Maduro, oposición y EEUU deben hacer concesiones incómodas para que avancen negociaciones, dice Mariano de Alba

POLÍTICA · 17 MAYO, 2022 18:54

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Si el gobierno de Nicolás Maduro y la plataforma unitaria de verdad buscan avanzar en las negociaciones tendrán que hacer concesiones incómodas, lo que también incluye a Estados Unidos en la ecuación.

El abogado especialista en derecho internacional y asesor senior de Crisis Group, Mariano de Alba, dijo a Efecto Cocuyo que aunque es muy pronto para determinar el alcance de las medidas que se anunciaron este martes 17 de mayo, en este momento el costo político es más alto para la oposición y se ve como un logro para Miraflores.

Un funcionario del gobierno de Joe Biden aseguró este día que Estados Unidos permitiría a Chevron negociar con Pdvsa para pactar acuerdos a futuro. Además, se sacó de la lista de sancionados a Carlos Malpica Flores, familiar de la primera dama Cilia Flores.

Aunque el asesor de Joe Biden, Juan González, confirmó que no estaban aliviando sanciones sino respondiendo a peticiones específicas de la plataforma unitaria y el gobierno interino, la coalición opositora negó que hayan pedido alguna de las dos acciones.

«Para la plataforma unitaria obviamente es políticamente costoso que altos funcionarios estadounidenses declaren a la prensa que la oposición solicitó el levantamiento de algunas medidas. Es el mismo caso para el gobierno estadounidense, para quien es importante transmitirle a congresistas y senadores estadounidenses que estos movimientos cuentan con el respaldo de parte de la oposición venezolana», dijo De Alba en conversación vía Whatsapp.

Volver a México es el objetivo

Considera que aunque la plataforma lo desmienta, es algo más que todo anecdótico, porque la oposición y Estados Unidos, si quieren que Maduro regrese a México, han conversado sobre el alivio de las sanciones.

Incluso parte del memorando de entendimiento que las delegaciones firmaron en agosto de 2021 en Ciudad de México hablaba de esta posibilidad, siempre se lograran avances significativos para resolver la crisis venezolana.

Aunque las conversaciones se paralizaron en octubre, cuando se produjo la extradición de Alex Saab desde Cabo Verde a Miami, y de que delegados de ambas partes aseguraron a Efecto Cocuyo el mes pasado que el diálogo en México estaba en terapia intensiva, este gesto de Biden puede significar un retorno a las negociaciones.

¿Esto representa un paso para regresar a México? Es un incentivo para hacer que la delegación de Maduro vuelva a la mesa de diálogo?

— Podría ser. Es a lo que apuesta el gobierno estadounidense. Demostrarle al gobierno de Maduro que sí hay posibilidad de flexibilización y levantamiento de sanciones, pero atado a un regreso al proceso de negociación a México y a que en ese escenario se produzcan acuerdos tangibles que comiencen a solucionar los graves problemas institucionales que enfrenta Venezuela.

El experto en derecho internacional dijo que «el gobierno de Maduro puede cantar victoria porque la política estadounidense sobre Venezuela está cambiando, hay disposición a relajar o levantar sanciones, pero siempre atado a que se produzcan avances tangibles, especialmente en la negociación en México».

¿En la misma mesa mexicana?

No está claro si el gobierno quiera sentarse en la misma mesa con la plataforma unitaria con la que se vio las caras el año pasado. Después del anuncio del «reformateo» del diálogo por parte de Maduro tras reunirse con el asesor de Biden, el chavismo apuesta por ampliar la participación de otros sectores más moderados y que obtuvieron alcaldías y una gobernación en los comicios regionales de noviembre de 2021.

De plano, el jefe de la delegación chavista, Jorge Rodríguez, descartó negociaciones con Juan Guaidó, esto a pesar de que Estados Unidos lo considera como el presidente encargado de Venezuela.

«La oposición ha venido realizando un esfuerzo durante de meses para tratar de reactivar la negociación en México, pidiéndole justamente al gobierno estadounidense que hiciera concesiones al gobierno de Maduro para incentivar su regreso a la negociación, porque al final la oposición está en una situación tan fragmentada y precaria que no tiene prácticamente nada que ofrecerle al gobierno para convencerlo. Si comienza a transitarse en esta ruta de concesiones mutuas y progresivas, que al final es la filosofía del proceso de México, tanto el gobierno de Maduro, como la oposición y el gobierno estadounidense, van a tener que hacer concesiones incómodas. De lo contrario el proceso muy probablemente fracasará».

Por ahora la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, dijo que la medida de alivio permitirá a petroleras de EEUU y Europa retomar contacto con la gestión chavista y volver a operar en el país, algo que en las primeras de cambio no lo permite este acercamiento, aunque tampoco se descarta a futuro.

Relación ganar-ganar

Y para Chevron volver a conversar con el gobierno es poder intentar una recuperación de sus inversiones en este país.

Este acercamiento, para De Alba, es un primer paso para «tratar de delimitar un acuerdo comercial en donde eventualmente Chevron impulse la producción petrolera venezolana y parte de los ingresos que se generen, Pdvsa los destine a re-pagar deudas pendientes que tiene con Chevron. Para Maduro también es importante porque si Chevron llega a poder operar nuevamente en Venezuela, eso podría traducirse en una mayor producción y exportación petrolera y por ende mayores ingresos, algo crucial de cara a la situación financiera en el gobierno venezolano quiere llegar al año 2024».