Lo que debes saber sobre los medicamentos ilícitos - Efecto Cocuyo

SALUD · 25 JUNIO, 2018 10:49

Lo que debes saber sobre los medicamentos ilícitos

Texto por Maria Victoria Fermin Kancev | @vickyfermin

Ver más de

Maria Victoria Fermin Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La escasez de medicamentos es uno de los argumentos centrales para afirmar que en Venezuela existe una crisis humanitaria.

La situación “ha incentivado el desarrollo de un mercado negro de medicamentos que no están debidamente certificados o cuyas fecha de caducidad ha expirado”, según advierte el último informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Sobre estas irregularidades, la asociación civil Convite maneja alertas. Su director, Luis Francisco Cabezas, dijo a Efecto Cocuyo que hay pacientes que aseguran haber recibido medicinas vencidas del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss).

También denunciaron que el Gobierno trajo al país una Amlodipina (antihipertensivo) de Irán con indicaciones en lengua farsi. “Eso viola el reglamento, deben adaptar la información al español para saber qué es lo que se va a ingerir”, indicó Cabezas.

Además el director de Convite recientemente fue testigo este año de la venta ilícita de fármacos en el mercado municipal de Las Pulgas en Maracaibo, estado Zulia.

Medicamentos ilícitos

Un medicamento ilícito es todo aquel que no cumple con las exigencias mínimas de la ley ni las regulaciones sanitarias.

Abarca desde la manipulación a los componentes del medicamento (adulterados o falsificados) hasta cambios en los canales de distribución legalmente autorizados por el Estado.

En el país las farmacias son los únicos entes autorizados por el Ministerio de Salud para vender medicamentos al público.  “No puede haber ninguna tienda, quiosco, abasto, mercado o buhonero” que comercialice con medicinas, advierte Luz Marina Sánchez, farmaceuta del Centro de Farmacovigilancia de la Facultad de Farmacia (Cefarvi) de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Sin embargo, el contacto con un medicamento ilícito no se limita a la compra en un establecimiento no autorizado o a través de las redes sociales.

“En las instituciones de salud también entran los medicamentos ilícitos, ya que pueden tener proveedores no autorizado por las autoridades sanitarias. Otro riesgo es que no se cumplan con las normativas para almacenar y preservar los medicamentos.

Parte del problema, explica Sánchez, recae en la ausencia de controles y en la falta de personal farmacéutico capacitado para prevenir estas irregularidades y promover entre el personal de salud y los ciudadanos la cultura de denuncia a los entes especializados como Cefarvi UCV o el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel.

“La escasez aumenta el riesgo de la población de adquirir o estar expuestos a medicamentos ilícitos. Esto representa un problema de salud pública porque puede repercutir en un aumento de la morbilidad. Los pacientes se complican, se prolonga el tiempo de hospitalización y pueden causar la muerte”, explica.

Fecha de vencimiento

Sánchez, quien trabajó como jefa de almacén de medicamentos en el Hospital Clínico Universitario, considera que los venezolanos “se han visto obligados” a tomar medicamentos vencidos por la escasez, así como por los altos costos para adquirirlos. Sin embargo, como profesional insiste en que no puede recomendar su consumo.

Explicó que la fecha de vencimiento le asegura al paciente que hasta entonces ese producto va a ejercer un efecto terapéutico para lo que se indica. Después de esa fecha, el principio activo del medicamento puede causar reacciones adversas.

“Un ejemplo es la aspirina, que es ácido acetilsalicílico. Cuando se descompone se convierte en ácido salicílico que se usa para eliminar callos porque tiene unas propiedades queratolíticas, se destruyen y rompen esas capas de piel. Eso puede producir gastritis y una hemorragia intestinal”, dijo.

Señales de alerta

El Cefavic UCV insiste en que como consumidor es necesario estar atento a las especificaciones técnicas del medicamento, especialmente el número de registro sanitario, que significa este fue verificado por el Ministerio de Salud y el INH. Empleados de hospitales y clínicas también deben estar atentos a ese aval que ofrecen las autoridades.

Un medicamento puede no tener un número de registro sanitario en caso de que haya sido importado al país por primera vez bajo la calificación de «producto de servicio«, lo que significa o que no existe en el país o que lo que se produce de ese principio activo en el territorio no es suficiente para la demanda.

Sin embargo, la caja debería contener una etiqueta que lo identifique con ese estatus.

Los usuarios también deben estar atento a cambios llamativos en los medicamentos que usualmente adquieren, incluyendo cambios de color en los comprimidos, cápsulas y soluciones, tabletas quebradas o el cierre defectuoso de los envases. Otro elemento es el precio: los productos ilícitos suelen tener un precio menor que el que cumple con las regulaciones.