Secreto del voto fue revisado en segunda semana de auditoría

POLÍTICA · 26 JUNIO, 2021 10:40

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

En la segunda semana de auditoría, el equipo de académicos acreditados ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) revisó si el software de votación garantiza el secreto del voto y el principio de un elector, un voto.

Los expertos examinaron los componentes de seguridad que generan el cifrado de los archivos (información de electores, votos y actas) de la máquina de votación y el “repositorio” donde se almacenan las manifestaciones de voluntad para confirmar que se hace de forma aleatoria.

En el acta leída por el técnico electoral Víctor Andara y firmada por los auditores se precisa que se verificó el código fuente de la aplicación que se encarga de hacer el reemplazo de las claves del software de la máquina de votación por una clave compartida que introducen los partidos políticos y el CNE a fin de garantizar la integridad y seguridad de los archivos.

También se revisó el componente que comprueba que una huella recién capturada no ha sido previamente utilizada lo que garantiza el principio de un elector, un voto durante la elección.

Académicos revisan los componentes del sistema de votación.

Autenticación

La autenticación biométrica volvió a ser tema de debate. Uno de los expertos insistió en la posibilidad de usurpar la identidad de alguien más valiéndose del hecho de que no se le puede negar el derecho al voto a un ciudadano aunque su huella haga un “no match” (no coincida con las registradas en la base de datos de la máquina).

En el caso hipotético planteado, una persona introduce la cédula de identidad de alguien más y sus huellas (que no harán match) con la intención de que el verdadero portador de esa cédula no pueda ejercer su derecho porque aparecerá que ya votó.

El técnico de Exclé Ángel Elía respondió: “El CNE no se puede arriesgar a que la persona no vote porque no tiene reconocimiento biométrico, entonces lo que se hace es crear condiciones para que esto no pueda hacerse de forma sistemática”.

En la primera auditoría, hecha el pasado 15 de junio, los técnicos electorales explicaron que, si bien el elector puede votar aunque su huella no coincida, las máquinas se programan en función de unos criterios o “contadores” que limitan la cantidad de incidencias permitidas y que están categorizadas de la siguiente manera: No match (no coincide), bad quality (mala calidad), without superior members (sin miembros superiores), no registry (no registrado) y error. Si se excede el número permitido el sistema se bloquea.

Los profesores universitarios también auditaron el sistema de transmisión de datos y debatieron sobre la posibilidad de manipular la memoria de las máquinas.

«¿Si sacas una memoria y tratas de poner otra, eso genera una excepción o en caso de un error físico en la memoria qué pasa?, preguntó el director de la escuela de Computación de la Universidad Central de Venezuela, Robinson Rivas.

El técnico Ángel Elía respondió que las memorias de contingencia se configuran en la fase de producción y van a centros de acopio establecidos el día de la elección. Si una memoria falla, el operador debe pedir autorización, ir al centro de acopio y buscar la memoria de contingencia, si intenta reemplazarla por una diferente el software dará “error”.

Hasta el momento, las actas han sido suscritas sin observaciones.

Voces expertas

Al término de la autoría de este 25 de junio, Rivas afirmó que los dispositivos y técnicas de seguridad que exhibe el programa informático «son de última generación y se adaptan al nivel técnico esperado».

Mientras que el profesor Emilio Hernández, doctor en ciencias de la computación, manifestó que las actividades se han llevado adelante sin novedades y adelantó que está previsto que en los próximos días se hagan pruebas que permitan tener una idea más clara de todas las funcionalidades del programa para plasmarlas en un informe preliminar.