Cloroquina: el medicamento que quiere usar Venezuela para tratar el COVID-19 - Efecto Cocuyo

CORONAVIRUS · 24 MARZO, 2020 19:30

Cloroquina: el medicamento que quiere usar Venezuela para tratar el COVID-19

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

35
QUÉ CHÉVERE
13
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Del interferón, a las plantas medicinales y la cloroquina. En medio de la emergencia sanitaria por la llegada del COVID-19 a Venezuela, los voceros del gobierno  de Nicolás Maduro han anunciado el uso de distintos medicamentos para tratar la enfermedad respiratoria. Entre ellos, la cloroquina.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, anunció el pasado 23 de marzo que Venezuela inició el uso de la cloroquina para prevenir la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Un día antes, el 22 de marzo, Maduro mencionó el uso del medicamento cubano (Interferón Alfa 2B) y remedios hechos con plantas medicinales, tratamientos que carecen del aval científico nacional e internacional.

La cloroquina ha despertado esperanzas tras su ensayo con pacientes en un centro especializado en infecciones de Marsella (Francia). Pero ¿de qué se trata este tratamiento que se quiere aplicar a los casos confirmados y sospechosos? A continuación las claves para entender el uso de la cloroquina en pacientes con COVID-19.

Antimalárico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la cloroquina como un agente antipalúdico efectivo para combatir parásitos como el grupo de Plasmodium malariae, P. vivax, P. ovale y P. falciparum (correspondiente a distintas especies causantes de la malaria).

Se usa como tratamiento de ataques palúdicos agudos, con fines profilácticos (preventivos) en las mujeres embarazadas y en personas que están expuestas a la infección. Las normas para el uso de este medicamento deben establecerse por país, dado que uno de los parásitos (P. falciparum) es resistente a la cloroquina en algunas localidades. En caso de que la monoterapia no funcione, se pueden aplicar tratamientos combinados.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) la cloroquina también se utiliza para tratar el lupus y la artritis reumatoide.

Experiencias de la cloroquina para tratar el COVID-19

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habló sobre la efectividad del tratamiento en su cuenta de Twitter. Sin embargo, según reporte del diario estadounidense The Hill, un hombre de más de 60 años falleció el pasado 23 de marzo luego de tomar la medicina (fosfato de cloroquina) para prevenir la enfermedad. Su esposa se encuentra en estado crítico.

El centro de salud que atendió a la pareja dijo que el “uso rutinario de tratamientos específicos, incluso medicación descrita como anti COVID-19 no se recomienda para pacientes no hospitalizados, incluyendo la droga antimalárica cloroquina”.

Este lunes, 23 de marzo, las autoridades francesas limitaron el uso de la cloroquina a casos graves de COVID-19 y administrado bajo estricta vigilancia médica. El protocolo, que ha sido autorizado en el Hospital Universitario IHU de Marsella con el consentimiento de las familias, se aplicó con éxito en el 75% de los casos y en el 25 % restante no se detectó un agravamiento de la situación.

No hay pruebas de su efectividad

La FDA trabaja con las agencias del gobierno y centros académicos estadounidenses el uso de este medicamento para tratar la enfermedad respiratoria. El 19 de marzo, la institución dijo a través de un comunicado que “los estudios están en camino a determinar la eficacia del uso de la cloroquina para tratar COVID-19”.

El portal digital Salud con Lupa, en alianza con Epistemonikos y el equipo internacional COVID-19 LOVE Working Group hizo una revisión completa de la calidad de la evidencia científica sobre la cloroquina. Mencionan un estudio francés que miraba con entusiasmo el uso de la medicina; sin embargo la investigación carece de los criterios metodológicos necesarios para considerarla válida. Los trabajos realizados en China no han reportado resultados ni datos que permitan avanzar. Por lo tanto, no hay evidencia de que las medicinas sirvan para el COVID-19.

Hasta este martes, 24 de marzo, la OMS mantiene su posición con respecto al tratamiento para el COVID-19: No hay vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o curar. Se están investigando vacunas y fármacos específicos.

Por eso tratar el COVID-19 no tiene todavía una medicina avalada por la OMS.

Lea también: ¿Pueden los fármacos antimaláricos curar el COVID-19?