Muere cuarto paciente de Nefrología del J. M. de los Ríos en 2022

SALUD · 22 MARZO, 2022 15:17

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Jerberson Rojas murió la madrugada de este martes 22 de marzo, tras años en diálisis y sin acceso a un trasplante de riñón. Tenía solo 17 años y era paciente del servicio de Nefrología del principal hospital pediátrico de Venezuela, el J. M. de los Ríos, en Caracas.

Sumaba años enfrentando las dificultades del sistema de salud: cambios de catéteres, contaminación por bacterias, falta de mantenimiento de los equipos y la recepción de medicamentos vencidos, enumeró su madre en 2017. Ese año se convirtió en sobreviviente del brote que cobró la vida de al menos cuatro niños en solo dos meses.

Para 2019, Jerberson todavía debía enfrentarse a la proliferación de bacterias, lo que comprometía aún más su salud. 

«No es uno más, es un niño que ha sufrido», dijo Katherine Martínez, directora de la organización no gubernamental Prepara Familia, que apoya a los pacientes del hospital y sus familias, a Efecto Cocuyo. «Era un sobreviviente del brote infeccioso de 2017. Él estuvo en todo ese proceso, con un deterioro tan importante de tantos años recibiendo diálisis sin esperanza».

Además, su sistema óseo se fue desgastando por tantos años de tratamiento sin contar con todos los medicamentos necesarios para reducir los efectos colaterales de la diálisis. 

«Son niños que sufren fracturas. Desde que él se fracturó estaba mal. Se fracturó porque los huesos, si no reciben el medicamento que requieren, se les van partiendo. La diálisis es buena por un tiempo pero no por muchos años. Son niños que pasan hasta 11 años en diálisis, como Niurka Camacho. Es una diálisis eterna. Nos da indignación porque es tanta lucha, tanto tiempo, y no dan respuestas. Jerberson tenía tanto tiempo hospitalizado, sufriendo, y al final muere por el deterioro, las carencias, el no poder realizarse el trasplante», añadió Martínez.

La muerte de Jerberson es la cuarta que ocurre en el año en el servicio de Nefrología del J. M. de los Ríos. El 16 de marzo falleció Milán Montilla, de solo 4 años de edad, quien también tenía una condición oncológica. En enero murió Juan Morales, de 17 años, y en febrero murió Ángel Céspedes, de solo 15 años.

Se necesitan respuestas y más trasplantes 

Los niños, niñas y adolescentes del servicio de Nefrología del J. M. cuentan con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) desde 2018, las cuales instan al Estado venezolano a adoptar las acciones necesarias para garantizar su vida, integridad personal y salud. Sin embargo, estas medidas, que posteriormente se extendieron a otros 13 servicios del hospital, aún no se han cumplido.

Según la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (Ontv), el caso de Jerberson constituye un importante ejemplo de la emergencia humanitaria compleja de Venezuela. 

«Años en enfermedad renal crónica. Años en diálisis. Años sin accesos vasculares para una diálisis oportuna y eficiente. Años en categoría de urgencia cero para trasplante. Pero no ocurrió, no se le dio la oportunidad», compartió la Ontv en sus redes sociales. 

Muchos de los pacientes de los últimos cinco años han muerto a la espera de un trasplante que nunca llegó debido a la suspensión del sistema de procura de órganos y tejidos (Spot) desde junio de 2017, programa que permitía realizar trasplantes de donante cadavérico. A su paralización se sumó la disminución de los trasplantes de donante vivo, ocasionada por el deterioro del sistema de salud y la falta de inmunosupresores, medicamentos necesarios para que los trasplantados no rechacen el órgano que reciben.

«No hay una respuesta oportuna de parte del Estado para estas familias. Y no solo es el J. M. de los Ríos, es en todo el país. Realmente es todo un sistema de salud que no garantiza los derechos fundamentales a niños y adultos», indicó Martínez.

El pasado 17 de marzo, la administración de Nicolás Maduro anunció la apertura de una unidad de trasplante renal en la Clínica Popular «El Paraíso», en Caracas, para realizar más trasplantes de donante vivo.

Desde Prepara Familia, aunque consideran que se trata de una buena noticia, la reciben con cautela y reiteran que ese tipo de operación no estaba suspendida, sino que se había reducido al mínimo debido a la crisis de salud y la falta de inmunosupresores. Durante los últimos años, en el sistema público de salud solo se hacían trasplantes de vivo a vivo en el Hospital Militar de Caracas. 

«Hay que ver qué puede pasar, si contarán con todos los servicios, ambulancias, insumos, exámenes. Queremos que se garanticen todos los derechos, todo lo que tiene que cumplirse para hacer un trasplante no solo de vivo a vivo sino de cadáver a vivo. Esperamos que sea un primer paso, pero no puede ser tan lento cuando vemos que hay recursos para otros programas a nivel recreativo y no se invierte en estos programas que llevan de la mano de la posibilidad de salvar vidas», agregó Martínez.

Las organizaciones como la Ontv y Prepara Familia llaman a reactivar el sistema de procura de órganos y tejidos y a rehabilitar el sistema de salud, con el fin de realizar más trasplantes y brindar otra oportunidad a los niños de Nefrología del J. M. de los Ríos y a todos los pacientes que solo tienen la diálisis como opción.