Gobierno de Maduro rechaza petición de la OEA a Nicaragua de abordar reforma electoral

POLÍTICA · 9 DICIEMBRE, 2021 08:09

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
6
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El gobierno de Nicolás Maduro rechazó una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) a través de la cual solicita al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, que deje entrar al país a una misión diplomática para iniciar un diálogo sobre reformas electorales y la convocatoria de nuevas elecciones.

En opinión de la administración de Maduro, la resolución pretende declarar ilegítimos los comicios presidenciales celebrados en Nicaragua el pasado 7 de noviembre, en los que Ortega se presentó a la reelección prácticamente sin rival, tras haber sido inhabilitados todos los opositores con posibilidades de arrebatarle el poder.

Tras la declaratoria de la OEA, la Cancillería de Venezuela difundió un comunicado de rechazo a la solicitud del bloque americano, al considerar que se trata de «írritas agresiones» contra Nicaragua.

«Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en nombre del pueblo y Gobierno Bolivariano, denuncia las irritas agresiones contra Nicaragua por parte de la OEA, y de su secretario general, Luis Almagro (…) en una espuria resolución, pretendieron declarar ilegitimas las recientes elecciones generales realizadas en ese hermano país centroamericano», reza la nota.

Además, Venezuela califica a la OEA de «ministerio de colonias» sin atribuciones para «considerar como propio imponer condiciones al Estado de Nicaragua para aceptar la cancelación de decisiones realizadas en defensa de la voluntad popular y la paz en el país».

«Estamos frente a un hecho inédito y altamente peligroso en la historia de las relaciones internacionales, en la que se pone en discusión las propias bases del sistema democrático, y los principios de autodeterminación e independencia de cada país», subrayó el comunicado.

La OEA -dice el Gobierno venezolano- «vuelve a dar testimonios de ser una institución intervenida por la voluntad injerencista de Estados Unidos, para perseguir y perturbar la paz y la estabilidad política de los Gobiernos que se declaran independientes».

Venezuela ratificó el «reconocimiento pleno» de la victoria electoral de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, «como expresión de la votación de millones de nicaragüenses que así lo decidieron libre y transparentemente el pasado 7 de noviembre».

Según el Consejo Supremo Electoral del país centroamericano, Ortega se impuso con 75,87 % de los votos, con una participación de 65,26 % de los 4,4 millones de nicaragüenses aptos para votar.

Las elecciones de Nicaragua han sido rechazadas por la Unión Europea y una parte de la comunidad internacional, a la vez que han recibido el apoyo de países como Corea del Norte, Irán, Cuba, Rusia, Siria y Venezuela.