Venezuela no cumple los criterios para flexibilización de la cuarentena

SALUD · 27 MAYO, 2020 20:08

Venezuela no cumple los criterios para flexibilizar la cuarentena, dicen expertos

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano Fotos por Iván E. Reyes

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

212
QUÉ CHÉVERE
20
QUÉ INDIGNANTE
23
QUÉ CHIMBO

Debe manejarse con prudencia y de forma transparente. Ante el anuncio sin detalles de una flexibilización de la cuarentena a partir del próximo 1 de junio, especialistas señalaron que Venezuela aún no cumple con los criterios para considerar una relajación de las medidas de “aislamiento social”.

El pasado martes, el gobernante Nicolás Maduro anunció una “nueva normalidad vigilada y protegida”, que arrancará el 1 de junio. Dijo que su administración ya tiene un plan de “flexibilización organizada” para los diferentes sectores económicos, pero aún les faltan “un conjunto de condiciones que vamos a ir creando esta semana”. Entre estas condiciones está la disminución de los casos de transmisión comunitaria.

Este miércoles 27 de mayo, Efecto Cocuyo conversó con el doctor José Oletta, miembro de la Red Defendamos la Epidemiología; María Graciela López, presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología y Virginia Salazar, presidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna.

El doctor Oletta, también exministro de Salud, criticó que se quiera aplicar una flexibilización cuando han ido aumentando los casos de transmisión comunitaria, como el que se observó en el mercado Las Pulgas de Maracaibo (Zulia), y el poco tiempo de divulgación de la medida.

No hay condiciones

El 15 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó los criterios para relajar las medidas de cuarentena. El documento fue actualizado el 27 de abril. Entre los “elementos críticos” a considerar está la disposición de datos e información, el estado de la población de alto riesgo y entornos vulnerables, los servicios de salud pública, el compromiso de la comunidad y la economía.

A su vez, cada uno de estos puntos tiene otra serie de criterios a observar para la flexibilización de la cuarentena. Oletta explicó en qué consisten algunos de los puntos referidos a los servicios de salud pública. Uno de los primeros puntos es la identificación de los casos, pauta en la que Venezuela se encuentra “muy limitada” por la cantidad de pruebas PCR que hacen a diario: 600 por millón de habitantes. “¿Cuál es el error? Se ha insistido en hacer pruebas rápidas que no permiten hacer el diagnóstico precoz y se nos escapan casos“.

Otros criterios que a juicio de Oletta no se están cumpliendo es la disminución sostenida del número de casos de al menos 50 %, que el valor del número reproductivo efectivo (un indicador de transmisibilidad) tenga una tendencia decreciente por un período de 14 días y el descenso del número de casos mortales. Afirmó que es importante que las autoridades mencionen en qué argumentos se basan para tomar la medida y si se discutió el plan.

“No podemos aplicarle una medida a todo el mundo, hay zonas de más riesgo. El riesgo es mayor para las personas que tienen dificultades sociales y económicas. Hay que ser muy cuidadoso con esto. Hay que considerarlo regional y geográficamente”, concluyó.

Medidas en detalle

La presidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, María Graciela López, manifestó su preocupación por la aplicación de una medida de flexibilización de la cuarentena y señaló que la decisión no es la idónea desde el punto de vista sanitario y de salud pública.

“Es riesgoso sin implementar medidas de educación a la población. Si es que lo van a anunciar, tienen que hacer unas campañas muy fuertes en relación con las medidas por área para que la gente ya sepa cómo conducirse. No que lo digan el mismo día”, afirmó López. Agregó que aunque la pandemia es una situación a nivel global, cada país tiene sus propios tiempos. Por esta razón se debe actuar con cautela.

Se deben definir las áreas en las que se va a flexibilizar y cómo se va a ejecutar, así como detallar en la buena aplicación de las normas de prevención. Recalcó que es importante apoyar a las personas que no cuentan con suministro de agua continuo, dotar de insumos a los hospitales y aumentar las capacidades de diagnóstico de la enfermedad.

Como ejemplo de buenas prácticas, citó las normas implementadas en Taiwan y Singapur. En el primer país, se hizo una gran cantidad de pruebas PCR y se aisló a las personas asintomáticas en sus casas. En Singapur se abordó a las personas que entraban al país y que se contagiaron por estar expuestos a condiciones de hacinamiento.

Prudencia

Para la presidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, una medida de relajación del aislamiento debe tomarse con mucha prudencia, dado que puede aumentar el número de casos.

“Flexibilizar algunas de las medidas que hay que verlo con mucho cuidado. Hay que tener mucha prudencia y debería estar involucrado un equipo en esa decisión; no solo gubernamental, sino de la parte médica, epidemiológica y económica. La medida nos puede darnos una falsa sensación de control de la enfermedad y más bien todo lo contrario”, afirmó.

Se tome o no la decisión, dijo que es vital que se mantengan las normas de protección personal (sobre todo para las personas que forman parte de la población de riesgo) y las medidas de control en la frontera. Advirtió que una subida importante del número de contagiados puede hacer colapsar los sistemas de salud.

“Uno entiende que nuestro país la flexibilización de la cuarentena también es una medida que se puede tomar porque hay gente que necesitan salir a trabajar y que pasan necesidad económica más que de salud entonces tenemos que sopesar esas medidas”, concluyó.