"Estudiamos para recibir más que una caja Clap y un bono", protestan enfermeros en el JM - Efecto Cocuyo

SALUD · 18 OCTUBRE, 2019 16:16

“Estudiamos para recibir más que una caja Clap y un bono”, protestan enfermeros en el JM

Texto por Mariana Souquett | @nanasouquett

Ver más de

Mariana Souquett | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Krisma Navas suma 11 años como trabajadora del hospital de niños José Manuel de Los Ríos (JM), en Caracas. Aunque es una de tres enfermeros que quedan en el turno nocturno del servicio de Medicina III, ha tenido que vender alimentos porque su salario no le alcanza: compra pan dulce y lo revende en su barrio.

Este 18 de octubre, la entrada del principal centro pediátrico del país amaneció con numerosos papeles con consignas, como parte de la protesta que se realizó este viernes en las afueras del hospital. “Enfermería retoma la calle por un sueldo indexado a la hiperinflación”, decía uno de los carteles. 

Una de las manifestantes era Delia Alejos, subsecretaria del Colegio de Profesionales de la Enfermería del Distrito Capital. A pesar de que trabaja como enfermera en dos hospitales, ha tenido que usar sus redes sociales para buscar otras fuentes de ingreso: escribe en sus cuentas que cuida pacientes particulares. 

“El pueblo venezolano no se alimenta con una caja Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) ni con bonos de la patria, eso no es para lo que nos preparamos. Somos profesionales, tenemos posgrado, especialización. Estudiamos para recibir más que una caja Clap y un bono. Queremos un salario digno”, expresó. 

enfermeros protestan en el jm

Según cálculos del gremio, con el aumento anunciado el pasado 14 de octubre, el ingreso de los enfermeros en la red de salud pública equivale a 0,68 dólares diarios

Junto a Navas y Alejos estaba Milena González, enfermera con 26 años de servicio en el hospital. “Estamos aquí por una reivindicación social y laboral. Somos profesionales. Somos de la vieja escuela, gente preparada para echar el país adelante, pero ni sabemos exactamente cuánto ganamos porque hasta los vouchers los eliminaron. Lo más que hemos cobrado son 180 mil bolívares en una quincena”, indicó. 

González trabaja en la central de suministros del hospital, donde no cuentan con insumos suficientes para todo el centro pediátrico. La noche de este 17 de octubre, Zaida de Díaz, enfermera del servicio de Medicina I, fue la única enfermera que pudo retirar una mascarilla. “Había una sola para todo el hospital y una sola paleta de adhesivo”, señaló. 

En su área solo hay cuatro enfermeros, pero deberían ser ocho, y tampoco hay suficientes especialistas. “A veces en la noche no hay especialistas en Medicina I. Si un paciente se descompensa tenemos que ir a la emergencia o piso por piso para buscar un médico que vea al paciente. Ni tenemos teléfono fijo para avisar”, dijo. 

“No me quiero ir”

Janio Maucó acumula 30 años de servicio en el hospital de niños JM de los Ríos. Poco a poco ha visto cómo se ha ido deteriorando el estado del hospital, en paralelo con la disminución de su sueldo como enfermero del área de Terapia Intensiva. A pesar de ello, al igual que Zaida de Díaz, quiere quedarse en el centro de salud. 

“Tengo la mitad de mi vida aquí. Sigo dando lo mejor de mí después de 30 años de servicio en el hospital, pero no hay garantías. Si fallan los laboratorios y no hay reactivos, ¿cómo confirmamos si un paciente tiene una infección?”, expresó. 

enfermeros protestan en el jm

Los enfermeros del JM también están expuestos. Tal es el caso de Berta Say, enfermera del servicio de Infectología. Tuvo un accidente laboral: se pinchó con un instrumento que había sido utilizado con un paciente transfundido, pero el hospital no tenía el kit de bioseguridad. “Tampoco teníamos el tratamiento para poder atacar de inmediato el efecto. Después me dieron un solo tratamiento para una semana”, contó. 

Ahora debe alimentarse bien para poder continuar su tratamiento. Sin embargo, su salario no se lo permite. “Si comemos las tres veces al día es una bendición. Trabajamos prácticamente gratis, por amor al paciente, pero no tenemos un sueldo digno. Estamos expuestos a múltiples riesgos en un área de infecciones”, detalló. 

El gremio de enfermeros y enfermeras advierte que va rumbo a “la hora cero” para profundizar la protesta en exigencia de mejoras salariales y condiciones de trabajo y de atención a los pacientes.