Isabel Esté: Diputados chavistas deben rendir cuentas por ausencia en la AN

POLÍTICA · 13 OCTUBRE, 2019 16:50

Isabel Esté: Diputados chavistas deben rendir cuentas por ausencia en la AN

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La abogada constitucionalista y profesora de la cátedra de derecho constitucional de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Isabel Esté, destacó que el regreso de los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) es un reconocimiento del chavismo gobernante a la Asamblea Nacional (AN).

En entrevista con Efecto Cocuyo, la jurista dijo que ese retorno no puede ser una mera reincorporación para participar en los debates y el orden del día, sino que por deber constitucional los legisladores del llamado “bloque de la patria” están obligados a rendir cuentas por sus más de dos años de ausencia del Poder Legislativo.

“Ellos están reconociendo su error porque se reincorporan a un órgano que decían no podía funcionar; pero se están reincorporando violando la Constitución. Muchos de ellos han ocupado cargos públicos y la Constitución es bien clara cuando dice que un diputado cuando ejerce un cargo público perdió la investidura“, explicó.

Entre esos diputados se encuentran Francisco Torrealba, a quien el Psuv nombró en su regreso a la AN como el jefe de fracción parlamentaria. Torrealba, aunque fue electo en diciembre de 2015 como diputado, fue nombrado en enero de 2017 como ministro del Trabajo por Nicolás Maduro, cargo que ejerció hasta junio de ese año.

Como él está Ricardo Sanguino, quien llegó al Parlamento el año 2000 por el estado Táchira y fue reelecto en dos oportunidades: 2005 y 2015; sin embargo, fue nombrado presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), cargo que ejerció entre enero y octubre de 2017.

El artículo 191 de la Constitución señala lo siguiente: “Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no podrán aceptar o ejercer cargos públicos sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva”.

La constitucionalista y profesora universitaria añade además que “al aceptar el ministerio, al salir su nombre en Gaceta Oficial ya no se es diputado, perdió la investidura y debió incorporarse en todo caso el suplente”.

En los casos de Torrealba y Sanguino, eso no ha ocurrido porque ambos han asistido a las tres sesiones de la AN, pese a que no les permiten derecho de palabra, amparados en el artículo constitucional.

Esté añade que “los que no han ocupado cargos públicos y se reincorporaron allí habría que hacer un cuestionamiento. La Constitución demanda ejercer cargos a dedicación exclusiva, a rendir cuentas a sus electores y ellos no lo hicieron en dos años”, sostiene.

“Regresar es reconocer a la AN, esto está claro. Volver es hacer el trabajo parlamentario. Pero no todos pueden regresar y de los que pueden regresar, estos tienen la obligación de dedicarse exclusivamente, rendir cuentas de dos años que no existen de haber hecho ningún trabajo parlamentario, son una serie de violaciones graves a la Constitución“, advierte.

El desacato no existe

Aunque el chavismo volvió a la AN y el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, aseguró que eso no saca a la AN del “desacato” que le impuso por una sentencia el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en 2016, la constitucionalista desecha esa tesis del máximo órgano de justicia en el país.

“Cuando los abogados hablamos de desacato es porque se ha emitido una sentencia conforme a derecho, donde el juez impone una conducta, condena a un pago y no se hace. Cuando la persona condenada no cumple lo ordenado por el tribunal hay desacato”, señala.

Pero ella insiste en que el desacato es una medida “ilegal y arbitraria” impuesta desde el TSJ para impedir la mayoría calificada a la oposición en el Parlamento.

Recuerda que la AN es el único poder reconocido por la comunidad internacional como el único electo democráticamente, que goza de la legitimidad que por ejemplo no tiene Nicolás Maduro, tras las elecciones de mayo de 2018.

“El chavismo se incorpora, y lo hace porque la Asamblea Nacional es el órgano que goza de legitimidad tanto dentro de la República como fuera de ella”, concluye.