carabobo, quienes en 2017 decidieron hacer un trabajo de campo junto a la Universidad de Carabobo sobre los ciclistas en la localidad; llegaron a la conclusión de que para ese año la cantidad de ciclistas había aumentando exponencialmente. “No hemos hecho otro estudio, porque la universidad está cerrada, pero estoy completamente seguro de que para 2021 se han cuadriplicado la cantidad de ciclistas en las calles; a veces, hasta me sorprendo”, dice Raúl.

Recuerda que “cuando no usaba la bicicleta, veía todo más feo; ahora me siento identificado con mi comunidad y más orgulloso que nunca de ser valenciano”. 

En el occidente del país, específicamente en el estado Lara, Alexander Aguilar, de @ciclismodelara, dice que, a pesar de no tener un número fijo de ciclistas, han logrado rodar hasta con 100 personas. Especialistas en todas las disciplinas (estilo libre, bmx, recreativo, bicicleta de montaña y de pista), los Ciclistas de Lara prefieren hacer paseos nocturnos, aunque tengan que estar prevenidos a los cortes de luz. 

En el oriente venezolano, específicamente en El Tigre -estado Anzoátegui- Willians García fundó su escuela de ciclismo en 2004; pues para ese entonces, según su experiencia, “el ciclismo estaba muriendo en la zona”. 

Willians dice que “en la zona sur de Anzoátegui el ciclismo siempre ha sido un deporte principal, a la gente siempre le ha gustado y tiene mucha fanaticada; pero sobre todo en el último año, muchas personas han comenzado a trasladarse en bicicleta todos los días”. 

Según el portal mexicano Muy Interesante, 30% de las personas que andan en bicicleta en Latinoamérica son mujeres; en el caso específico de El Tigre, Willians destaca que “las mujeres han tomado el mando del ciclismo de montaña; es un fenómeno que en mis 40 años como ciclista nunca había visto, pero es extremadamente positivo”. 

Razones de salud, sociales, ambientalistas e incluso económicas, hacen de la bicicleta un aliado para ejercitarse y movilizarse en las ciudades del país; mientras los gimnasios estén cerrados y sea mejor evitar el transporte público, la bici no dejará de rodar en mucho tiempo.

Si quieres saber ms sobre este tema, lee también: