Maduro apuesta a un diálogo directo con EEUU sin Guaidó, según analistas

POLÍTICA · 10 MARZO, 2022 18:55

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Desde la Casa Blanca insisten en que el acercamiento entre funcionarios de Joe Biden y Nicolás Maduro busca reactivar la mesa de negociación en México, pero analistas consultados por Efecto Cocuyo consideran que el gobernante chavista no tiene interés en mediar con el opositor Juan Guaidó. Opinan que el reconocimiento tácito que dio la administración de Biden a Maduro podría terminar de desplazar al “presidente interino”.

“Mientras Maduro pueda tener relaciones directas con Estados Unidos, sin la mediación de Guaidó ni las demandas de este sector de la oposición, la mesa de negociación (en México) se presenta a sus ojos como una instancia irrelevante”, opina el politólogo Óscar Vallés.

Por esta razón, el coordinador de la Plataforma Unitaria para el diálogo, Gerardo Blyde, anunció que trabajan para incorporar a las Naciones Unidas y al Vaticano como un esfuerzo por revivir el mecanismo de México, interpreta Vallés.

El profesor universitario argumenta que el chavismo en el poder busca tener una línea directa con Biden porque persigue el levantamiento de las sanciones internacionales que afectan sus relaciones comerciales y financieras con el resto del mundo.

Adicionalmente, el analista sostiene que Guaidó ya no es el único interlocutor válido para Estados Unidos.

“Seguimos reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, pero vamos a hablar con todo el mundo para comunicar nuestros intereses y abogar por la democracia”, señaló recientemente el Director del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, Juan González.

¿Qué motivó la visita de funcionarios de la Casa Blanca a Miraflores?, responde asesor de Biden

“Control de daños”

Para Vallés, la reactivación de la mesa de negociación es usada por la delegación de Biden que visitó el país como una estrategia de “control de daños” ante la “virulenta” reacción de los republicanos en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos que desaprueban el reconocimiento tácito que dio el gobierno estadounidense a Maduro al reunirse con él.

Según el analista, la motivación principal de EEUU estaría asociada a la cooperación energética que Venezuela podría ofrecer ante la escasez de petróleo ruso que provocarán las sanciones impuestas por la invasión a Ucrania más que a lograr una transición política en el país.

El politólogo Pablo Andrés Quintero expone otras razones: “En un ambiente de guerra, la geopolítica mundial cambia y los países tienen que acercarse a sus vecinos para salvaguardar sus propios intereses. Venezuela es un país petrolero que pudiera, más adelante, venderle petróleo. Estados Unidos también busca aislar la influencia de Rusia en el hemisferio y lograr la liberación de los estadounidenses que están presos aquí en Venezuela que son usados como fichas de canje”.

A su juicio, la administración de Biden está sometiendo a prueba la capacidad operativa de la oposición para dar respuesta. “Es como un mensaje que le da a la oposición de que va a impulsar nuevamente la mesa de negociación, pero necesita que haga su trabajo y presione internamente”, apunta.

Agenda de México

De reanudarse la mesa de negociación, un escenario que los politólogos no descartan, la agenda debe priorizar temas sociales y condiciones electorales para las presidenciales de 2024.

“La oposición debe concentrarse en las presidenciales de 2024 en lugar de exigir una megaelección anticipada que el gobierno no va a permitir. Maduro ha demostrado que no necesita la flexibilización de las sanciones para preservar su aparato de dominación. Por supuesto que sin las sanciones puede ampliar su base clientelar con políticas públicas populistas, pero en este momento puede preservar el poder en un contexto en el que hay un apaciguamiento de la sociedad”, señala Vallés.

Y agrega: “La oposición debe exigir condiciones electorales como la observación internacional de la Unión Europea para las presidenciales de 2024 y otras garantías”.

“La oposición tiene varias tareas pendientes que se convierten en desafíos. Dentro de sus planteamientos tienen que estar no solo los temas de carácter político sino también los sociales. Tienen que tocar el tema de las comunicaciones en Venezuela, la libertad de expresión y de prensa, los servicios públicos y buscar aliviar la crisis que impacta al ciudadano de a pie. Si la oposición pretende ir a las elecciones presidenciales de 2024 necesita hablar las condiciones electorales y dentro de estas condiciones debe estar el tema de la libertad de expresión”, agrega Quintero.

POLÍTICA · 10 AGOSTO, 2022

Maduro apuesta a un diálogo directo con EEUU sin Guaidó, según analistas

Texto por Ibis Leon | @ibisL
Foto por Mairet Chourio

Desde la Casa Blanca insisten en que el acercamiento entre funcionarios de Joe Biden y Nicolás Maduro busca reactivar la mesa de negociación en México, pero analistas consultados por Efecto Cocuyo consideran que el gobernante chavista no tiene interés en mediar con el opositor Juan Guaidó. Opinan que el reconocimiento tácito que dio la administración de Biden a Maduro podría terminar de desplazar al “presidente interino”.

“Mientras Maduro pueda tener relaciones directas con Estados Unidos, sin la mediación de Guaidó ni las demandas de este sector de la oposición, la mesa de negociación (en México) se presenta a sus ojos como una instancia irrelevante”, opina el politólogo Óscar Vallés.

Por esta razón, el coordinador de la Plataforma Unitaria para el diálogo, Gerardo Blyde, anunció que trabajan para incorporar a las Naciones Unidas y al Vaticano como un esfuerzo por revivir el mecanismo de México, interpreta Vallés.

El profesor universitario argumenta que el chavismo en el poder busca tener una línea directa con Biden porque persigue el levantamiento de las sanciones internacionales que afectan sus relaciones comerciales y financieras con el resto del mundo.

Adicionalmente, el analista sostiene que Guaidó ya no es el único interlocutor válido para Estados Unidos.

“Seguimos reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, pero vamos a hablar con todo el mundo para comunicar nuestros intereses y abogar por la democracia”, señaló recientemente el Director del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, Juan González.

¿Qué motivó la visita de funcionarios de la Casa Blanca a Miraflores?, responde asesor de Biden

“Control de daños”

Para Vallés, la reactivación de la mesa de negociación es usada por la delegación de Biden que visitó el país como una estrategia de “control de daños” ante la “virulenta” reacción de los republicanos en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos que desaprueban el reconocimiento tácito que dio el gobierno estadounidense a Maduro al reunirse con él.

Según el analista, la motivación principal de EEUU estaría asociada a la cooperación energética que Venezuela podría ofrecer ante la escasez de petróleo ruso que provocarán las sanciones impuestas por la invasión a Ucrania más que a lograr una transición política en el país.

El politólogo Pablo Andrés Quintero expone otras razones: “En un ambiente de guerra, la geopolítica mundial cambia y los países tienen que acercarse a sus vecinos para salvaguardar sus propios intereses. Venezuela es un país petrolero que pudiera, más adelante, venderle petróleo. Estados Unidos también busca aislar la influencia de Rusia en el hemisferio y lograr la liberación de los estadounidenses que están presos aquí en Venezuela que son usados como fichas de canje”.

A su juicio, la administración de Biden está sometiendo a prueba la capacidad operativa de la oposición para dar respuesta. “Es como un mensaje que le da a la oposición de que va a impulsar nuevamente la mesa de negociación, pero necesita que haga su trabajo y presione internamente”, apunta.

Agenda de México

De reanudarse la mesa de negociación, un escenario que los politólogos no descartan, la agenda debe priorizar temas sociales y condiciones electorales para las presidenciales de 2024.

“La oposición debe concentrarse en las presidenciales de 2024 en lugar de exigir una megaelección anticipada que el gobierno no va a permitir. Maduro ha demostrado que no necesita la flexibilización de las sanciones para preservar su aparato de dominación. Por supuesto que sin las sanciones puede ampliar su base clientelar con políticas públicas populistas, pero en este momento puede preservar el poder en un contexto en el que hay un apaciguamiento de la sociedad”, señala Vallés.

Y agrega: “La oposición debe exigir condiciones electorales como la observación internacional de la Unión Europea para las presidenciales de 2024 y otras garantías”.

“La oposición tiene varias tareas pendientes que se convierten en desafíos. Dentro de sus planteamientos tienen que estar no solo los temas de carácter político sino también los sociales. Tienen que tocar el tema de las comunicaciones en Venezuela, la libertad de expresión y de prensa, los servicios públicos y buscar aliviar la crisis que impacta al ciudadano de a pie. Si la oposición pretende ir a las elecciones presidenciales de 2024 necesita hablar las condiciones electorales y dentro de estas condiciones debe estar el tema de la libertad de expresión”, agrega Quintero.