Procurador especial propone reforma del Estatuto de Transición para rescatar atribuciones de Guaidó

POLÍTICA · 24 DICIEMBRE, 2021 15:25

Ver más de

Mabel Sarmiento | @mabelsarmiento


¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

La Procuraduría Especial elaboró y propuso un proyecto de reformas al Estatuto de Transición en el cual se sugiere no solo la prórroga de la institucionalidad interina, sino también la modificación del articulado de ese texto para permitir la debida separación de poderes entre el gobierno encargado y la Asamblea, «mediante el establecimiento de un sistema de pesos y contrapesos entre los poderes para una actuación armónica de los mismos que conduzca, efectivamente, al logro de los objetivos propuestos».

El procurador especial, Enrique J. Sánchez Falcón, hizo la propuesta a la Asamblea Nacional, con miras a que otorgue al presidente encargado, Juan Guaidó, las atribuciones constitucionales del Presidente de la República. 

En el texto que difundió por las redes sociales, este 24 de diciembre, además destaca que es indudable que los excesivos controles autorizatorios que el Estatuto de la Transición otorgó a la Asamblea Nacional para ejercerlos frente al Presidente encargado, han limitado el accionar de éste y, seguramente, «han contribuido en gran medida a que no haya sido posible aún lograr el cese de la usurpación, pues no solo le han impedido el ejercicio adecuado de sus competencias ejecutivas, sino que también han disminuido sensiblemente su liderazgo, limitándolo incluso en sus posibilidades de gestionar nuevas alianzas para el soporte político del Gobierno interino».

Conforme a la tendencia general del derecho constitucional, según la cual el Presidente tiene todo el Poder Ejecutivo, y con base en esa prerrogativa presidencial que le otorga directamente la Constitución al ordenarle “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes”, sostiene que es evidente que puede el Presidente encargado superar las limitaciones que por interpretaciones erradas han pretendido convertir a la Asamblea Nacional en superior jerárquico del órgano ejecutivo del poder público.

«Con fundamento en ella es posible revertir la situación actual de modo que el Presidente encargado pueda, por ejemplo, ejercer su potestad reglamentaria sin la autorización de la Asamblea Nacional, designar funcionarios que desarrollen actividades administrativas sin este requisito, y ejercer su potestad de remover funcionarios de libre nombramiento y remoción sin pasar por la anuencia del órgano legislativo, cada vez que ello sea necesario».

POLÍTICA · 28 SEPTIEMBRE, 2022

Procurador especial propone reforma del Estatuto de Transición para rescatar atribuciones de Guaidó

Texto por Mabel Sarmiento | @mabelsarmiento

La Procuraduría Especial elaboró y propuso un proyecto de reformas al Estatuto de Transición en el cual se sugiere no solo la prórroga de la institucionalidad interina, sino también la modificación del articulado de ese texto para permitir la debida separación de poderes entre el gobierno encargado y la Asamblea, «mediante el establecimiento de un sistema de pesos y contrapesos entre los poderes para una actuación armónica de los mismos que conduzca, efectivamente, al logro de los objetivos propuestos».

El procurador especial, Enrique J. Sánchez Falcón, hizo la propuesta a la Asamblea Nacional, con miras a que otorgue al presidente encargado, Juan Guaidó, las atribuciones constitucionales del Presidente de la República. 

En el texto que difundió por las redes sociales, este 24 de diciembre, además destaca que es indudable que los excesivos controles autorizatorios que el Estatuto de la Transición otorgó a la Asamblea Nacional para ejercerlos frente al Presidente encargado, han limitado el accionar de éste y, seguramente, «han contribuido en gran medida a que no haya sido posible aún lograr el cese de la usurpación, pues no solo le han impedido el ejercicio adecuado de sus competencias ejecutivas, sino que también han disminuido sensiblemente su liderazgo, limitándolo incluso en sus posibilidades de gestionar nuevas alianzas para el soporte político del Gobierno interino».

Conforme a la tendencia general del derecho constitucional, según la cual el Presidente tiene todo el Poder Ejecutivo, y con base en esa prerrogativa presidencial que le otorga directamente la Constitución al ordenarle “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes”, sostiene que es evidente que puede el Presidente encargado superar las limitaciones que por interpretaciones erradas han pretendido convertir a la Asamblea Nacional en superior jerárquico del órgano ejecutivo del poder público.

«Con fundamento en ella es posible revertir la situación actual de modo que el Presidente encargado pueda, por ejemplo, ejercer su potestad reglamentaria sin la autorización de la Asamblea Nacional, designar funcionarios que desarrollen actividades administrativas sin este requisito, y ejercer su potestad de remover funcionarios de libre nombramiento y remoción sin pasar por la anuencia del órgano legislativo, cada vez que ello sea necesario».