Sin negociación el país puede caer en un proceso de “autodisolución"

POLÍTICA · 18 MAYO, 2020 10:21

Sin negociación el país puede caer en un proceso de “autodisolución”, advierte Jesús Seguías

Texto por Ibis Leon | @ibisL

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Riesgo de autodisolución. La fallida incursión en Macuto, llamada “Operación Gedeón”, confirma que la salida militar fracasó una vez más y la vía de la negociación se impone para buscar una solución a la crisis política, en opinión del analista y presidente de la encuestadora Datincorp Jesús Seguías.

Los efectos impredecibles que tendrá la pandemia de COVID-19 en Venezuela, un país sumido en una emergencia humanitaria compleja, también obliga a los actores políticos a alcanzar acuerdos.

“Lo que viene es mucho más grave, Venezuela no tiene músculo ni financiero ni productivo para responder y el país puede entrar en un proceso de anarquía, de conflictos armados internos, de enfrentamientos por el control de territorio y de ahí a la autodisolución progresiva, advierte el consultor político.

A su juicio, la post pandemia será “extremadamente severa” porque Venezuela no tiene capacidad para adquirir préstamos, no tiene manera de recurrir al sistema financiero internacional, Maduro tiene todas las puertas cerradas, las ganancias por exportación petrolera son nulas y la economía mundial estará deprimida.

Sin embargo, para restablecer los canales de negociación, la oposición encabezada por Juan Guaidó debe recuperar la confianza de los otros factores políticos tras los acontecimientos del 3 de mayo.

“Después de eso que ocurrió en Macuto, los niveles de confianza que deben existir para que gobierno y oposición se sienten a negociar quedaron muy debilitados”, señala.

Agrega que el chavismo tampoco tiene disposición a negociar porque está contando con las elecciones presidenciales en Estados Unidos, que serán en noviembre, y en las que espera pierda uno de sus principales opositores: Donald Trump.

El G4 debe redefinirse

Para Seguías, la unidad opositora debe ser reconsiderada y debe poner al frente a actores que no saboteen la vía de la negociación. “La unidad no es un fin en sí misma, es un medio para lograr objetivos y, en este momento, está limitada a cuatro partidos que tienen grandes diferencias y ni siquiera han tenido acciones uniformes porque se toman decisiones que son inconsultas, aventureras, irresponsables y destinadas al fracaso sin consultarle al resto”.

La estrategia opositora y sus objetivos también deben ser redefinidos en su opinión. “La oposición está sin políticas concretas para desplegarse en la calle, quedó a merced de la crisis, de los ataques del gobierno, no tiene claro a donde quiere ir”, cuestiona.

El nuevo objetivo debe apuntar a resolver la crisis económica y de servicios públicos que es la principal preocupación del 82% de los venezolanos, subraya.

Un liderazgo “golpeado”

El liderazgo de Juan Guaidó “ya venía golpeado” desde 2019 y la Operación Gedeón afecta aún más al líder opositor, según Seguías.

No obstante, la oposición no tiene fuerza para soportar una limpieza interna que implique sacar a Guaidó y a otros actores del camino.

“Los partidos que conforman el G4 tendrán que someterse a la mayoría y Guaidó está obligado a hacer rectificaciones, no se puede seguir en la ambigüedad de que queremos la paz, pero también la guerra, hasta los Estados Unidos que es la única fortaleza real que le queda a la oposición ha dicho que esto va a terminar con negociaciones. No se puede seguir engañando a la gente con soluciones de guerra que no están planteadas”, afirma.