Qué lleva (y que no) el gobierno de Maduro en su regreso a la negociación en México

POLÍTICA · 25 NOVIEMBRE, 2022 13:33

Ver más de

Deisy Martínez


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

De la mano de gobiernos aliados de la región, la participación de Francia y la mediación de Noruega, la administración de Nicolás Maduro aceptó sentarse de nuevo en la mesa de México, tras suspenderla por poco más de un año con la excusa de la extradición del empresario colombiano Álex Saab a Estados Unidos.

Previo anuncio del presidente de Colombia, Gustavo Petro, este 24 de noviembre el Reino de Noruega informó que las negociaciones entre el gobierno de Maduro y la delegación de la Plataforma Unitaria, encabezada por Gerardo Blyde se reanudarán este sábado 26 de noviembre. Se conoció además sobre la firma de un acuerdo social para atender áreas prioritarias del país como la salud, educación y los daños ocasionados por las fuertes lluvias.

Además puedes leer: Lo que se sabe del reinicio de la negociación en México (en claves)

Analistas políticos señalan que el chavismo acude de nuevo a la mesa con pleno control político e institucional del país y una oposición dividida como principales ventajas, por lo que será el factor internacional el que juegue a favor de que Miraflores acepte dar ciertas concesiones democráticas para lograr una salida a la crisis del país por la vía electoral.

A cambio, Maduro pujará por una sola cosa: acceso a los recursos financieros congelados en el exterior a causa de las sanciones internacionales.

Control interno

«Ha salido ganancioso el gobierno de Maduro con el reinicio del diálogo de México por lo que ha pasado internamente y en lo internacional. Tiene control institucional, gobierno territorial. Estos procesos son largos y complejos pero esperamos que con estos nuevos mecanismos, alianzas de Francia, México, Argentina, Colombia, podamos apostar a resultados concretos», sostuvo el politólogo Piero Trepiccione.

El analista hizo hincapié en que más allá del tema de las sanciones que es el que realmente interesa a Miraflores, en el horizonte inmediato está lo electoral de cara a 2024. Esto, acotó más la suma de otros factores, podrían hacer que el escenario de las negociaciones sea más sostenible en el tiempo a diferencia de los anteriores intentos.

Este 24 de noviembre, durante una alocución, Maduro lo dejó claro: regresa al diálogo para «rescatar parte de los miles de millones de dólares que nos secuestraron con las sanciones y las medidas coercitivas unilaterales» que en total llegan a 762 sanciones de países como EEUU, Canadá y la Unión Europea por violaciones de derechos humanos y supuesta corrupción desde 2018.

Pero el presidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Guaidó, también recordó que el objetivo de la oposición es lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres y democráticas en Venezuela, con la ayuda de la presión internacional. El gobierno francés también advirtió que las negociaciones son «necesarias» para unos comicios con garantías.

«El Gobierno regresa al diálogo con amplias ventajas en medio de las dificultades políticas, sociales y económicas que ha sabido aprovechar para favorecerse y llegar a este punto de tener que ir a una mesa de diálogo con el juego a favor, lo cual se traduce en que tienen más herramientas con qué negociar en los puntos que le interesan», coincidió el excoordinador nacional de Clase Media Socialista, Carlos Hurtado.

La carta de las sanciones

Hurtado, exaliado del chavismo, advirtió que Miraflores quiere dar la sensación de tener el «juego ganado» aunque no sea así, con lo que buscará seguir abonando tiempo y elementos que le permitan conservar el poder.

«Eso no lo tiene la oposición que está dividida, fracturada, debilitada, que aún no se pone de acuerdo, lo que hace que ese sector que se sienta en la mesa no sea un contrincante fuerte con el que el Gobierno se vea obligado a negociar espacios como en un juego empatado. En todo caso la amenaza o el reto para el gobierno lo representan los factores internacionales a los que tendrá que convencer para que le levanten las sanciones y lograr cierta estabilidad económica en el país», apuntó.

Aclaró que para la recuperación económica de Venezuela falta mucho pero cierta mejoría le generaría dividendos al chavismo madurismo para 2024, al ver la gente que quien puede lograr eso es el mismo gobierno. Indicó que a su vez los factores internacionales saben que Miraflores necesita acceso a recursos y que se levanten o flexibilicen las sanciones que afectan el área petrolera, por lo que sigue siendo su mayor arma para intentar que Maduro ceda.

Este 25 de noviembre, EFE reseñó que Estados Unidos estudia aprobar que la petrolera Chevron expanda sus operaciones en Venezuela, pero supedita cualquier anuncio al reinicio de las negociaciones de México y que se impulsen compromisos en beneficio de la población. Citando fuentes extraoficiales, la agencia aseguró que el Ejecutivo estadounidense se reserva además el derecho de revocar los permisos si Maduro no negocia de buena fe o no mantiene sus compromisos.

Se necesita respaldo interno

Trepiccione recordó que Colombia, Francia, Estados Unidos, entre otros países que median en el proceso de diálogo reiniciado, jugarán sus cartas según sus intereses. Por ejemplo, el gobierno de EEUU y su necesidad de acceso al crudo venezolano por la crisis generada por la guerra de Rusia contra Ucrania, entre otros elementos.

«Pero es importante que en medio de este proceso la oposición se fortalezca, si no hay una oposición organizada, con un horizonte claro, se va a dificultar la ganancia de una negociación para el pueblo de Venezuela y la reinstitucionalización del país. Maduro tendrá acceso a fondos para el funcionamiento del Estado, cobrarán los países pero ¿Y el pueblo para cuándo?», dijo.

Te sugerimos: Francia afirma que el diálogo es necesario para que se realicen elecciones libres en 2024

Dicha reorganización es la que, subrayó, le permitirá a la oposición ganar peso dentro de la mesa y respaldo interno de la ciudadanía que también servirá como presión contra el gobierno de Maduro y contribuirá a evitar, junto con el apoyo internacional, que se vuelva a levantar de la mesa, ceda en mayores garantías electorales y el país avance en mayor gobernabilidad.

Los antecedentes

Si algo ha ganado el gobierno de Maduro con los fallidos procesos de diálogos de República Dominicana (2016-2017), Oslo (2019), Barbados (2019) y la primera parte de las negociaciones en México (2021) de hace un año, ha sido tiempo para maniobrar, permanecer en el poder y hacer procesos electorales a la medida. La oposición obtuvo la liberación de más de 100 presos políticos sin poder evitar el encarcelamiento de otros dirigentes.

En la breve primera parte de México logró que se suscribiera un acuerdo en defensa de la Guayana Esequiba y otro social para tener acceso a fondos internacionales para atender los efectos de la pandemia por COVID-19 en Venezuela, principalmente vacunas.

En el transcurso de un año, desde que se paralizaron las conversaciones, ha obtenido la flexibilización de ciertas sanciones en el área petrolera, además de la liberación de familiares de la familia presidencial presos en EEUU por cargos de narcotráfico, a través de un «diálogo directo» con el país norteamericano.

POLÍTICA · 1 DICIEMBRE, 2022

Qué lleva (y que no) el gobierno de Maduro en su regreso a la negociación en México

Texto por Deisy Martínez

De la mano de gobiernos aliados de la región, la participación de Francia y la mediación de Noruega, la administración de Nicolás Maduro aceptó sentarse de nuevo en la mesa de México, tras suspenderla por poco más de un año con la excusa de la extradición del empresario colombiano Álex Saab a Estados Unidos.

Previo anuncio del presidente de Colombia, Gustavo Petro, este 24 de noviembre el Reino de Noruega informó que las negociaciones entre el gobierno de Maduro y la delegación de la Plataforma Unitaria, encabezada por Gerardo Blyde se reanudarán este sábado 26 de noviembre. Se conoció además sobre la firma de un acuerdo social para atender áreas prioritarias del país como la salud, educación y los daños ocasionados por las fuertes lluvias.

Además puedes leer: Lo que se sabe del reinicio de la negociación en México (en claves)

Analistas políticos señalan que el chavismo acude de nuevo a la mesa con pleno control político e institucional del país y una oposición dividida como principales ventajas, por lo que será el factor internacional el que juegue a favor de que Miraflores acepte dar ciertas concesiones democráticas para lograr una salida a la crisis del país por la vía electoral.

A cambio, Maduro pujará por una sola cosa: acceso a los recursos financieros congelados en el exterior a causa de las sanciones internacionales.

Control interno

«Ha salido ganancioso el gobierno de Maduro con el reinicio del diálogo de México por lo que ha pasado internamente y en lo internacional. Tiene control institucional, gobierno territorial. Estos procesos son largos y complejos pero esperamos que con estos nuevos mecanismos, alianzas de Francia, México, Argentina, Colombia, podamos apostar a resultados concretos», sostuvo el politólogo Piero Trepiccione.

El analista hizo hincapié en que más allá del tema de las sanciones que es el que realmente interesa a Miraflores, en el horizonte inmediato está lo electoral de cara a 2024. Esto, acotó más la suma de otros factores, podrían hacer que el escenario de las negociaciones sea más sostenible en el tiempo a diferencia de los anteriores intentos.

Este 24 de noviembre, durante una alocución, Maduro lo dejó claro: regresa al diálogo para «rescatar parte de los miles de millones de dólares que nos secuestraron con las sanciones y las medidas coercitivas unilaterales» que en total llegan a 762 sanciones de países como EEUU, Canadá y la Unión Europea por violaciones de derechos humanos y supuesta corrupción desde 2018.

Pero el presidente de la Comisión Delegada Legislativa, Juan Guaidó, también recordó que el objetivo de la oposición es lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres y democráticas en Venezuela, con la ayuda de la presión internacional. El gobierno francés también advirtió que las negociaciones son «necesarias» para unos comicios con garantías.

«El Gobierno regresa al diálogo con amplias ventajas en medio de las dificultades políticas, sociales y económicas que ha sabido aprovechar para favorecerse y llegar a este punto de tener que ir a una mesa de diálogo con el juego a favor, lo cual se traduce en que tienen más herramientas con qué negociar en los puntos que le interesan», coincidió el excoordinador nacional de Clase Media Socialista, Carlos Hurtado.

La carta de las sanciones

Hurtado, exaliado del chavismo, advirtió que Miraflores quiere dar la sensación de tener el «juego ganado» aunque no sea así, con lo que buscará seguir abonando tiempo y elementos que le permitan conservar el poder.

«Eso no lo tiene la oposición que está dividida, fracturada, debilitada, que aún no se pone de acuerdo, lo que hace que ese sector que se sienta en la mesa no sea un contrincante fuerte con el que el Gobierno se vea obligado a negociar espacios como en un juego empatado. En todo caso la amenaza o el reto para el gobierno lo representan los factores internacionales a los que tendrá que convencer para que le levanten las sanciones y lograr cierta estabilidad económica en el país», apuntó.

Aclaró que para la recuperación económica de Venezuela falta mucho pero cierta mejoría le generaría dividendos al chavismo madurismo para 2024, al ver la gente que quien puede lograr eso es el mismo gobierno. Indicó que a su vez los factores internacionales saben que Miraflores necesita acceso a recursos y que se levanten o flexibilicen las sanciones que afectan el área petrolera, por lo que sigue siendo su mayor arma para intentar que Maduro ceda.

Este 25 de noviembre, EFE reseñó que Estados Unidos estudia aprobar que la petrolera Chevron expanda sus operaciones en Venezuela, pero supedita cualquier anuncio al reinicio de las negociaciones de México y que se impulsen compromisos en beneficio de la población. Citando fuentes extraoficiales, la agencia aseguró que el Ejecutivo estadounidense se reserva además el derecho de revocar los permisos si Maduro no negocia de buena fe o no mantiene sus compromisos.

Se necesita respaldo interno

Trepiccione recordó que Colombia, Francia, Estados Unidos, entre otros países que median en el proceso de diálogo reiniciado, jugarán sus cartas según sus intereses. Por ejemplo, el gobierno de EEUU y su necesidad de acceso al crudo venezolano por la crisis generada por la guerra de Rusia contra Ucrania, entre otros elementos.

«Pero es importante que en medio de este proceso la oposición se fortalezca, si no hay una oposición organizada, con un horizonte claro, se va a dificultar la ganancia de una negociación para el pueblo de Venezuela y la reinstitucionalización del país. Maduro tendrá acceso a fondos para el funcionamiento del Estado, cobrarán los países pero ¿Y el pueblo para cuándo?», dijo.

Te sugerimos: Francia afirma que el diálogo es necesario para que se realicen elecciones libres en 2024

Dicha reorganización es la que, subrayó, le permitirá a la oposición ganar peso dentro de la mesa y respaldo interno de la ciudadanía que también servirá como presión contra el gobierno de Maduro y contribuirá a evitar, junto con el apoyo internacional, que se vuelva a levantar de la mesa, ceda en mayores garantías electorales y el país avance en mayor gobernabilidad.

Los antecedentes

Si algo ha ganado el gobierno de Maduro con los fallidos procesos de diálogos de República Dominicana (2016-2017), Oslo (2019), Barbados (2019) y la primera parte de las negociaciones en México (2021) de hace un año, ha sido tiempo para maniobrar, permanecer en el poder y hacer procesos electorales a la medida. La oposición obtuvo la liberación de más de 100 presos políticos sin poder evitar el encarcelamiento de otros dirigentes.

En la breve primera parte de México logró que se suscribiera un acuerdo en defensa de la Guayana Esequiba y otro social para tener acceso a fondos internacionales para atender los efectos de la pandemia por COVID-19 en Venezuela, principalmente vacunas.

En el transcurso de un año, desde que se paralizaron las conversaciones, ha obtenido la flexibilización de ciertas sanciones en el área petrolera, además de la liberación de familiares de la familia presidencial presos en EEUU por cargos de narcotráfico, a través de un «diálogo directo» con el país norteamericano.

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO