México no puede ser indiferente al ataque a la democracia en Venezuela, afirma Peña Nieto

POLÍTICA · 31 MARZO, 2017 17:36

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Decisión  del Tribunal Supremo de Justicia atenta contra división de poderes y la democracia representativa, subrayó el presidente Enrique Peña Nieto, quien dijo que México «no puede permanecer indiferente» al ataque frontal al sistema democrático en Venezuela y por ello ha ordenado que la voz del país azteca se escuche nuevamente en la OEA y en otros foros en defensa del orden constitucional en la nación suramericana.

«México observa con grave preocupación las recientes decisiones del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela que afectan a la Asamblea Nacional de ese país, lo que atenta frontalmente contra la división de poderes y la democracia representativa», afirmó en la presentación del informe en materia de derechos humanos en el país.

Ante ello, «México no puede permanecer indiferente», como no lo hizo en 2002, cuando «se intentó de manera ilegal derrocar al Gobierno constituido», dijo Peña Nieto.

Recordó que en esa ocasión, México levantó su voz en la Organización de Estados Americanos (OEA) para defender los valores de la democracia y el orden constitucional en Venezuela.
«Hoy México actúa con la misma convicción», dijo el gobernante, quien giró instrucciones a la Cancillería para que «la voz de México se escuche nuevamente en la OEA y en todos los foros pertinentes con claridad y firmeza», fiel a sus principios.

Asimismo, hizo votos para que por la vía del diálogo «de buena fe» el país «recupere muy pronto y a plenitud el orden democrático».

«El respeto a los derechos fundamentales nos obliga a la defensa de la democracia y de sus instituciones», insistió Peña Nieto, quien recordó que su Gobierno ha promovido que sean los venezolanos quienes hallen el camino a la reconstrucción de la democracia.

Venezuela atraviesa una nueva crisis después de que el miércoles, 29 de marzo, el TSJ decidiera asumir las competencias del Parlamento, de mayoría opositora, lo que los adversarios de Nicolás Maduro tildaron de «golpe de Estado» y este viernes la fiscal general, Luisa Ortega, definió como «ruptura del orden constitucional».

EFE