COVID-19 genera retroceso de una década en la participación laboral de las mujeres

POLÍTICA · 18 MARZO, 2021 09:29

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La pandemia profundizó la desigualdad de género en el mercado laboral. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la crisis generada por el COVID-19 impactó negativamente en la ocupación y las condiciones laborales de las mujeres en Latinoamérica, y generó un retroceso de más de una década en los avances logrados en cuanto a participación laboral.

En Brasil solo 46% de las mujeres tenían trabajo estable en el tercer trimestre de 2020, y en Costa Rica y México se registró una importante pérdida de empleo asociada al género.

La directora de la Revista Venezolana de Estudios de la Mujer, Alba Carosio, abordó esta problemática durante el foro Economía, género y desarrollo, una iniciativa de Mujeres 2030, este miércoles 17 de marzo.

La investigadora mencionó tres factores que condicionan la participación laboral de las mujeres. Estos son: la disminución de la fertilidad (acceso a programas de planificación familiar y el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos); el mejoramiento de la educación; el aumento de la provisión de cuidados infantiles (gobiernos que incluyen políticas públicas de licencia parental compartida, etc).

“En pandemia ha habido una disminución de la incorporación de las mujeres al trabajo porque el hecho de que las escuelas cierren ha sido un elemento central en lo que es el retiro de muchas del trabajo”, manifestó.

Carosio advirtió que en 20 años la participación de la mujer en el mercado laboral mundial sigue siendo muy desigual, un 27% menor a los hombres aproximadamente.

“Las mujeres tienen más probabilidades de quedar desempleadas que los hombres y las tasas mundiales de desempleo son del 5,5% en el caso de los hombres y del 6,2% en lo que respecta a las mujeres”, expuso.

Frente a los desafíos, la profesora subrayó que es vital implementar una política comunicacional que promueva una nueva redistribución del trabajo entre mujeres y hombres, replanteando los roles y poderes de género y generación, así como el reconocimiento de las familias y sus necesidades.

También son necesarios incentivos y regulaciones para evitar discriminaciones y asegurar derechos de ciudadanía e igualdad de género y generacional.

Las políticas gubernamentales en materia de servicios de cuidado como educación preescolar y de tiempos extendido, salas cuna, comedores, etc, también son clave.

La fundadora de Mujeres Exitosas de Latam, Paola Onzaga, advirtió que al menos 40% de las personas que cruzan las fronteras son mujeres y que, en el caso del éxodo venezolano la situación es aún más alarmante porque se estima que 9 de cada 10 venezolanos viven en el umbral de pobreza y por eso salen de su país.

La abogada también indicó que las profesionales de la salud (científicas, médicas, cuidadoras) ganan 11% menos que los hombres que realizan las mismas labores.

“Según el Fondo Mundial Económico, se necesitan 200 años para lograr la paridad salarial entre hombres y mujeres y eso se estimaba cuando no estábamos viviendo la crisis de la pandemia”, puntualizó.

El foro también contó con la participación de la abogada y consultora política Aime Nogal, quien señaló que el Fondo Monetario Internacional estima una pérdida del 10% del Producto Interno Bruto en las economías avanzadas, y más de 30% de pérdida en Asia Meridional y Oriente Medio por la exclusión de las mujeres del mercado laboral.

La abogada y directora de la Cátedra Libre Democracia y Elecciones de la Universidad Central de Venezuela, Egleé González, también estuvo presente en el evento que respalda su organización como parte del proyecto Mujeres 2030.