Neoespartanos califican gestión de Morel Rodríguez entre “regular y buena”

POLÍTICA · 25 MARZO, 2022 09:15

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Los primeros 100 días de gestión del opositor Morel Rodríguez tienen una buena valoración, según los testimonios recopilados por Efecto Cocuyo.

Los habitantes de Nueva Esparta consultados destacan que el servicio de recolección de basura se ha regularizado y que el gobierno regional recuperó el alumbrado público en zonas que antes permanecían oscuras.

La Cesta Alimentaria, uno de los programas sociales recién implementados, también es considerada positiva.

Sin embargo, la escasez de agua es el principal problema en los municipios Mariño, Marcano y Antolín del Campo de acuerdo con los entrevistados.

Qué dicen los neoespartanos de estos 100 días

La abogada Willyana López afirma que “el cambio se ha hecho sentir” en Porlamar. “Hasta los momentos me parece una buena gestión. La isla se está renovando, está en proceso de cambio”, expresa.

La margariteña percibe que el alumbrado público mejoró en el centro de Porlamar, donde reside: “Después de las 6:00 de la tarde era horrible pasar por los bulevares, ahora el alumbrado les da vida. También reactivaron la feria de emprendimiento, hay más policías, se ve más seguridad”.

Sobre la recolección de desechos en la ciudad, López opina que esta nueva gestión mantiene más limpias las calles y avenidas.

“Yo siempre estoy entre Porlamar, La Asunción y Juan Griego y han estado limpiando las aceras y las calles”.

No obstante, el servicio de agua sigue siendo casi inexistente. En su casa pueden estar sin el líquido por 30 días.

“Las farmacias móviles las están poniendo no solo en las ciudades sino en pueblitos alejados como Los Millanes y Altagracia (municipio Marcano). La isla ha mejorado bastante”, agrega.

Algunos programas sociales

La gestión de Rodríguez se ha caracterizado por los programas sociales como la Cesta Alimentaria, una bolsa de productos subsidiados que antecedió a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Por este motivo la gente votó nuevamente por el exadeco, según López.

El gobierno regional también promociona la rehabilitación de infraestructura en «giras de obras».

“La gente venía cansada de un proceso que no mejoraba ni avanzaba y decidieron probar a ver si lo de antes todavía daba resultado”, señala.

Un adeco experimentado

Rodríguez porta por sexta vez la banda que lo acredita como mandatario regional. La usó por primera vez en 1984, luego en 1989, 1994, 2004 y 2008 respectivamente.

La nostalgia de los electores por la idea de un pasado próspero le dio la victoria al adeco que ya supera los 80 años de edad y que enfrentó no solo al oficialismo, sino a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en las pasadas elecciones del 21 de noviembre.

Esta contienda electoral fue particularmente polémica porque la candidatura de Rodríguez fue respaldada por la Alianza Democrática que está integrada por directivas de partidos judicializados y no por la MUD que, contra todo pronóstico, se decantó por Alfredo Díaz.

Rodríguez se negó a participar en unas primarias con Díaz, quien fue derrotado en los comicios de finales de 2021.

Al llegar al poder, el político dijo sin complejos que trabajará mancomunadamente con el gobierno de Nicolás Maduro “para recuperar las islas de Margarita, Coche y Cubagua, de manera que se pueda generar empleos para los neoespartanos”.

Incluso elogió el proyecto de la Ley de Zonas Económicas Especiales que ha sido bandera del gobierno nacional.

A diferencia de otras autoridades regionales como Manuel Rosales, en Zulia, Maduro no le ha quitado competencias a Rodríguez hasta ahora. Por el contrario, le devolvieron el control sobre el Instituto Autónomo de Policía del estado bolivariano de Nueva Esparta (Iapolebne).

La cautela de la autoridad regional queda manifiesta en una foto. Morel Rodríguez fue el único de los gobernadores opositores que no aparece retratado con el embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, no queda claro si es porque no acudió a la cita.

“La gente comparó la gestión vieja de Morel con lo que había y la diferencia es bastante grande. Yo, sin ser morelista, evalué a los candidatos y concluí que Dante Rivas no cumplió las expectativas y como proyector quedó muy mal, y a Alfredo Díaz el puesto de gobernador le quedó grande”, expresa Carlos Hernández, quien es vecino en El Cardón, municipio Antolín del Campo (Margarita).

El pescador no critica las reuniones que sostiene Rodríguez con Maduro, aunque esto contradice la política de un sector opositor que opera como gobierno interino.

“Esa política de pelea, como si fueran peleadores callejeros, no sirve, aunque no nos guste Maduro es el que maneja los reales, es el que está gobernando y tiene el poder”, expone.

Hernández enfatiza el programa de créditos para los pescadores artesanales que reactivó la nueva administración con el fin de reparar los motores y las embarcaciones que usan en las faenas.

Gasolina muy cara

Pero advierte que el principal problema que tienen es el alto precio de la gasolina: “Nosotros estábamos trabajando con gasolina subsidiada, solo teníamos que echarla frente a las autoridades, y los 200 litros que se usan en un día de pesca salían en 3 bolívares, pero comenzando el año eliminaron ese subsidio”.

Ahora, los 200 litros de gasolina que necesitan para trabajar un día cuestan 136 dólares aproximadamente, lo que significa que tienen que producir 30 kilos de pescado solo para pagar el combustible. “El pescado no está como que uno va y busca 100 kilos, hay que trabajar muy duro para producir 80 kilos”, dice Hernández.

“Hay muchas cosas que evaluar, pero casi todas las considero positivas. La bolsa de comida y el seguro social médico se van a implementar pronto. Se ha atendido la vialidad, se limpia la maleza, se está atendiendo al agricultor, hay un programa de perforación de pozos para incentivar la producción de ají margariteño y berenjena. También se reactivó el programa de salvavidas en las playas”, comenta.

Pero los servicios de agua y de luz, administrado principalmente por el gobierno nacional, azota a los margariteños. En el municipio donde vive Hernández dependen de cisternas que manda la gobernación para surtirse y hay apagones dos y tres veces por día.

Un gobierno “regular”

Para el comerciante Luis Enrique Mendoza el gobierno de Morel Rodríguez “es regular”. Pero admite que el político tiene muy poco tiempo en el poder como para haber logrado grandes transformaciones en el estado así que le da el beneficio de la duda.

 “Los servicios han mejorado en cuanto a las fallas de energía eléctrica, ya no se va tanto como antes. La recolección de basura también está mejor. El servicio de agua deben mejorarlo, llega una vez al mes, dura cinco días, pero después se va hasta por 30 días más”, afirma.

El habitante de Las Cabreras, municipio Marcano, considera que el gobernador debe atender con urgencia la reparación de las vías terrestres.

“Pienso que el gobernador ganó porque es de estos políticos de vieja escuela que están dedicados a solucionar los problemas la gente”, responde.

Desde el sector Genovés, municipio Mariño, Mirlay González califica el trabajo de la gobernación como positiva. “Los servicios han mejorado, el aseo (para la recolección de basura) no deja de pasar. Lo califico como bueno porque no quiero nada de lo anterior”, manifiesta.