Oposición debe reconectarse con protestas sociales en cuarentena

POLÍTICA · 28 ABRIL, 2020 09:04

Oposición debe reconectarse con protestas sociales en medio de la cuarentena, sostienen analistas

Texto por Deisy Martínez @deicamar

Ver más de

Deisy Martínez @deicamar

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Se agravan los problemas en la cuarentena. La profundización de las necesidades de la población se han visto expresadas en las últimas semanas en varias regiones del país como Upata (Bolívar), Cumanacoa (Sucre), Punta de Mata (Monagas), La Guajira (Zulia), Valencia (Carabobo), Falcón, entre otras.

Las demandas de personas con o sin tapabocas, y pese a la cuarentena, son las mismas: alimentos, medicinas, agua, gas, electricidad y gasolina.

Analistas políticos y un representante sindical sostienen que, pese a las limitaciones que supone el aislamiento, los factores políticos deben buscar formas de reconectarse con las protestas sociales, no para partidizarlas, pero sí para acompañarlas y  orientarlas hacia el cumplimiento de los objetivos, que pasan por la solución de los problemas y el cambio político.

El virus ayudó

Antes de decretarse la cuarentena nacional, la oposición encabezada por Juan Guaidó se propuso reactivar las protestas de calle. La diferencia consistió en apoyarse y a su vez respaldar las demandas sociales y reivindicativas de  gremios y organizaciones sindicales.

La estrategia no prosperó más allá de la marcha del 10 de marzo, cuando la Asamblea Nacional (AN) aprobó el pliego nacional de conflicto que es un documento que recoge las demandas de cada sector.

Vino el aislamiento social para evitar la propagación del coronavirus y entre las medidas contempladas por el decreto de estado de alarma que lleva ya mes y medio está la prohibición de reuniones y manifestaciones públicas.

“Pasamos de protestas políticas en 2017 a predominio de protestas sociales en 2018 y luego en 2019 de nuevo con manifestaciones políticas con un líder definido que es Guaidó. Esto nuevamente se diluyó y cobra protagonismo la protesta social que encuentra como única respuesta la represión”, expresó el politólogo Nicmer Evans.

Asegura que hay esfuerzos de organización en el seno de las comunidades por parte de activistas políticos que las habitan y que igual padecen tales problemas como la falta de agua, de luz, gasolina y escasez de alimentos. Pero aclara que no se ha logrado todavía.

“No es partidizar las protestas sociales porque perderían su esencia, pero sí necesitan orientación política, pensando formas alternas para esto ante las limitaciones de desplazamiento. Con motivo del 1 de mayo pudiéramos ver alguna iniciativa, no se sabe la metodología, también hay expectación ante algún llamado del presidente interino”, adelantó.

Reto para ambos bandos políticos

Para Ramón Guillermo Aveledo, exsecretario de la extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que la gente desafíe la cuarentena y el coronavirus para demandar gasolina, alimentos y servicios básicos representa todo un reto, tanto para el gobierno de Nicolás Maduro como para la oposición.

Para el primero, porque no puede dar respuesta a las exigencias más allá del uso de la represión y la implementación de medidas de control social como los CLAP.

“Lo que habría que ver es hasta dónde le llega la capacidad de represión si esto se desborda, porque el Estado no está en la capacidad de solucionar los problemas de los venezolanos. No lo hizo antes de la pandemia”, advirtió el directivo del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro.

Del lado de la oposición, explicó, el reto es concretar esa presencia en la vida de las comunidades en medio de la realidad actual. Subrayó que dicha participación es legítima y debe estar apegada a la Constitución.

“La oposición tiene que resetearse y  adaptarse a esta nueva realidad y no es que después se acaba o se flexibiliza la cuarentena y todos a la calle, porque no será posible mientras no exista una vacuna contra la enfermedad”, dijo.

Aveledo recordó que en el país no existe Estado de derecho y declararse abiertamente opositor o identificarse como miembro de un partido político en una protesta en los actuales momentos representa un riesgo. Ya lo es para la gente por el simple hecho de demandar agua, luz, gas, gasolina y alimentos.

Evans, por su parte, apuesta a que la desesperación de la población por las difíciles condiciones de vida den paso a la conciencia para cambiar a quien gobierna y no resuelve sus necesidades.

“Hay que acelerar el proceso de reconexión de la política con la protesta social”, recalcó.

Llamado a la unidad

Pablo Zambrano, secretario Ejecutivo de Fetrasalud, admitió que si bien apoyan la lucha democrática de Guaidó, hace falta coordinación para retomar los objetivos trazados en el mes de marzo en medio de la lucha por preservar la salud frente al Covid-19.

Aboga por la reorganización del movimiento sindical y estrategias para que la voz que demanda mejoras para los trabajadores no se apague durante la cuarentena.

“El movimiento sindical tiene que entender que requiere unidad para lograr las respuestas a las demandas con acciones concretas. No podemos callar indefinidamente, así como tampoco dejar de buscar el diálogo entre gremios, sindicatos, con los factores políticos”, sostuvo.

Alertó que el deterioro de las condiciones de los trabajadores seguirá profundizándose ante la pulverización del salario (apenas 4$ mensuales) frente la hiperinflación y el irrespeto a las contrataciones colectivas.

En condiciones similares, acotó están quienes se garantizan el sustento diario a través de la economía informal.

“Si estamos en cuarentena debemos levantar la voz de otras formas. ¿Hasta cuándo cree el gobierno que la gente aguantará sin las respuestas a las necesidades?”, preguntó.

También llamó a los trabajadores que apoyan al chavismo para que se sumen y entiendan que el enemigo a vencer es un gobierno que se dice obrero, pero no atiende las demandas y reprime a quien se le oponga.