El ABC de la pandemia: guía para entender todo sobre coronavirus - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 12 ABRIL, 2020 16:41

El ABC de la pandemia: guía para entender todo sobre coronavirus

Texto por Mariel Lozada | @marielozadab

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab

¿Cómo valoras esta información?

68
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
9
QUÉ CHIMBO

Aunque parece lejano, solo han pasado un par de meses desde que se reportaron los primeros casos de una “neumonía atípica” en la provincia de Wuhan, China. Semanas después se probó que era una nueva enfermedad, producida por un coronavirus y altamente contagiosa. Además de cuarentenas parciales o totales en gran parte del mundo, la pandemia que suma más de millón y medio de infectados cambió nuestro día a día incluyendo nuevos términos y expresiones y generando nuevas interrogantes. ¿Es seguro salir? ¿Por qué debemos quedarnos en casa? ¿Qué es “aplanar la curva”? En esta guía de Efecto Cocuyo intentaremos responder las dudas.

¿Qué es un coronavirus? 

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (Mers) y el síndrome respiratorio agudo severo (Sars). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19.

¿Qué es COVID-19?

No es el nombre del virus. Es el nombre de la enfermedad. CO de corona, VI de virus, D de disease, (es enfermedad en inglés) y 19 por el año en que se detectó, 2019. La Organización Mundial de la Salud otorgó ese nombre el 11 de febrero de 2020 para evitar que la enfermedad se denominara a través de la localización geográfica (neumonía de Wuhan). 

Entonces, ¿cuál es el nombre del virus? 

El virus que transmite la COVID-19 se llama SARS-CoV-2. Es el coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (Sars). Su nombre indica que está asociado al SARS-CoV. Inicialmente se le otorgó el nombre de 2019-nCov (novel coronavirus), pero el 11 de febrero de 2020, el Comité Internacional de Taxonomía de Virus, encargado de asignar nombres a los nuevos virus, lo denominó SARS-CoV-2. 

¿Qué es una pandemia?

Para que se declare el estado de pandemia se tienen que cumplir dos criterios: que el brote afecte a más de un continente y que los casos de cada país ya no sean importados sino provocados por trasmisión comunitaria.

¿Cómo se transmite la enfermedad? 

Una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. También pueden contagiarse si inhalan las gotículas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar. Hace poco se publicó un informe de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, que dice que probablemente el virus pueda transmitirse por el aire, al hablar o respirar. Sin embargo, esto todavía no ha sido probado, es información preliminar que debe verificarse.

¿Solo pueden contagiar los enfermos?

Muchos de los enfermos no presentan síntomas o presentan solo síntomas muy leves en las primeras etapas de la enfermedad, por lo tanto es posible contagiarse de alguien que no se sienta enfermo pero tenga el virus y lo transmita por gotículas. 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca. Algunos pacientes presentan también congestión nasal, dolor de garganta, diarrea y anosmia, es decir, pérdida del gusto y olfato. En la mayoría de los pacientes, los síntomas son leves y aparecen de forma gradual. Según cifras de la Organización Mundial del a Salud, 1 de cada 6 personas que contraen COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. 

Los síntomas pueden tardar hasta 14 días en aparecer, pero el promedio es 5 días. Al principio el virus ataca el sistema respiratorio superior: nariz, boca, laringe y bronquios.

¿Cómo se clasifican los casos? 

Caso sospechoso: Es una persona con enfermedad respiratoria aguda leve o grave de causa no especificada que, durante los 14 días previos al inicio de los síntomas tuvo:

  •  Antecedente de haber vivido o viajado a un país con transmisión local
  • Contacto con un caso de COVID-19 confirmado o probable en los últimos 14 días antes del inicio de los síntomas.
  • Un paciente con infección respiratoria aguda grave IRAG (fiebre y al menos un signo o síntoma de enfermedad respiratoria y dificultad para respirar) que requiere hospitalización sin otra etiología que explique completamente la presentación clínica.

Caso probable: Es un caso sospechoso para quien la prueba de COVID-19 no es concluyente.

Caso confirmado: Una persona con confirmación de laboratorio para COVID-19, independientemente de sus signos y síntomas clínicos.

¿Cómo se hacen las pruebas?

Los dos tipos principales de prueba son los test rápidos de diagnóstico para la detección del coronavirus (SARS-CoV-2) y la prueba reacción en cadena de la polimerasa (conocida como PCR). Se extrae al paciente una gota de sangre de la yema de los dedos y se pueden obtener los resultados en 15 minutos. Es un examen inmunocromatográfico para detección de anticuerpos frente al virus COVID-19. No siempre son fiables, por eso son solo el primer filtro para la detección de la enfermedad.

La PCR permite detectar es un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo. La prueba tiene una buena sensibilidad (probabilidad de que una persona con COVID-19 tenga un resultado positivo de la prueba: no da resultados falsos negativos) y una buena especificidad (probabilidad de que una persona sin COVID-19 tenga un resultado negativo). Es más lento el resultado, los materiales más costosos y solo puede ser realizado por personal de salud.

¿En qué se diferencia a la gripe común?

Ambas enfermedades pueden tener síntomas y medidas de prevención muy parecidas, pero el riesgo de enfermedad grave es mayor en el COVID-19. Sin embargo, esto no quiere decir que la vacuna contra la influenza protege contra el SARS-CoV-2. Hasta los momentos, solo podemos prevenir la enfermedad.  

¿Cómo se cura la enfermedad?

Todavía no existe cura o vacuna. Hasta la fecha, no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar la COVID-2019. Sin embargo, algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19. El diagnóstico temprano y la atención de apoyo general son importantes. La mayoría de las veces, los síntomas desaparecen, pero si el infectado se complica es necesario que reciba atención médica y, en los casos más graves, que sea asistido con un ventilador. 

¿Qué es un ventilador? 

Una máquina que ingresa aire a los pulmones cuando los pacientes ya no pueden respirar bien y no tienen suficiente oxígeno para que su cuerpo siga funcionando.

¿Sirven los antibióticos contra la enfermedad?

No. Los antibióticos no son eficaces contra los virus, solo contra las infecciones bacterianas. La COVID-19 está causada por un virus, de modo que los antibióticos no sirven frente a ella. No se deben usar antibióticos como medio de prevención o tratamiento de la COVID-19. Solo deben usarse para tratar una infección bacteriana siguiendo las indicaciones de un médico.

¿Qué significa aplanar la curva? 

Ralentizar la transmisión del virus para que menos personas se enfermen y necesiten tratamiento, es decir, que cada vez haya menos infecciones.

¿Qué puedo hacer para cuidarme? 

La mejor opción es prevenir la enfermedad: lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la boca con el codo o con un pañuelo de papel al toser y mantener una distancia de al menos 1 metro si es necesario salir de casa. 

¿Por qué es importante lavarse las manos? 

Al tocar algo, los gérmenes se adhieren a los aceites y las grasas de las manos, que no pueden desaparecer solo con agua. Sin embargo, al lavarnos con jabón, las moléculas de este componente actúan como una suerte de ‘mediador’ entre el agua y el aceite. Al enjuagarnos, el aceite acoplado a los microorganismos acaba desapareciendo con ayuda del agua. 

Pall Thordarson, químico de la australiana Universidad New South Wales, lo explicó a través de su cuenta oficial de Twitter: los virus están formados de material genético (ARN), unas proteínas externas que les sirven para anclarse a las células humanas (entre otras cosas) y una envoltura de grasa, una membrana) que lo protege todo tanto y que ayuda al virus a propagarse e invadir nuevas células. “El jabón disuelve la membrana lipídica y el virus se desmorona como un castillo de naipes y “muere”, o más bien, deberíamos decir que se vuelve inactivo ya que los virus no están realmente vivos”. 

¿Cuál es la manera correcta de lavarse las manos? 

Según la Unicef, este es el proceso para lavarse las manos de manera eficaz, paso a paso:

Paso 1: Mojarse las manos con agua corriente

Paso 2: Aplicar una cantidad suficiente de jabón para cubrir las manos mojadas

Paso 3: Frotar por toda la superficie de las manos (el dorso, el espacio entre los dedos y debajo de las uñas) durante, al menos, 20 segundos

Paso 4: Aclarar bien con agua corriente

Paso 5: Secarse las manos con un paño limpio o una toalla de un solo uso

¿El antibacterial sirve para la limpieza de las manos? 

En caso de no tener jabón y agua corriente, la mejor opción es utilizar agua clorada o un desinfectante de manos que tenga un contenido mínimo de alcohol del 60%. En general, y siempre que se haga o se use correctamente, tanto lavarse las manos con agua y jabón como usar un desinfectante de manos son formas muy eficaces de eliminar la mayoría de gérmenes y patógenos. El desinfectante de manos suele ser más cómodo cuando no estás en casa, pero puede ser caro o difícil de encontrar en contextos de emergencia. Si utilizas estos métodos, es importante que te laves las manos lo antes posible cuando consigas acceso a instalaciones de lavado de manos y que, mientras tanto, evites el contacto con otras personas y superficies.

Puedes revisar la guía completa de la Unicef aquí: https://www.unicef.org/es/coronavirus/todo-lo-que-debes-saber-sobre-el-lavado-de-manos-para-protegerte-del-coronavirus-covid-19

¿Qué es distanciamiento social? ¿Funciona? 

Tener, al menos, un metro de distancia con las demás personas. Al transmitirse por gotículas, la tasa de contagio baja si la gente no se acerca a personas infectadas, sean o no asintomáticas. Muchos países instauraron una cuarentena total o parcial para evitar el contagio, y suspendieron eventos y reuniones. También es recomendable no usar el transporte público y, cuando se realicen las salidas esenciales, procurar distanciarse la gente. 

¿Qué es la cuarentena? 

Separar a una persona o grupo de personas que han estado expuestas a una enfermedad contagiosa, pero que no han presentado la enfermedad (síntomas), de otras personas que no han estado expuestas con el fin de prevenir la posible propagación de esa enfermedad.

En el caso de la COVID-19, la cuarentena es de 14 días. 

¿Por qué no debo tocar mi cara? 

Las manos tocan muchas superficies y pueden recoger virus. Una vez contaminadas, las manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí, el virus puede entrar en su cuerpo y causar la enfermedad. 

¿Cómo me tapo al toser? 

Usando el codo interior doblado o un pañuelo desechable, lo que garantiza que las gotículas no se queden en tus manos o en superficies cercanas. Los virus se propagan a través de las gotículas. Al mantener una buena higiene respiratoria se está protegiendo a las personas que le rodean de virus como los del resfriado, la gripe y la COVID-19.

¿Qué debo hacer si me empiezo a sentir mal? 

En principio, permanecer en casa. Evitar los contactos con otras personas y las visitas a centros médicos permitirá que estos últimos funcionen con mayor eficacia y ayuda a protegernos a todos. Si los síntomas empeoran y sientes dificultad para respirar, busca ayuda médica. 

¿Dónde puedo atenderme? 

El Ministerio de Salud de Venezuela designó 46 centros y hospitales centinela para atender los casos de la COVID-19, la enfermedad por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que se presenten en el país.

En todo el territorio seleccionaron 16 hospitales tipo IV, 11 hospitales tipo II, 12 hospitales tipo III y cuatro Centros de Diagnóstico Integral (CDI). También otros 3 centros de referencia para la vigilancia y atención de la enfermedad, según publicó el Ministerio de Salud en su página web.

Aquí puedes revisar la lista: https://efectococuyo.com/coronavirus/conozca-los-centros-y-hospitales-centinela-para-la-atencion-de-casos-de-covid-19/

¿Debo llevar mascarilla para protegerme?

Ha sido el gran debate de la pandemia. La OMS recomienda que solo la usen pacientes con síntomas, pero en los últimos días varios gobiernos (incluido el venezolano) han instado al uso obligatorio, así se trate de mascarillas caseras, para intentar evitar el contagio si se está sano o contagiar a alguien más si se está asintomático. 

La OMS resalta que en el mundo las mascarillas se están agotando y es importante usarlas solo de la manera indicada para no malgastar equipos médicos.

¿Cómo se usa la mascarilla? 

Esta es la guía de uso de mascarilla según la Organización Mundial de la Salud:

  1. Recuerde que solo deben usar mascarilla los trabajadores sanitarios, los cuidadores y las personas con síntomas respiratorios como fiebre y tos.
  2. Antes de tocar la mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  3. Inspeccione la mascarilla para ver si tiene rasgaduras o agujeros.
  4. Oriente hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tira de metal).
  5. Asegúrese de orientar hacia afuera el lado correcto de la mascarilla (el lado coloreado).
  6. Colóquese la mascarilla sobre la cara. Pellizque la tira de metal o el borde rígido de la mascarilla para que se amolde a la forma de su nariz.
  7. Tire hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que le cubra la boca y la barbilla.
  8. Después de usarla, quítese la mascarilla; retire las cintas elásticas de detrás de las orejas manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas de la mascarilla.
  9. Deseche la mascarilla en un contenedor cerrado inmediatamente después de su uso.
  10. Lávese las manos después de tocar o desechar la mascarilla. Use un desinfectante a base de alcohol o, si están visiblemente sucias, láveselas con agua y jabón.

Esta guía fue hecha con información de la Organización Mundial de la Salud, la Unicef, Salud con Lupa e información de voceros expertos.