Las lecciones de unidad y transición deja el 23 de Enero de 1958, según analistas

POLÍTICA · 23 ENERO, 2021 07:30

Las lecciones de unidad y transición que deja el 23 de Enero de 1958, según analistas

Texto por Efecto Cocuyo @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Este 23 de enero se cumplen 63 años de la crisis política y militar que puso fin a la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. La conmemoración de los hechos de enero de 1958 todavía siguen teniendo gran significado para los venezolanos.

El proceso que derivó en la huida de quien gobernó Venezuela entre 1948 y 1958, hacia República Dominicana, a bordo de la ¨Vaca sagrada¨, como se le llamaba al avión presidencial, comenzó en 1957.

 Los acontecimientos

“El 23 de Enero comienza en 1957, la carta pastoral del 1 mayo, era la voz de la Iglesia pronunciándose sobre la situación política del país, la persecución y luego vino la Junta Patriótica y la rebelión estudiantil de noviembre”, relata el historiador Rafael Arraiz Lucca, sobre la histórica fecha.

En la carta pastoral del arzobispo de Caracas, monseñor Rafael Arias, leída en los púlpitos de las parroquias del país, se plantearon además los problemas por los cuales pasaba la clase trabajadora.

Una Junta Patriótica se conforma en junio de 1957. Dicha agrupación clandestina estaba integrada por Acción Democrática (AD), COPEI, URD y el Partido Comunista de Venezuela (PCV), además de organizaciones sociales y gremiales. El objetivo era luchar por los derechos democráticos.

El 21 de noviembre, estudiantes de las universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello protestan en rechazo a la represión. Fueron acompañados por los liceos caraqueños Fermín Toro, Juan Vicente González, Andrés Bello, Luis Razetti, Caracas y la escuela Miguel Antonio Caro. Protestaban también por las intenciones de perpetuarse en el poder por parte de Pérez Jiménez.

El plebiscito

Días antes, el 14 de noviembre, el general había anunciado el plebiscito para preguntarle a la población si deseaba una extensión de su mandato, en lugar de celebrarse las elecciones presidenciales que correspondían.

“Lo que venía sucediendo hace crisis con el plebiscito (del 15 de diciembre de 1957) porque la opinión generalizada fue que se trataba de un fraude electoral y así estalla la crisis política que unió a la militar, cuando el 1 de enero de 1958, hubo un intento de golpe de Estado, dirigido por el general Hugo Trejo, desde la aviación militar en Maracay”, expresa el también poeta.

La huelga general del 21 de enero de 1958, que implicó enfrentamientos en las calles entre civiles y cuerpos de seguridad, sumado a una rebelión en marcha en los cuarteles de la Fuerza Armada, precipitaron los acontecimientos. El retiro del apoyo de los militares a Pérez Jiménez, manifestado el día 23, lo obligó a abandonar Miraflores y el país por La Carlota.

“La crisis era tan grande que Pérez Jiménez prefirió no enfrentarse, evitó un baño de sangre y se fue, el 23 de Enero de 1958 se conjugó una crisis militar con una política”, subrayó Arraiz Lucca.

 Significados

Este año, a diferencia de los anteriores, no habrá marchas protagonizadas por el chavismo ni por la oposición debido a la pandemia por COVID-19.

Para el politólogo Piero Trepiccione, el 23 de Enero es una fecha muy emblemática tanto para los gobernantes como para el liderazgo político adversario, pero destaca los distintos matices dados a los hechos históricos, según la ideología.

“Para el chavismo significa que el pueblo salió a la calle y con su fuerza y determinación sacó a un dictador como lo era Pérez Jiménez, pero que luego en los acuerdos políticos del Pacto de Punto Fijo, hubo una traición a ese levantamiento popular y se instaló una especie de dictadura de partidos”, señala el analista.

Mientras que para el sector, hoy liderado por Juan Guaidó, que también otorga a la fecha una valoración muy alta, es un episodio que dio origen a la democracia en Venezuela y lo interpreta como la organización popular y de los partidos políticos para concretar un régimen democrático.

 Las lecciones

A juicio de Arraiz Lucca y Trepiccione, la fecha histórica con la que se conmemora el inicio de la era democrática en Venezuela dejó varias lecciones para el presente.

“Si examinamos la historia, nos encontramos que con frecuencia, las transiciones políticas en Venezuela se han hecho con figuras del mismo régimen de gobierno. Del Gomecismo es (Eleazar) López Contreras quien encabeza la transición, de Pérez Jiménez es Wolfang Larrazábal, el militar de mayor rango y siempre con el respaldo de la Fuerza Armada”, sostiene Arraiz Lucca.

Le añade la unidad de factores políticos expresada en la Junta Patriótica integrada por AD, Copei, URD y PCV. Subraya que prevaleció la necesidad de un acuerdo para volver a la democracia.

Aclara el historiador que lo referido es la enseñanza que deja el episodio de hace más de seis décadas, más no aplica a la situación actual. La situación actual es diferente, no se puede extrapolar completamente lo que ocurrió en esa fecha, por ejemplo la situación internacional era muy distinta”, apunta.

Urge reconexión

Para Trepiccione, los factores políticos actuales deben aprender a dar valor al sentimiento popular, la conexión con las emociones de la gente, tal como ocurrió hace 63 años, de lo contrario, advierte, es muy difícil que se logren los grandes objetivos.

El 23 de Enero de 1958 se conformó un movimiento que relanzó el espíritu nacional y se conectó con el liderazgo político. Hoy hace falta una nueva reconexión emocional. Hay descontento, desapego de la población hacia el liderazgo político porque no encuentra esos canales sentimentales”, expresa.

Coincide en que los ciudadanos resienten la división en el seno de la oposición venezolana y que precisamente el 23 de Enero ha sido asociada con la unidad de las fuerzas democráticas, la misma que que requiere hoy y que permitió hechos como la conquista de la Asamblea Nacional en 2015.