Lo que se sabe sobre la fiebre tifoidea en Venezuela este 2022

SALUD · 2 NOVIEMBRE, 2022 21:50

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por Archivo

¿Cómo valoras esta información?

17
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

¿Hay casos de fiebre tifoidea en Venezuela en 2022? Desde el 31 de octubre han circulado mensajes en redes sociales sobre la presunta detección de casos de fiebre tifoidea en Caracas y Carabobo. ¿Qué se sabe hasta ahora?

Uno de los mensajes divulgados en las redes sociales aseguraba que había casos en tres centros privados de la capital venezolana. Su escritura se atribuía al infectólogo Antonio Ríos, médico de la Policlínica Metropolitana de Caracas. Efecto Cocuyo se comunicó con el especialista, quien aclaró que él no redactó ni difundió ese mensaje.

Desde la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI) explican que las autoridades sanitarias están informadas sobre las sospechas, y les corresponde a ellas confirmar desde el punto de vista epidemiológico si lo reportado son casos de fiebre tifoidea, además de apoyar en orientar a la población sobre las medidas que se deben tomar.

«Las autoridades de Epidemiología del MPPS (Ministerio de Salud) están al tanto y evaluando la denuncia epidemiológica de aparentes casos de fiebre tifoidea hospitalizados en centros privados de la capital», dijo la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI). 

¿Pero qué es la fiebre tifoidea? ¿Hay que alarmarse si en verdad hay casos en Venezuela? ¿Puede prevenirse?

¿Qué es la fiebre tifoidea?

La fiebre tifoidea es una infección causada por una bacteria llamada Salmonella typhi, que se transmite por el consumo de alimentos o agua contaminados y que solo vive en humanos. Una vez ingerida, se multiplica y pasa al torrente sanguíneo, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sus síntomas son: fiebre prolongada, fatiga, dolor de cabeza, náuseas, dolor abdominal y estreñimiento o diarrea. En algunos pacientes salen erupciones, mientras que los casos graves pueden provocar complicaciones importantes e incluso la muerte.

Además de la transmisión fecal-oral, también existe transmisión indirecta a partir de superficies en contacto con excretas, como por ejemplo tras usar un inodoro contaminado sin lavarse adecuadamente las manos, explica la Asociación Española de Pediatría (AEP). 

La transmisión por agua contaminada ocurre al beberla o al usarla al preparar alimentos fríos, verduras o pescado o mariscos mal cocinados.  

La fiebre tifoidea se trata con antibióticos, aunque, de acuerdo con la OMS, la creciente ‎resistencia a diferentes tipos de antibióticos hace que el ‎tratamiento sea cada vez más complicado. ‎

De acuerdo con la OMS, la fiebre tifoidea sigue siendo un problema de salud pública en zonas de África, América del Sur, Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, como resultado de políticas deficientes en el control de infecciones y de una escasa higiene.

Es una enfermedad que se asocia a lugares con pobres condiciones sociales y sanitarias y a viajes a estas zonas. En los países industrializados disminuyó su incidencia y mortalidad debido a las mejoras de las condiciones de vida y la aparición de antibióticos. 

¿Hay que alarmarse si hay fiebre tifoidea en Venezuela? 

La aparición de casos de fiebre tifoidea es un evento de notificación obligatoria en Venezuela según el Ministerio de Salud. Sin embargo, en el país no hay cifras actualizadas debido a la ausencia de boletines epidemiológicos desde 2016.  

En países como Estados Unidos, por ejemplo, se estima que cada año se diagnostican 350 casos, pero realmente se calcula que ocurren 5.700 infecciones, indican con los Centros para el Control y Prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Según el último boletín epidemiológico disponible en Venezuela, en 2016 hubo 9 casos sospechosos de fiebre tifoidea, mientras que en 2015 hubo 3 casos. En 2014 hubo 4 casos. Actualmente se desconoce si ha habido un incremento. 

«Cuando hay aumento de casos, eso lo sabrá el Ministerio de Salud. Cuando hay casos es porque hay mala disposición de aguas, porque la gente toma agua contaminada o porque hay lluvias. Cuando hay agua solo algunas veces a la semana, es lógico que haya enfermedades de este tipo. No creo que haya que alarmarse tanto por eso, pero sí es un llamado de atención para que se tomen medidas necesarias», dijo a Efecto Cocuyo el infectólogo Martín Carballo

Para el presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, de confirmarse la presencia de casos de fiebre tifoidea, la situación no debe generar alarma, pero afirma que sí se deben tomar medidas preventivas ante la posibilidad de tener algunos casos. 

«Cuando hay fiebre tifoidea, una posibilidad es que sea por brotes relacionados a una fuente común de contagio, pero si el problema se determina que está ocurriendo en distintos sitios, pudiera ser mucho más complejo, lo cual no necesariamente dispara la alarma pero sí la insistencia de mantener medidas de prevención, sobre todo en mejorar la calidad del agua. La higiene de las manos es fundamental: las personas después de ir al baño tienen que lavarse muy bien las manos», explicó Figuera. 

Con los deslaves y otros desastres naturales puede haber contacto con aguas servidas, lo que aumenta el riesgo de contagio. Según Figuera, es fundamental tener una adecuada disposición de excretas y tener mucho cuidado en el manejo del agua, la cual debe ser potable para el consumo humano y para la preparación de alimentos. 

Cómo evitar enfermarse

La fiebre tifoidea es frecuente en entornos con saneamiento deficiente y sin agua segura. La OMS estima que cada año se enferman entre 11 y 21 millones de personas, y fallecen entre 128.000 y 161.000.

Quienes corren más riesgo de padecer la enfermedad son aquellas personas que viven en comunidades sin acceso a agua salubre ni sistemas de saneamiento adecuado, en particular los niños.

Los pacientes pueden seguir siendo portadores de la bacteria cuando ya los síntomas han desaparecido, lo que significa que todavía pueden transmitirla a otras personas a través de las heces. Por ello es importante seguir estos consejos para evitar enfermarse: 

🔵 Evitar comidas crudas fuera de casa. Asegúrese de que la comida está bien cocinada y sigue estando caliente cuando se sirve.

🔵 Evitar la leche sin hervir y los productos a base de leche sin hervir. Solo hay que consumir leche pasteurizada o hervida.

🔵 No consumir agua turbia. Hervir el agua cuando se dude de su salubridad, y si no es posible, desinfectarla.

🔵 Lavarse bien las manos y frecuentemente con agua y jabón, especialmente al momento de ir al baño.

🔵 Lavar bien los alimentos. Si es posible, pelar las frutas y hortalizas, sobre todo si se van a comer crudas.

En el mundo también existen vacunas: una vacuna inyectable para mayores de 2 años y una vacuna oral (en cápsulas) atenuada con organismos vivos para mayores de 5 años. No obstante, según la OMS, su inmunidad es corta y no están aprobadas para menores de 2 años.

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (Svpp), en Venezuela está autorizada la vacuna inyectable en jeringa precargada de 0,5 cc y se aplica a partir de los 2 años de edad, pero no está incorporada en la vacunación de rutina por ser una enfermedad relativamente poco frecuente. 

Con información de OMS, CDC, AEP, Confianza en las vacunas y Svpp.

SALUD · 3 DICIEMBRE, 2022

Lo que se sabe sobre la fiebre tifoidea en Venezuela este 2022

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett
Foto por Archivo

¿Hay casos de fiebre tifoidea en Venezuela en 2022? Desde el 31 de octubre han circulado mensajes en redes sociales sobre la presunta detección de casos de fiebre tifoidea en Caracas y Carabobo. ¿Qué se sabe hasta ahora?

Uno de los mensajes divulgados en las redes sociales aseguraba que había casos en tres centros privados de la capital venezolana. Su escritura se atribuía al infectólogo Antonio Ríos, médico de la Policlínica Metropolitana de Caracas. Efecto Cocuyo se comunicó con el especialista, quien aclaró que él no redactó ni difundió ese mensaje.

Desde la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI) explican que las autoridades sanitarias están informadas sobre las sospechas, y les corresponde a ellas confirmar desde el punto de vista epidemiológico si lo reportado son casos de fiebre tifoidea, además de apoyar en orientar a la población sobre las medidas que se deben tomar.

«Las autoridades de Epidemiología del MPPS (Ministerio de Salud) están al tanto y evaluando la denuncia epidemiológica de aparentes casos de fiebre tifoidea hospitalizados en centros privados de la capital», dijo la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI). 

¿Pero qué es la fiebre tifoidea? ¿Hay que alarmarse si en verdad hay casos en Venezuela? ¿Puede prevenirse?

¿Qué es la fiebre tifoidea?

La fiebre tifoidea es una infección causada por una bacteria llamada Salmonella typhi, que se transmite por el consumo de alimentos o agua contaminados y que solo vive en humanos. Una vez ingerida, se multiplica y pasa al torrente sanguíneo, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sus síntomas son: fiebre prolongada, fatiga, dolor de cabeza, náuseas, dolor abdominal y estreñimiento o diarrea. En algunos pacientes salen erupciones, mientras que los casos graves pueden provocar complicaciones importantes e incluso la muerte.

Además de la transmisión fecal-oral, también existe transmisión indirecta a partir de superficies en contacto con excretas, como por ejemplo tras usar un inodoro contaminado sin lavarse adecuadamente las manos, explica la Asociación Española de Pediatría (AEP). 

La transmisión por agua contaminada ocurre al beberla o al usarla al preparar alimentos fríos, verduras o pescado o mariscos mal cocinados.  

La fiebre tifoidea se trata con antibióticos, aunque, de acuerdo con la OMS, la creciente ‎resistencia a diferentes tipos de antibióticos hace que el ‎tratamiento sea cada vez más complicado. ‎

De acuerdo con la OMS, la fiebre tifoidea sigue siendo un problema de salud pública en zonas de África, América del Sur, Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, como resultado de políticas deficientes en el control de infecciones y de una escasa higiene.

Es una enfermedad que se asocia a lugares con pobres condiciones sociales y sanitarias y a viajes a estas zonas. En los países industrializados disminuyó su incidencia y mortalidad debido a las mejoras de las condiciones de vida y la aparición de antibióticos. 

¿Hay que alarmarse si hay fiebre tifoidea en Venezuela? 

La aparición de casos de fiebre tifoidea es un evento de notificación obligatoria en Venezuela según el Ministerio de Salud. Sin embargo, en el país no hay cifras actualizadas debido a la ausencia de boletines epidemiológicos desde 2016.  

En países como Estados Unidos, por ejemplo, se estima que cada año se diagnostican 350 casos, pero realmente se calcula que ocurren 5.700 infecciones, indican con los Centros para el Control y Prevención de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Según el último boletín epidemiológico disponible en Venezuela, en 2016 hubo 9 casos sospechosos de fiebre tifoidea, mientras que en 2015 hubo 3 casos. En 2014 hubo 4 casos. Actualmente se desconoce si ha habido un incremento. 

«Cuando hay aumento de casos, eso lo sabrá el Ministerio de Salud. Cuando hay casos es porque hay mala disposición de aguas, porque la gente toma agua contaminada o porque hay lluvias. Cuando hay agua solo algunas veces a la semana, es lógico que haya enfermedades de este tipo. No creo que haya que alarmarse tanto por eso, pero sí es un llamado de atención para que se tomen medidas necesarias», dijo a Efecto Cocuyo el infectólogo Martín Carballo

Para el presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, de confirmarse la presencia de casos de fiebre tifoidea, la situación no debe generar alarma, pero afirma que sí se deben tomar medidas preventivas ante la posibilidad de tener algunos casos. 

«Cuando hay fiebre tifoidea, una posibilidad es que sea por brotes relacionados a una fuente común de contagio, pero si el problema se determina que está ocurriendo en distintos sitios, pudiera ser mucho más complejo, lo cual no necesariamente dispara la alarma pero sí la insistencia de mantener medidas de prevención, sobre todo en mejorar la calidad del agua. La higiene de las manos es fundamental: las personas después de ir al baño tienen que lavarse muy bien las manos», explicó Figuera. 

Con los deslaves y otros desastres naturales puede haber contacto con aguas servidas, lo que aumenta el riesgo de contagio. Según Figuera, es fundamental tener una adecuada disposición de excretas y tener mucho cuidado en el manejo del agua, la cual debe ser potable para el consumo humano y para la preparación de alimentos. 

Cómo evitar enfermarse

La fiebre tifoidea es frecuente en entornos con saneamiento deficiente y sin agua segura. La OMS estima que cada año se enferman entre 11 y 21 millones de personas, y fallecen entre 128.000 y 161.000.

Quienes corren más riesgo de padecer la enfermedad son aquellas personas que viven en comunidades sin acceso a agua salubre ni sistemas de saneamiento adecuado, en particular los niños.

Los pacientes pueden seguir siendo portadores de la bacteria cuando ya los síntomas han desaparecido, lo que significa que todavía pueden transmitirla a otras personas a través de las heces. Por ello es importante seguir estos consejos para evitar enfermarse: 

🔵 Evitar comidas crudas fuera de casa. Asegúrese de que la comida está bien cocinada y sigue estando caliente cuando se sirve.

🔵 Evitar la leche sin hervir y los productos a base de leche sin hervir. Solo hay que consumir leche pasteurizada o hervida.

🔵 No consumir agua turbia. Hervir el agua cuando se dude de su salubridad, y si no es posible, desinfectarla.

🔵 Lavarse bien las manos y frecuentemente con agua y jabón, especialmente al momento de ir al baño.

🔵 Lavar bien los alimentos. Si es posible, pelar las frutas y hortalizas, sobre todo si se van a comer crudas.

En el mundo también existen vacunas: una vacuna inyectable para mayores de 2 años y una vacuna oral (en cápsulas) atenuada con organismos vivos para mayores de 5 años. No obstante, según la OMS, su inmunidad es corta y no están aprobadas para menores de 2 años.

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (Svpp), en Venezuela está autorizada la vacuna inyectable en jeringa precargada de 0,5 cc y se aplica a partir de los 2 años de edad, pero no está incorporada en la vacunación de rutina por ser una enfermedad relativamente poco frecuente. 

Con información de OMS, CDC, AEP, Confianza en las vacunas y Svpp.