Si el Grupo de Contacto no logra elecciones libres debe desaparecer, eurodiputada Beatriz Becerra

POLÍTICA · 11 ABRIL, 2019 20:35

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Para la eurodiputada española Beatriz Becerra, si el Grupo de Contacto Internacional para Venezuela no cumple con el objetivo de lograr elecciones libres, justas y transparentes como se planteó, esta iniciativa debe desaparecer al cumplirse los 90 días de mandato que le dio la Unión Europea (UE).

Así lo afirmó este jueves 11 de abril durante la entrevista #ConLaLuz que sostuvo con la directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes. Becerra, quien es la vicepresidenta de la la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, mantuvo su línea crítica contra esta iniciativa.

“Cuando se configuró le dieron un carácter plenamente mandatario para acompañar elecciones justas, transparentas y creíbles. Fue un mandato de 90 días. Luego se añadió que este grupo facilite la entrada de ayuda humanitaria. Pero a partir del 23 de febrero solo se limitó a pedir la ayuda humanitaria. Y apenas, en la última reunión fue cuando volvieron a hablar de elecciones lo antes posible, su caducidad viene dada por su utilidad”, dijo Becerra.

Es decir, consideró que si no cumple con este objetivo no tendría razón de ser. Además fustigó que los países participantes de Latinoamérica en el Grupo de Contacto no formen parte del Grupo de Lima, lo que a su juicio limita más el trabajo y entorpece una salida hacia esos comicios.

Por eso propuso que después de las elecciones europeas se pueda hablar de incorporar a los países de este foro latinoamericano para presionar el cambio democrático en Venezuela.

“El Grupo de Contacto tiene otros miembros que no aportan tanto. A lo mejor, después de las elecciones europeas, deberían incorporarse los miembros del Grupo de Lima”, expresó Becerra en la entrevista de este jueves.

Para la eurodiputada además, el Grupo de Contacto no es un representante de la Unión Europea, porque en principio nació como una iniciativa del gobierno socialista de Pedro Sánchez en España, que buscaba “aliviar las sanciones” contra Maduro.

Sin embargo, su función ha cambiado por las circunstancias desde que se creó y tras el 10 de enero, cuando Nicolás Maduro asumió un segundo mandato que no es reconocido por la UE, el Grupo de Lima ni otros países de la comunidad internacional, ha perdido el foco.

Becerra manifestó que la UE debe seguir presionando al régimen venezolano, en especial con más sanciones al entorno familiar de Maduro y sus funcionarios. Incluso puso como ejemplo a la hermana del vicepresidente del Área Económica Tareck El Aissami, ya que ella es la embajadora de Venezuela en La Haya.

Sanciones más severas

“Tenemos que ser estrictos y muy exigentes con las sanciones, que se amplíen a los círculos cercanos y familiares. Eso puede posibilitar un cambio. Si hay algo que produce cambios, son las sanciones”, recordó.

La parlamentaria europea también opinó que cualquier cambio en el país pasa por el apoyo de la cúpula militar o el generalato como lo definió, por lo que los llamó a cumplir con la Constitución nacional.

“Creo que un cambio es posible. Para que sea un hecho este año, depende de la cúpula militar”, sostuvo.

Becerra igualmente cuestionó que Maduro quiera apropiarse ahora de la exigencia de la ayuda humanitaria, cuando por cuatro años en el poder rechazó la emergencia humanitaria compleja que vive el país.

“Es inaceptable que la ONU celebre que el gobierno permita la entrada de ayuda humanitaria. Es perverso. La ayuda no ha entrado de manera sistemática en los últimos cuatro años porque Maduro como presidente se ha negado y ahora quiere utilizar a la Cruz Roja para ello”.

Alertó que pretenden hacerse con estas ayudas para ser distribuida a través de las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), una denuncia que ha hecho en anteriores oportunidades.

Igualmente hizo hincapié en su preocupación de que haya factores del chavismo que quieren sacar del poder a Maduro, pero quieren liderar el gobierno de transición en Venezuela.

Esto después de que en encuentros con la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, se baraje esta posibilidad, que considera no posibilitará el cambio político.

Y subrayó que solo si es por la vía pacífica sin fuerza militar, pero sí con intervención internacional como el principio de la ONU de Responsabilidad para proteger, se presionará la salida pacífica y democrática que requiere Venezuela. “La opción militar está fuera de lugar”, sentenció.

Foto: Mairet Chourio

Lea también:

Guillermo Tell Aveledo: Sin fuerza propia, las maniobras de la oposición son limitadas