Oposición alternativa ofrece cuatro tarjetas para postular candidatos

POLÍTICA · 29 JULIO, 2020 16:25

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Hay una oposición que no forma parte de la Mesa de Diálogo Nacional pero quiere participar en las elecciones parlamentarias. Los partidos de esta dirigencia están habilitados por el Consejo Nacional Electoral y no han sido intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Efecto Cocuyo consultó a nueve de esas 10 organizaciones nacionales que tienen sus tarjetas disponibles, para conocer cuál es su estrategia de cara al 6 de diciembre.

Cuatro confirmaron que sí participarán y prestarán sus tarjetas a otras militancias; dos están indecisos, uno no acudirá a la cita electoral y dos no quisieron adelantar su posición sobre las legislativas.

Tarjetas “a la orden”

Progreso es un partido nuevo. Era una organización regional del estado Carabobo hasta que el Poder Electoral la reconoció como partido nacional este año. Su representante, Miguel Parra, explica que nacen de una división del partido social cristiano Copei.

“La intención es generar la movilización del electorado hacia una fórmula que genere confianza. Es importante participar a los fines de combatir la estrategia del régimen que se basa en dividir a la oposición y promover la abstención”, responde.

Según Parra, buscan unir a aquellos sectores que no conforman la Mesa de Diálogo Nacional “ya que ellos forman parte del ecosistema del régimen y tienen rechazo de los electores”.

Nuvipa, Movimiento Ecológico y UPP89 son algunos de los partidos con los que ha tenido contacto para evaluar posibles alianzas.

También pone la tarjeta a disposición de la dirigencia del G4 (Acción Democrática, Voluntad Popular, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo).

“Nosotros venimos de una organización que fue intervenida y sabemos lo que es que te quiten la tarjeta, por eso le brindamos el apoyo a todos esos militantes que vengan de partidos intervenidos porque sabemos el deseo que tienen las bases de participar”, expresa.

En UPP89 también descartan cualquier alianza con los representantes de la Mesa de Diálogo Nacional. Esta organización incorpora en sus filas a exmilitantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv); sin embargo, su dirigencia sostiene que no tienen contacto con Nicolás Maduro.

El coordinador nacional de UPP89, Reinaldo Quijada, se dio a conocer en la opinión pública por inscribirse como candidato a la presidencia de la República en 2018.

“No nos vamos a aliar con ningún partido de la Mesa de Diálogo (MDN) ni con ninguno de los partidos judicializados a los que el TSJ les impuso directivas. Eso está totalmente descartado”, sentencia.

En su opinión, la MDN “cohabita” con el régimen de Nicolás Maduro. “Ha tenido una posición que no es lo suficientemente independiente o autónoma del gobierno nacional”, cuestiona.

Quijada menciona al Movimiento Ecológico, Gente, Puente, Nuvipa y militantes del G4 y Vente Venezuela como algunos de los factores con los que mantiene conversaciones.

Asegura que también tiene contactos con las bases del Psuv y «el chavismo duro es mucho menos del que el gobierno de Maduro piensa que tiene». «Hay una parte del chavismo que está coaccionado, chantajeado y que no ve una alternativa coherente en la oposición».

“Con nosotros Maduro no ha estado dispuesto a dialogar posiblemente porque sabe que no vamos a tener una posición complaciente. Consideramos que esto es un gobierno nefasto y perverso”, afirma.

Acción Ciudadana en Positivo (Acep) sí participará en las parlamentarias. Su secretaria general, Griselda Reyes, argumenta que son un partido democrático pro voto y que llevan dos años construyendo la estructura en los 23 estados y el Distrito Capital.

“Nuestro mayor objetivo es lograr condiciones plenas para participar, sabemos que este desgobierno siempre va a jugar a la abstención, a la división de la oposición. Pero le explicamos a los ciudadanos la importancia del voto, de accionar desde la ciudadanía”, señala.

Confirma que se han reunido con “algunas personas que pertenecen a algunas de las toldas que no quieren participar”, en referencia al G4, aunque se reserva los nombres.

“Algunos dan la cara y otros se esconden detrás de un discurso y al final inscriben a sus candidatos con otras tarjetas. Hace falta mucha sinceridad, honestidad y transparencia en el quehacer político. Las conversaciones (con el G4) no han muy positivas; sin embargo, siempre queda la interrogante abierta y el país no está para interrogantes”, manifiesta.

Reitera la importancia de ir en alianza para sumar la mayor cantidad de votos y de curules en la Asamblea Nacional.

Lois Maldonado, del Movimiento Ecológico (Movev), deja claro que no forman parte de la oposición “tradicional” y se definen más como una organización de centro que es pro voto.

Nacieron en 2008 y ese año apoyaron la candidatura de Henri Falcón a la presidencia de la República. Se oponen a la intervención internacional y creen que sería un error operar con un gobierno interino de oposición desde el exilio.

Aunque descartan cualquier alianza con la MDN están abiertos a pactar con la Acción Democrática bajo la dirección de Bernabé Gutiérrez y con el Copei encabezado por Miguel Salazar, ambas organizaciones intervenidas por el TSJ. Progreso y UPP89 son otros posibles colaboradores.

La Fuerza del Cambio, partido vinculado a Henrique Capriles, “se mantiene bajo perfil” y la Alianza del Lápiz no participará, según Maldonado. Las dos fuerzas políticas se unieron al Movimiento Ecológico en 2017 para prestar sus tarjetas a alcaldes de la oposición que militaban en Primero Justicia y en otros partidos y querían participar en las elecciones municipales.

Efecto Cocuyo contactó a Manuel Cadenas, quienes figura como representante de La Fuerza del Cambio ante el CNE, en una lista de auditoría a los organismos electorales subalternos, para conocer su posición. Sin embargo, el politólogo aseveró que ya no es responsable de la tarjeta y prefirió reservar sus opiniones.

Representantes de Alianza del Lápiz indicaron que en los próximos días harán público su pronunciamiento sobre las parlamentarias y manifestaron no estar autorizados para adelantar posiciones al respecto.

Los indecisos

Un Nuevo Tiempo aún no decide si participará o no. El secretario nacional de organización del partido, Angelo Palmeri, afirma que no han dado esa discusión a lo interno y se han centrado en definir cuáles son las acciones que deben ejecutar para luchar por condiciones electorales democráticas y competitivas.

Recuerda que los efectos de la pandemia deben considerarse porque hacen muy difícil cualquier interacción con el elector sin aumentar el riesgo de contagio.

“Lo que nosotros hemos estado promoviendo dentro de las fuerzas democráticas es la creación de una gran coalición nacional de unidad. Un gran pacto de unidad nacional donde todos los sectores se sumen para la consecución de un solo fin”, expresa.

Sobre la posible reactivación del Frente Amplio, Palmeri sostiene que es necesario redimensionar el pacto nacional incorporando a los sectores del chavismo que adversan a Maduro.

“La diferencia está en decretar y construir, puedes decretar un pacto nacional, pero construirlo lleva tiempo”, admite.

El presidente de Puente, Hiram Gaviria, declara que siguen debatiendo sobre si ir o no al evento previsto para el 6 de diciembre. Mantienen conversaciones con UPP89, Gente y dirigentes del G4.

“Nosotros queremos un cambio por la vía electoral, pero con elecciones libres y transparentes. Lo que tenemos frente a nosotros no es una elección limpia. La gran pregunta es si se puede construir una plataforma unitaria de oposición y ahí no hemos avanzado mucho”, advierte.

El político recuerda que el proceso de postulación de candidaturas empieza el 10 y finaliza el 19 de agosto. Por lo que el tiempo juega en contra de la alianza opositora.

Desde Puente reiteran que las parlamentarias deben ser aplazadas hasta el primer semestre de 2021 por el repunte de casos de COVID-19. “El país está en una situación calamitosa, hay restricciones hasta para comprar alimentos. Otra de las razones para posponer es que es casi imposible llevar adelante una campaña electoral en estas condiciones, se debe tomar la decisión humana de postergar el proceso”, manifiesta.

Los que no van

“Desde las autoridades legítimas se descarta postulación alguna con nuestra tarjeta”, confirma el secretario de Nuvipa, Elio Convit.

La observación internacional es una garantía innegociable para el movimiento político.

La habilitación en el Registro Electoral de los venezolanos que están en el exterior para que puedan votar también es una condición importante que exige Nuvipa.

“Suscribo la decisión de la mayoría del pleno de nuestra directiva nacional, pero considero que es necesario el consenso entre amplios sectores de la oposición para definir estrategias. Considero tan aventurero y arriesgado ir a unas elecciones sin que condiciones como no participar sin presentar una ruta clara a seguir”

Aunque Nuvipa no participará con su tarjeta deja abierta la posibilidad para que los militantes que quieran postularse con otras organizaciones lo hagan.

“Puede hacerlo sin que ello implique o comprometa a nuestra organización y sin que se toman medidas sancionatorias o disciplinarias a quienes así lo decidan”, indica.

“No llamamos a la abstención, solo estamos decidiendo no ir con nuestra tarjeta. Todo ciudadano que se considere representado en un candidato tiene el derecho de elegirlo o darle su voto de confianza, es tan válido y legítimo acudir como no hacerlo”, aclara.

Aunque La Causa Radical puede participar en el proceso electoral porque la Asamblea Constituyente eliminó el decreto que obligaba a renovar la militancia, no aparece en la lista de partidos convocados por el CNE.

No obstante, el miembro de la dirección nacional de La Causa R, Andrés Velásquez, descarta la participación en el proceso convocado que califica de “fraude”.

“En dictadura el voto no vale nada. Sería darle legitimidad a Maduro y a un CNE que fue designado por encomienda”, rechaza.

El dirigente político incluso adelanta que cualquier militante de la organización que se postule con otra tarjeta “puede ser calificado de traidor a la política de la organización” y recibirá medidas sancionatorias.

A su juicio, existen “tres escalas de complicidad”. “Están los vendidos y comprados, los picados de alacrán; los colaboracionistas que son la mesita de noche; y otros que creen de buena fe que van a salir de Maduro por la vía de este proceso electoral sin percatarse que están sirviendo de cómplices, de marionetas de Maduro”, asevera.

Velásquez cree que hay que asumir el riesgo de decretar continuidad administrativa de la Asamblea Nacional, aunque esto pueda significar el exilio para el gobierno interino.

“No se trata de una política abstencionista, esto no es un llamado a la abstención, lo que hacemos es un llamado a la lucha para enfrentar un fraude. No hay mejor momento en Venezuela para relanzar una política de movilización, de protesta, se trata de enfrentar ese fraude en unidad”, declara.

Sobre los efectos que pueda tener la pandemia en convocatorias de protesta responde: “Hay que equilibrar la lucha contra la pandemia del coronavirus y la pandemia de Maduro. Hay que tomar medidas sanitarias pero que eso no nos impida dejar de evidenciar todo nuestro desacuerdo y protesta”.