"Estamos condenados a entendernos", afirman Nikken y Quintero #ConLaLuz - Efecto Cocuyo

POLÍTICA · 29 AGOSTO, 2019 20:48

“Estamos condenados a entendernos”, afirman Nikken y Quintero #ConLaLuz

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez Fotos por Iván E. Reyes

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

13
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El abogado experto en procesos de negociación, Pedro Nikken, y la historiadora Inés Quintero, aseguraron que tanto la oposición como el chavismo están obligados a entenderse porque el país “está en situación de peligro“.

Así lo aseguraron la noche de este jueves 29 de agosto, durante la transmisión del programa #ConLaLuz, que transmite semanalmente Efecto Cocuyo y condujo la periodista Ibis León.

“Creo que estamos condenados a entendernos, no hay otra forma de hacerlo… Se trata de que tanto al chavismo como a la oposición les conviene un acuerdo pensando fríamente. El tema es que el país está en una situación de peligro, Venezuela está en peligro y hay que hacer lo necesario por sacarla de allí”, argumentó Nikken.

Quintero, quien es miembro de número de la Academia Nacional de Historia, añadió que “aquí no hay manera de que uno se pueda eximir de llegar a un entendimiento“, al referirse a otros procesos políticos de negociación entre los venezolanos como los casos de la sucesión de Juan Vicente Gómez en 1935; el pacto de Punto Fijo que se dio entre personajes históricos como Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba e incluso Arturo Uslar Pietri, quienes en la Revolución de Octubre de 1945 estuvieron en bandos contrarios.

Recordó el proceso de pacificación de los movimientos guerrilleros en la década de 1960, e incluso la negociación entre el chavismo y la oposición entre 2003 y 2004, procesos de los que sostuvo quedaron experiencias y aprendizajes que deben de alguna manera replicarse en el actual contexto venezolano.

Así respondieron ante la interrogante de si la vuelta a la mesa de negociación en Barbados, entre los delegados de Juan Guaidó y Nicolás Maduro, fue producto de la amnistía prometida por Estados Unidos al gobernante chavista, algo que los dos descartaron haya obligado o incentivado a los oficialistas a retomar el diálogo.

Acuerdo político y justicia

Sin embargo, Nikken que es contrario a las sanciones de EEUU contra Venezuela, afirmó que sino fuese por ellas el chavismo no hubiese sido capaz de sentarse a negociar.

“La posición de EEUU me parece repugnante, pero si no fuese por ella el gobierno no estuviera negociando”, recalcó el expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH), quien ve que este proceso puede ser exitoso porque hasta ahora no se ha filtrado lo que las partes negocian.

Manifestó que quienes ahora piden castigo como ocurrió en el caso de El Salvador, proceso del que participó, deben entender que en una mesa de negociación los actores políticos buscan una salida política.

“Eso no es tema de negociación política, es tema de la justicia. Pero ¿quién los va a juzgar?… Aquí la prioridad el estado de derecho se desmanteló, nunca fue muy fuerte, pero se desmanteló”.

Polarización se acaba

Quintero también sostuvo que la polarización en el país se está acabando, porque los extremos están quedando aislados y una muestra es el “esfuerzo de articulación ciudadana“, en el que ambos participan y hay además chavistas, disidentes, organizaciones de derechos humanos y la sociedad civil que desde hace más de dos años venían buscando un espacio de encuentro, que no pretende ser un movimiento político.

“Ha sido un proceso que define este esfuerzo de articulación ciudadana, que no es de ayer, es resultado de dos años… No podríamos ponerlo una fecha de inicio sino la conjunción dinámica de los esfuerzos de la sociedad para buscar la manera de apoyarse colectivamente, cada una de estas instancias tuvo un objetivo concreto que fue adquiriendo cada vez mayor dimensión porque esto demanda un gran acuerdo nacional para que los venezolanos tengamos una vida medianamente realizable”.

Mientras que Nikken afirmó además que “trabajando desde distintas áreas, porque no son bandos sino matices de un lado y otro. Hemos crecido en confianza porque la gente se ha ido cansando… Ya está bueno, no podemos seguir en esto. Es impresionante la primera reunión grande que tuvimos hace algunos meses. Vamos a vernos las caras, respetarnos y ver si podemos hacer algo juntos. Impresionante el deseo de la gente de reencontrarse”, admitió.

Militares a su rol constitucional

En el caso del papel de los militares, Quintero sostuvo que la historia tiene sus momentos, por lo que comparar la actuación en cada uno de los procesos anteriores con el de hoy no tiene sentido, porque en la actualidad a los militares, y en especial a un sector, se le debe pedir que vuelvan a su rol constitucional.

“En este momento un sector importante de la institución armada está desconectada de su función constitucional. La gran exigencia, que no pasa por estar o no sentados en la mesa, es que cojan línea con la Constitución”, resaltó.

También se pronunciaron en contra de la sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ordenó convocar elecciones a las universidades autónomas en un plazo de seis meses, al considerar que es el intento de un sector que no quiere el diálogo y ataca aún más a la academia que apenas sobrevive en el actual conflicto venezolano.