Evitar excesos: riesgos y consejos ante las enfermedades digestivas en Navidad - Efecto Cocuyo

SALUD · 23 DICIEMBRE, 2019 12:00

Evitar excesos: riesgos y consejos ante las enfermedades digestivas en Navidad

Texto por Mariana Souquett | @nanasouquett

Ver más de

Mariana Souquett | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En Navidad llegan las hallacas, el pan de jamón, la ensalada de gallina y el pernil. Aunque en Venezuela se ha modificado el desarrollo de algunas tradiciones en comparación con años anteriores, muchos hacen lo posible por mantener las costumbres, y dos de ellas son la presencia de comidas copiosas y el aumento del consumo de bebidas alcohólicas, y ambos pueden ser riesgosos para la salud.

“Las comidas decembrinas venezolanas son hipercalóricas. Algunos aumentan de peso muy rápido porque son comidas ricas en grasas. Por ello puede haber alteraciones temporales de colesterol, triglicéridos y proteínas de alta y baja intensidad”, dice José Di Giorgio, gastroenterólogo del Hospital de Clínicas Caracas, a Efecto Cocuyo.

En diciembre incrementa la frecuencia de lo que comúnmente se conoce como “indigestión” o “mala digestión”. César Louis, gastroenterólogo y expresidente de la Sociedad Venezolana de Gastroenterología (SVG), afirma que su término médico es dispepsia: malestar en la parte superior del abdomen (esfera gastrointestinal superior). En Navidades se origina por exceso de comida condimentada, con más grasas y más carbohidratos, junto a un mayor consumo de bebidas alcohólicas.

Eructos, náuseas, vómitos, llenura postprandial (después de las comidas), saciedad temprana (estar lleno antes de lo normal), dolor epigástrico (en la boca del estómago) y acidez pueden ser algunos de los síntomas de la dispepsia.

Louis, quien también es médico del servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario de Caracas (HUC), destaca que las personas pueden sufrir de “transgresión dietética” cuando ingieren en exceso comidas que no son las usuales. “Empiezan a sentir distensión, dolor abdominal difuso, diarreas, cólicos y flatulencias”, indica.

Resalta que las personas con enfermedades como dispepsia funcional, condición crónica diagnosticada mediante una endoscopia; gastritis, esofagitis, úlceras o enfermedad ulceropéptica, causada por ácidos y pepsina (una enzima digestiva), deben cuidarse aún más. “Si alguien con alguna de esas enfermedades hace esas transgresiones dietéticas, puede sentirse mal por más tiempo”, dice.

La intoxicación alimentaria por estafilococos, que es la ingesta de alimentos contaminados por ese tipo de bacterias, y la gastroenteritis también son frecuentes en Navidad.

Pueden enfermarse por dejar la ensalada de gallina afuera y sin refrigerar durante horas y luego presentar vómitos y diarreas”, recalca el profesor de la Universidad Central de Venezuela.

ensalada de gallina

Pancreatitis: otra consecuencia del exceso

José Di Giorgio, presidente de la sección de Endoscopias de la Sociedad Venezolana de Gastroenterología, afirma que entre las emergencias que llegan con frecuencia en Navidades a los hospitales están las alteraciones de las vías biliares.

“Cuando un paciente tiene comidas copiosas puede tener piedras en la vesícula y cólico biliar, una crisis biliar vesicular. Siente un dolor fuerte debajo de la costilla derecha, que se irradia a la espalda y la zona escapular, con náuseas y vómitos”, dice. Expresa que, generalmente, es motivo de consulta en enero: “La gente aguanta el dolor y las molestias durante las fiestas y después acuden al médico”.

El gastroenterólogo advierte que en Navidad sube el número de patologías biliares relacionadas con comidas abundantes y la ingesta de licores. Una de las enfermedades frecuentes es la pancreatitis aguda (inflamación del páncreas), derivada del aumento del consumo de bebidas alcohólicas y la presencia de piedras en la vesícula (litiasis).

“El alcohol es la segunda causa más frecuente de pancreatitis aguda, y la incidencia o el número de casos nuevos de pancreatitis aguda aumenta en diciembre en relación con los otros meses del año por el consumo de alcohol”, expresa.

El médico añade que el primer síntoma es dolor epigástrico, que luego se irradia por debajo de las costillas inferiores e incluso hacia la espalda con gran intensidad, “como si estuvieran clavando un puñal”. Destaca que aunque la mayoría de las pancreatitis son leves o moderadas, existe un porcentaje de pancreatitis severas que requieren de ingreso a terapia intensiva y son potencialmente mortales.

Recomendaciones

Evitar los excesos: moderar la cantidad y la frecuencia de la ingesta de comidas típicas y de bebidas alcohólicas es la principal recomendación de los especialistas en Navidad.

“Si la persona sabe que un exceso le puede causar daño, porque le han dado síntomas en otras oportunidades, debe acordarse de ello y cenar más temprano y en cantidades normales”, dice César Louis, también doctor del Centro Médico Docente La Trinidad.

Cuidar en dónde se come, usar agua potable y manipular alimentos en condiciones de salubridad son otros de los consejos.

“Puede haber episodios de gastroenteritis aguda bacteriana por mala manipulación de alimentos, por ejemplo, cuando las personas hacen hallacas sin haber tenido una adecuada manipulación de alimentos durante su elaboración”, indica el gastroenterólogo José Di Giorgio.

Otras recomendaciones son:

1️⃣ No dejar la comida a la intemperie, pues puede contaminarse.

2️⃣ Refrigerar alimentos con salsas y proteínas.

3️⃣ Evitar ayunos prolongados y posteriores comidas abundantes.

4️⃣ Procurar cenar en Navidad y Año Nuevo en las mismas cantidades que en una cena normal.

5️⃣ Evitar mezclas nuevas como “hallacas con sábila”: la planta solo ayuda para el estreñimiento.

6️⃣ Si se siente mal después de varias horas, si persisten fiebres, vómitos, deshidratación, evacuaciones profusas, alteraciones de la conciencia y dolores fuertes, es importante ir al médico.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: