Sin acuerdo pero con la firma de un acta culmina nueva ronda de diálogo en RD

POLÍTICA · 31 ENERO, 2018 21:30

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tras una jornada caracterizada por dimes y diretes entre los voceros del Gobierno y la oposición, ambas partes acordaron este miércoles realizar consultas en los próximos días en Caracas para poder reanudar el próximo lunes 5 de febrero, en Santo Domingo, una nueva ronda de negociaciones en busca de un acuerdo que ponga fin a la creciente crisis política y económica en Venezuela.

El canciller dominicano, Miguel Vargas, expresó su confianza en que el Gobierno y la oposición de Venezuela regresen a Santo Domingo el próximo lunes para alcanzar un «acuerdo definitivo» en el diálogo que sostienen desde el año pasado.

«Confiamos en que después que las partes realicen las consultas de lugar, podamos reunirnos el 5 de febrero para poder culminar la negociación con un acuerdo definitivo», expuso Vargas en un comunicado.

El canciller dominicano calificó de «positiva» la firma este miércoles de «un acta de los avances de la agenda para los acuerdos del diálogo de convivencia en Venezuela, de la cual el presidente dominicano, Danilo Medina, es custodio».

A su juicio, este documento, suscrito por todos los representantes del Gobierno venezolano y todos los representantes de la oposición, además de los cancilleres y embajadores de los países acompañantes, «constituye un gran paso».

«Nada estará acordado hasta que todo esté acordado».

Sin duda, la frase del día la pronunció el presidente dominicano, Danilo Medina (en la foto)anfitrión de la ronda de negociaciones, cuya gestión ha motivado elogios de todas las partes en juego.

Medina, reiteró que las partes firmaron «un acta con los avances de la agenda del diálogo», pero que quedan asuntos pendientes que deben ser discutidos en Caracas, por lo que se van a dar varios días para volver a la mesa de diálogo en Santo Domingo, «tentativamente» el próximo lunes.

Dijo también que están «a la espera de esa discusión» de pocos temas que tienen que ser consensuados en Caracas.

Destacó que el proceso ya ha «arrojado frutos», como la excarcelación de decenas de personas en Venezuela en diciembre pasado pues la liberación de los considerados presos políticos por la oposición es uno de los temas de la agenda del diálogo.

Jorge Rodríguez prende la mecha

La existencia del acta fue confirmada por ambas partes, pero si bien el oficialismo consideró que se trata de un preacuerdo, la oposición negó que lo sea e insistió en que aún faltan varios temas en los que avanzar.

Los dimes y diretes comenzaron cuando el ministro de Información y Comunicación Jorge Rodríguez, jefe de la delegación gubernamental, anunció que se había llegado a un «preacuerdo». 

No contento con esa afirmación enseguida hizo ver que se trataba de una victoria sobre el «injerencismo» que generalmente el oficialismo atribuye a factores externos como Estados Unidos.

En seguida reaccionaron los representantes de la oposición y su vocero oficial, el diputado y ex presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, aclaró que no se trataba de ningún preacuerdo.

El parlamentario señaló que «lo que hay es un blanco y negro, hay algunos aspectos en los que hay avances y otros no. No hay un preacuerdo, pero tenemos la posibilidad de avanzar».

El acta: ¿Significa preacuerdo sí o no?

Borges agregó que solo hay dos opciones: «o se logra un acuerdo integral donde podamos estar todos satisfechos o lamentablemente no se logra un acuerdo y tendríamos que cerrar el capítulo de esta etapa».

Por su parte, Rodríguez dijo que «solo faltan detalles, elementos mínimos» para lograr el acuerdo, que, aseguró se firmará el próximo lunes en Santo Domingo, lo que a su juicio, representa una «derrota» para sectores adversos al Gobierno de Maduro.

Ninguna de la partes ofreció detalles sobre los avances ni de los puntos en los que aún no hay acuerdo.

El tema electoral y la Constituyente

Sin embargo, desde Caracas, uno de los asesores de la oposición venezolana en el diálogo con el Gobierno, Jorge Roig, ex presidente de la patronal Fedecámaras, aseguró este miércoles que los puntos que faltan por resolver en las conversaciones que se realizan en Santo Domingo tienen que ver con el tema electoral y el reconocimiento a la oficialista Asamblea Constituyente.

El adelanto de los comicios presidenciales para antes de mayo, en los que el mandatario Nicolás Maduro aspira a la reelección, así como el proceso obligatorio de validación de formaciones que decretó la Asamblea Constituyente, de mayoría oficialista, han marcado esta nueva ronda de conversaciones.

Chile quiere concreción

Chile advirtió este miércoles que suspenderá su participación como acompañante del diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana, «si no se concretan a la brevedad las condiciones» entre las partes para unas elecciones «presidenciales democráticas, transparentes y conforme a estándares internacionales».

En un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, Chile explicó que la delegación del país en las conversaciones de esta semana en República Dominicana no estuvo presidida por el canciller Heraldo Muñoz «debido a los obstáculos surgidos» para el logro de un acuerdo serio y creíble entre las partes, «que posibilite la realización de elecciones presidenciales libres y democráticas».

Según la Cancillería, Chile ha participado como acompañante del diálogo buscando aportar para que las elecciones presidenciales venezolanas se desarrollen con plenas garantías, incluida la presencia de observadores internacionales independientes.

Los puntos pendientes

Los puntos centrales para la oposición en este diálogo son garantías electorales que permitan unas elecciones justas, la apertura de un canal humanitario, la liberación de los privados de libertad que considera «presos políticos» y la restitución de los poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento.

En tanto, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano plenipotenciario integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos Gobiernos.

El diálogo es auspiciado por el mandatario dominicano, Danilo Medina, y por el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, quien regresó este martes a España, confirmaron a Efe fuentes oficiales.

Las conversaciones han contado también con el acompañamiento de representantes del Gobierno de Chile a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, invitados por el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

Contaba, además, con el acompañamiento de México, que la semana pasada se retiró tras la convocatoria unilateral de elecciones presidenciales por parte del oficialismo venezolano.

Con información de EFE