Presión internacional debe dirigirse a un cambio de fecha de elecciones

POLÍTICA · 19 SEPTIEMBRE, 2020 13:16

Presión internacional debe dirigirse a un cambio de fecha de elecciones, advierten analistas

Texto por Deisy Martínez │@deicamar

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar

¿Cómo valoras esta información?

11
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En Venezuela no existen condiciones técnicas ni políticas para realizar un evento electoral exitoso el 6 de diciembre. La afirmación corresponde a los internacionalistas Giovanna De Michele y Eduardo Díaz, quienes también advierten que la comunidad internacional no tiene en estos momentos los mecanismos para presionar mayores garantías electorales por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Coinciden con el también internacionalista Félix Arellano, quien apunta a que en todo caso la presión debe estar dirigida a un cambio de fecha, que es lo recomendado, y lo que pudiera abrir espacio a una negociación política para lograr la salida electoral.

¿Más sanciones?

“Se pudiera seguir presionando mediante sanciones pero se ha demostrado el poco impacto sobre el gobierno de Maduro o sobre cualquier otro régimen para que haga o deje de hacer y prácticamente ya no queda más nadie a quien sancionar. No hay mecanismos que obliguen a que a estas alturas pueda haber un proceso electoral democrático en Venezuela”, asegura De Michele a Efecto Cocuyo.

Para la internacionalista, el objetivo de las sanciones, como la de impedir que llegue gasolina a Venezuela, busca activar a la gente, puesto que se considera que una movilización ciudadana masiva es lo único que puede alterar el orden político y logra cambios, algo que hasta ahora, tampoco se ha logrado.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral designado por el Tribunal Supremo de Justicia, Indira Alfonzo, es una de las últimas sancionadas (4 de septiembre) por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, por “interferir” en la celebración de elecciones legislativas transparentes. El rector principal, José Luis Gutiérrez, también fue objeto de la medida.

El jueves 17 de septiembre el Grupo Internacional de Contacto  expresó que en estos momentos, Venezuela no cumple las condiciones para “celebrar unas elecciones transparentes, inclusivas, libres y justas. La instancia agrega que ve positiva la solicitud de observación internacional a los comicios realizada por el gobierno chavista y el dirigente opositor Henrique Capriles, pero a la vez lamenta que ya no haya tiempo para ello.

“Si el gobierno de Maduro quería bañar de legitimidad ese proceso electoral con una observación internacional imparcial no lo va a lograr, hay serias críticas sobre la falta de condiciones, por lo que los resultados no serán reconocidos. Se complica la situación política de cara al mundo porque a partir de enero no quedará expresión de legitimidad institucional en Venezuela”, sostiene De Michele.

Poco factible

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, indicó también el 17 de septiembre que la Unión Europea podría enviar observadores a las próximas elecciones legislativas, si hay importantes cambios en los plazos (la fecha) y condiciones. Pero el gobernante Maduro ha expresado que “con o sin pandemia”, el 6 de diciembre habrá elecciones jornada electoral.

Arellano admite que incluso un cambio de fecha sería poco factible por la falta de voluntad política expresada por Maduro, pero considera que es peor “entregarse y cruzarse de brazos”.

“Hasta diciembre hay posibilidades de cambio, no doy por terminada ninguna gestión, hay actores que presionan por elecciones más competitivas como Henrique Capriles, Estados Unidos quiere elecciones presidenciales libres, la UE parlamentarias libres, podría haber un punto de encuentro y ponerse de acuerdo”, dice Arellano.

Agrega que si actores como México, Argentina y el Vaticano que tienen otro perfil y que prefieren abrir canales de diálogo, intervienen y hasta aceptan mediar con los aliados de Maduro, Rusia, China e Irán, se podría obtener mayor presión para unas elecciones democráticas.

Informe ONU

Díaz señala que más allá de los indultos otorgados a 110 personas, 50 de ellas presos políticos, a finales de agosto, el madurismo no ha dado otras señales de ceder en garantías democráticas.

También considera que el informe de la Misión de Verificación de Hechos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), empeora la imagen de Maduro ante la comunidad internacional, por lo que está por verse quién avalará los resultados del 6 de diciembre o se atreverá a enviar observadores  a un proceso que organiza un régimen violador de DDHH.

“La comunidad internacional no va a validar esas elecciones por lo que vamos al escenario del desconocimiento de los resultados y la continuidad de Juan Guaidó como presidente interino y de la Asamblea Nacional, ¿quién lo apoyará? Estados Unidos y creo que Europa seguirá la misma línea”, afirma.

De Michele advierte que tal respaldo será más político que jurídico, puesto que asegura, dicha continuidad administrativa no tiene asidero legal en la Constitución. Arellano agrega que independientemente de Guaidó y la AN, la comunidad internacional seguirá apoyando la lucha democrática de la oposición.