COVID-19 en Navidad y Año Nuevo: claves para reducir el riesgo de contagio

SALUD · 23 DICIEMBRE, 2020 09:00

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

Foto por EFE | Miguel Gutiérrez

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Llegó diciembre y el coronavirus todavía sigue entre nosotros. Aunque en Navidad y Año Nuevo es tradición celebrar con amigos y familia, en las festividades de este 2020, en medio de la pandemia de COVID-19, muchas personas evalúan si reunirse o no. Para los expertos, una sola premisa debe marcar las decisiones para el 24 y el 31 de diciembre: minimizar el riesgo de contagio.

“El virus no entiende las diferencias entre un día de semana y otro, entre un mes y otro, sino que lo que comprende es que se transmite principalmente por las personas y está influenciado de manera muy importante por lo que hagamos de manera individual y colectiva. Entendemos que el repunte que ha habido en Europa, Norteamérica y otros países ha sido en buena medida por el descuido que ha tenido su población en general en verano y otoño”, explica Manuel Figuera, médico infectólogo y vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología (SVI).

Para el especialista, todas las decisiones para el presente y para el futuro deben buscar disminuir la posibilidad de propagación del coronavirus en la población general, con más énfasis en la población más vulnerable o susceptible de desarrollar una enfermedad más severa que pudiera causarles la muerte.

“Adultos mayores, personas con problemas cardíacos, hipertensión, diabetes, que tengan antecedentes de enfermedades pulmonares, tabaquismo o que tengan obesidad pudieran tener un mayor riesgo de complicarse y de eventualmente fallecer por COVID-19. Estas personas son las que deben protegerse en mayor medida”, resalta.

Venezuela llega a esta Navidad con más de 109.000 casos de coronavirus | Foto: EFE/Miguel Gutiérrez

¿Reunirse o no reunirse?

La región de las Américas ha sido una de las más afectadas por el impacto del COVID-19 y ha registrado sus niveles más altos este diciembre. Una de las recomendaciones de Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es no bajar la guardia en estas navidades y no viajar.

“Es mucho mejor pasar muchos años con fiestas de fin de año, que tener un año con resultados negativos para todos. Si podemos pasar por alto este año y tal vez tener un día de Navidad o Año Nuevo por Zoom o una reunión virtual, es mucho mejor. Los viajes son arriesgados”, dijo el pasado 9 de diciembre durante una sesión informativa virtual.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de su Oficina Regional en Europa, recomendó a las personas usar mascarillas si van a realizar reuniones familiares y advirtió que las reuniones en espacios interiores pueden ser “especialmente peligrosas”, pues se agrupan personas de diferentes hogares y edades que podrían no haber adoptado las mismas medidas de prevención.

De acuerdo con el infectólogo Manuel Figuera, también Superintendente de Salud Baruta, lo mejor desde el punto de vista teórico en esta Navidad es evitar reunirse con personas que pudieran haber estado expuestas al COVID-19. Así, lo ideal sería solo celebrar con las personas con las que convivimos y compartimos en nuestro hogar. Sin embargo, afirma que si las personas deciden reunirse con otros tienen que implementen medidas de protección.

“La época de diciembre es época de encuentro familiar, de a veces visitar a esos adultos mayores, padres, abuelitos, tíos que definitivamente necesitan el cariño de sus otros familiares. Entonces, muchas veces no tener ningún tipo de reunión podría no ser una opción entendible para muchos, pero uno puedo tomar distintas medidas para que esa reunión no implique un peligro para ellos”, destaca.

La mejor medida para encontrarse con personas ajenas a nuestro entorno cercano es ser estrictos y aislarnos de 10 a 14 días antes de visitar a familiares y amigos. “Si va a viajar a donde vive su familiar en otro lugar, intente 10 o 14 días antes no salir, no reunirme con otras personas, evitar exponerme en general, y cuando uno vaya a visitar al familiar, sabes que si no te expusiste la posibilidad de que te contagiaras es prácticamente nula, o mínima”, expresa Figuera.

Mantener a raya al COVID-19 en Navidad

Inicialmente hay que buscar que la reunión se realice en un lugar abierto, con muy buena ventilación y circulación del aire. Se debe exigir a los invitados que mantengan el distanciamiento y el uso adecuado de las mascarillas, especialmente si van a estar en contacto con personas externas a nuestro círculo íntimo. Si se realizará en un espacio cerrado, se debe limitar al mínimo el número de personas.

Expertos consultados por la BBC expresaron que si la única opción de reunión es un espacio cerrado como un apartamento, también hay que abrir las ventanas , usar mascarillas y mantenerse separadas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, además recomiendan mantener la música a un volumen bajo y evitar cantar, gritar o hablar fuerte, con el fin de reducir la expulsión de partículas.

La hora de comer es crucial, alerta el vicepresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología. Además aconseja que las personas más expuestas coman en un horario distinto o alejadas de aquellos que son susceptibles.

“A la hora de comer es el momento de mayor riesgo porque es el momento de quitarse la mascarilla. Y ese es el momento en el que se debe evitar que las personas que estén más expuestas, que tengan contacto con múltiples personas que estén saliendo a distintos sitios, sean los que eventualmente estén sin mascarilla y en contacto en un ambiente cerrado con las personas más vulnerables. Esa conciencia hay que tenerla”, indica.

Figuera resalta que las personas que incluso se pueden modificar los horarios de reunión para que el frío de algunos lugares no afecte a las personas y para disminuir el tiempo de exposición durante los encuentros.

Para fin de año, sustituir los abrazos de Navidad y Año Nuevo es una de las recomendaciones del experto en infecciones para disminuir las posibilidades de enfermar por COVID-19.

“A uno le gusta darse abrazos, pero hay que entender que para los que tengan mayor riesgo y que sean más vulnerables, probablemente un abrazo pudiera implicar un riesgo, y más si es sin mascarilla. Todos esos riesgos hay que minimizarlos. Lo peor y lo que no queremos es enfermar a nuestros adultos mayores y el peor regalo que uno puede hacer es traer la enfermedad y el susto a la familia de que alguien se enferme”, agrega.

¿Quiénes no se pueden reunir?

Según los CDC, hay un grupo de personas que no debe organizar ni participar ninguna reunión presencial en Navidad o Año Nuevo para contribuir a frenar el aumento de casos de COVID-19:

😷 Personas con COVID-19 o que estuvieron expuestas a un caso positivo en los últimos días.

🤒 Personas con síntomas de COVID-19 y personas que esperan los resultados de una prueba. 

👨‍👩‍👧‍👧 Aquellos que pudieron haber estado expuestos a una persona con COVID-19 en los últimos 14 días.

“No organice ni asista a reuniones con ninguna persona que tenga COVID-19 o que haya estado expuesta a una persona con COVID-19 en los últimos 14 días”, recomiendan los CDC.