Internacionalistas no ven en Luis Arce un aliado automático del gobierno de Maduro - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 20 OCTUBRE, 2020 09:15

Internacionalistas no ven en Luis Arce un aliado automático del gobierno de Maduro

Texto por Deisy Martínez │@deicamar

Ver más de

Deisy Martínez │@deicamar

¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos, MAS, vuelve a gobernar Bolivia. Internacionalistas coinciden en afirmar que los resultados de las elecciones de este domingo 18 de octubre, aun no oficializados a favor de Luis Arce, son consecuencia de una serie de errores cometidos por la oposición, entre ellos, la división y desvinculación con sectores vulnerables.

 También advierten que Luis Arce no es Evo Morales, por lo que habrá que esperar una vez juramentado como nuevo Jefe de Estado de ese país, cuál será su posición con respecto al gobierno de Nicolás Maduro.

 “Pesan los errores de la oposición en Bolivia, las agendas personales, la desvinculación con sectores vulnerables más allá del voto urbano. Debieron ir unidos en torno a la candidatura de Carlos Mesa y la presidenta interina , Jeanine Añez, no debió lanzarse nunca, porque había prometido que no lo haría”, expresa el internacionalista Félix Arellano a Efecto Cocuyo.

 El directivo del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales, Iván Rojas, indica que sumado a la división del voto opositor por la presencia de varios candidatos, está el hecho innegable de que el MAS, pese a la salida del expresidente Evo Morales, no dejó de ser popular y sacó ventaja.

 “La oposición boliviana no fue solamente que no se unió sino que no había una dirección clara, eso quedó en evidencia con el lanzamiento de Añez para luego retirarse, no había una alternativa clara”, afirma.

La tarde de este lunes, Carlos Mesa reconoció la victoria de Arce, pese a que el cómputo oficial de votos sigue en curso. Se espera que este martes se anuncien los resultados. Encuestadoras bolivianas estiman que no habrá segunda vuelta, atribuyen a Arce entre 52% y 53% de los sufragios y entre 30,8% y 31,5% a Mesa.

Se recupera la institucionalidad

 Rojas subraya que independientemente de los resultados, se trata de la recuperación de la institucionalidad en Bolivia, tras la salida de Morales al intentar manipular las leyes para conservar el poder. Ello, producto de un proceso electoral monitoreado y más transparente. Resalta además que el MAS no perturbó al Gobierno interino de Añez sino que fue parte del proceso.

 Añez también reconoció la victoria de Arce, luego de asegurar que según los datos que maneja es el ganador de las presidenciales. “Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”, escribió en su cuenta de Twitter.

 “La población mostró su rechazo a que Evo Morales se quedara en el poder porque se extralimitó, quiso torcer las leyes a su favor, pero eso no quería decir que estaba a favor de la oposición, por eso vota por Arce, a quien ven como más pragmático y de una línea menos radical que Evo”, señala Rojas.

 Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre de 2019, después de casi 14 años en el poder. El 20 de octubre había sido reelegido como Jefe de Estado en unos comicios calificados por la Organización de Estados Americanos (OEA) como un fraude. Morales aspiraba a permanecer en la presidencia hasta 2025 pese a que en 2016 perdió un referendo en el que se le consultó a la población si quería un cuarto mandato. El Tribunal Constitucional de Bolivia lo autorizó para postularse en 2017 y en 2018 el Tribunal Electoral lo habilita. Añez, senadora de la oposición, asume la presidencia encargada el 12 de noviembre de 2019.

 El economista Luis Arce, fue ministro de Economía y Finanzas Públicas durante la gestión de Morales. Arellano resalta que su desempeño al frente del despacho fue bien visto, porque a diferencia del gobierno venezolano de Hugo Chávez, su reforma económica no consistió en expropiaciones ni la destrucción de las industrias y logró beneficios reales para la población. Tiene ahora el reto de gobernar en plena pandemia por COVID-19.

 Arce no es Evo

Ambos analistas indican que está por verse cuál será la posición que asuma Arce con respecto al gobierno de Maduro. No dan por sentado un apoyo automático a la administración chavista puesto que, advierten “Arce no es Evo”.

 “Arce pudiera resultar como un Alberto Fernández en Argentina o un Lenin Moreno en Ecuador porque no está ligado a la línea radical de Evo, de allí que los electores indecisos se inclinaran al final por su opción. Esa línea de Evo se vinculaba a Venezuela, Nicaragua y Cuba que son regímenes violadores de derechos humanos, Arce pudiera estar pensado en otras alianzas”, dice Arellano.

 Rojas agrega que si bien Morales tiene una gran influencia en el MAS no tiene el control total, por lo que pudiera haber un cambio con respecto a su figura. Está por verse además en qué condiciones regresará Morales a Bolivia y si tendrá un papel activo en la vida pública como dirigente del partido. Arce ha dicho que respetará la independencia de poderes, en el caso de que el expresidente sea juzgado por supuestos delitos de corrupción.

 “No se espera que el gobierno de Arce actúe como colaborador de la oposición venezolana, eso parece estar claro, por lo que el madurismo cuenta con la eliminación de un rival internacional con el relevo de Añez. Pero tampoco lo veo como un aliado incondicional de Maduro o que su alianza llegue al nivel de Evo, así como en Argentina, Fernández no es Cristina Fernández de Kirchner, Arce no es Evo”, concluye.