Qué está detrás de la invitación de Maduro al Foro Cívico, según analistas

POLÍTICA · 7 ABRIL, 2022 16:50

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

12
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El doctor en ciencias políticas Luis Salamanca resume los objetivos políticos que persigue el gobierno de Nicolás Maduro al abrir un canal de comunicación con miembros del Foro Cívico.

El primero es usar la buena reputación que tienen estos representantes de la sociedad civil para refrescar su propia imagen ante la comunidad internacional en lo que Salamanca denomina “lifting político del rostro presidencial”.

El segundo es trasladar el diálogo de México a Caracas “para aislar” a Juan Guaidó y “restarle preminencia”, indicó en entrevista con Efecto Cocuyo.

Efecto CPI

No obstante, el politólogo valora positivamente la decisión que tomó este grupo de venezolanos, de acudir al palacio presidencial, pues considera que puede producir resultados por el efecto que ejerce el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan.

Khan abrirá una oficina en Caracas próximamente para hacer seguimiento a crímenes de lesa humanidad cometidos en el país.

Sobre el documento que los integrantes del Foro consignaron en Miraflores con una serie de peticiones, Salamanca opina que revela que “están actuando sobre la base de la eficacia” y se concentran en puntos concretos.

La directora de la firma de consultoría política Data Strategia, Carmen Beatriz Fernández, coincide en que Maduro “necesita construir una institucionalidad que convenza a la CPI que en Venezuela puede haber administración de justicia y separación de poderes”.

“Creo que (el encuentro de integrantes del Foro Cívico con Maduro) era un movimiento dolorosamente necesario que responde al punto de inflexión que significó la visita de Juan González y James Story (enviados del presidente Joe Biden) a Miraflores. Esta acción marcó la certeza de que Maduro en quien tiene el poder”, expone al ser consultada por Efecto Cocuyo.

¿Qué motivó la visita de funcionarios de la Casa Blanca a Miraflores?, responde asesor de Biden

La analista explica que ante la realidad política de que Maduro controla los poderes del Estado, “los actores nacionales buscan un reacomodo y abrir canales de comunicación”.

“¿Qué gana el Foro Cívico?, un canal con el poder. ¿Qué gana Maduro?, una foto de reconocimiento, una foto que hoy vale menos después del gran reconocimiento de Juan González (asesor de Biden) y otros funcionarios del gobierno de Estados Unidos”, afirma.

Nuevo TSJ en mora

El presidente de la Asamblea Nacional de mayoría chavista, Jorge Rodríguez, aseguró el 22 de marzo que los nuevos magistrados se nombrarían en los cinco días inmediatos. Hoy se cumplieron 16 días de esa declaración.

El retraso en los nombramientos pone de relieve la encrucijada en la que se encuentra el chavismo en el sentido de que debe asegurar el control del máximo tribunal, pero a su vez probar al fiscal de la CPI que tiene intenciones genuinas de depurar el Poder Judicial.

“Puede ser que para congraciarse con Karim Khan permitan un TSJ un poco más apegado a derecho, pero esto está por verse porque el chavismo sabe que no puede cruzar la línea que delimita su política de proteger su permanencia en el poder y elegir un 40% de magistrados no oficialistas puede ser considerado riesgoso”, expone Salamanca.

En este sentido, el politólogo considera que los integrantes del Foro Cívico deben ser cautelosos “para no verse envueltos en las maniobras de Maduro”.

“La apuesta del Foco Cívico debió ser más calculada, pero su costo político es menor porque no son actores partidistas. El Foro surge en un momento en el que el régimen tenía la necesidad de acercar a los opositores a las elecciones, por eso cedió rectores del CNE, pero ahora, teniendo las presidenciales por delante, dependerá del cálculo político que haga”, sostiene.

“Hay una historia de frustraciones y una larguísima historia de trucos y triquiñuelas. Sin embargo, Maduro, a pesar de haber sido beneficiado por la pandemia y la guerra (en Ucrania), tiene un principal problema encima que es el proceso que avanza en la CPI, esa es la mínima garantía de que podría haber respeto a algunos acuerdos”, argumenta Fernández.

¿Y Guaidó?

Los críticos del Foro Cívico consideran que las iniciativas de esta plataforma debilitan al sector que respalda a Juan Guaidó, reconocido por algunos países como presidente interino de Venezuela.

Pero en opinión de Fernández, la visita a Miraflores de voceros del Foro “no contribuye a debilitarlo”.

“La figura de Guaidó ya está debilitada, pero sigue siendo importante, no estoy entre quienes piensan que está acabado, tiene un rol de preservación de activos y preservación de una mínima institucionalidad en tanto se restablezcan los caminos para recuperar la democracia en Venezuela”, apunta.

Sobre la negociación en México, la analista cree que el gobierno de Maduro va a volver a sentarse en la mesa “y lo va a anunciar como una muestra de una renovada vocación democrática”.

Cambio político

El doctor en ciencias políticas Daniel Varnagy aclara que el encuentro entre Maduro y actores del Foro Cívico “no implica ningún cambio en el modelo político” que impera en el país.

El profesor universitario explica que al ir en calidad de ciudadanos y no en representación de alguna institución se trató de un “intercambio opinático” en el que nadie gana ni pierde, sino que “abre un compás» entre los participantes.

Varnagy es tajante al afirmar que el gobierno no tiene intención de ceder poder, pero sí espacios económicos. “Maduro envía señales al sistema internacional de que está dispuesto a hacer algunos cambios en su planteamiento político, pero lo que busca es disminuir el peso de las sanciones”, explica.

El politólogo también destaca la importancia geopolítica de Venezuela como país petrolero en un contexto de guerra: “Hay una presión porque Venezuela produzca más petróleo y eso no lo está haciendo Pdvsa, lo están haciendo empresas mixtas eludiendo algunas sanciones. La consecuencia de esto es que el sistema político se enraíza a cambio de que haga algunas flexibilizaciones”.

La demanda de un TSJ honorable “apunta en la dirección concreta”, según el profesor, pero “esto solo no produce ningún resultado si los tomadores de decisiones no tienen interés y probablemente no lo tengan”, concluye.