Chavismo usa los protectorados para fomentar la abstención en la oposición, dicen politólogos

POLÍTICA · 7 SEPTIEMBRE, 2021 16:17

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El mandatario Nicolás Maduro admitió su arrepentimiento de ofrecer la eliminación de los protectorados, figuras impuestas por el chavismo para usurpar las funciones de gobernadores opositores legítimamente electos.

Aunque el gobernante luego indicó que sí cumplirá su promesa porque es un acuerdo al que llegó con “las oposiciones”, politólogos consultados consideran que su declaración apunta a fomentar la abstención en la oposición de cara a las elecciones regionales y municipales que están en puerta.

“Busca reducir o desmotivar la participación de una parte de la oposición en la elección regional, tanto en el electorado como en el liderazgo. Tener los protectorados, como un mecanismo de control autoritario sobre los gobiernos popularmente electos en cada una de las regiones, es para el gobierno una forma de reducir la participación política de quienes le adversan ante una posición cada vez más clara de la Plataforma Unitaria de participar”, opina el doctor en procesos políticos contemporáneos Juan Manuel Trak.

“La eliminación de los protectorados, que había puesto Maduro sobre la mesa antes de que la oposición anunciara la participación de la plataforma usando la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática, pareciera ahora ser contraproducente, entonces hace estas declaraciones con el fin de alimentar la lógica antielecciones y el clima abstencionista que mucho le conviene”, agrega.

Participación electoral

El politólogo Óscar Vallés subraya que Maduro indicó que cumpliría la palabra acordada. No obstante, destaca la “poca credibilidad” que hay en los anuncios del dirigente chavista, por lo que se presta para “suspicacias”.

“Preservar o no los protectorados y anunciarlo previo al 21 de noviembre afectará la participación o no de los sectores opositores. Si decide no eliminarlos uno podría interpretar que busca acentuar la tendencia abstencionista en el sector que se opone a él”, expresa.

Durante la entrevista, en la que Maduro afirmó sentirse arrepentido de la promesa hecha, destacó la labor de los protectores de Mérida, Jheyson Guzmán, y de Anzoátegui, Luis José Marcano, quienes son candidatos a gobernadores en estas entidades por el Psuv.

Pero Vallés considera que existe una razón de peso que incentiva al chavismo a cumplir el acuerdo para suprimir la figura inconstitucional del protectorado. Esta es “dar la sensación de normalización política entre sectores opositores y revolucionarios” al permitir ciertas gobernaciones para la disidencia en el marco del proceso de negociación que se lleva a cabo en México.

“Tácticas judiciales”

El Ministerio Público inició una investigación contra el gobernador opositor del estado Anzoátegui, Antonio Barreto Sira, por presuntos delitos ambientales y de corrupción luego de que Maduro lo acusara de dejar “huérfano” el estado.

Para Juan Manual Trak esta no es una acción aislada, sino que responde a una estrategia política del chavismo. “Es una acción que va en contra de la Plataforma Unitaria que aspira ponerlo como candidato a la reelección y reducir la posibilidad de que la oposición gane nuevamente en Anzoátegui. Al chavismo le conviene que el candidato sea José Brito, quien muy probablemente no gane dada su poca capacidad de movilización orgánica”, señala.

La investigación contra el gobernador es otra táctica para generar abstención, en su opinión.

“Vemos cómo el gobierno usa al fiscal, quien además fue gobernador de Anzoátegui, para enturbiar el clima de opinión sobre la participación una vez que la Plataforma Unitaria va con la tarjeta de la MUD, que es la más votada en la historia de Venezuela, incluso por encima del Psuv. Hay una lógica de recuperar el estado que ha sido importante para el chavismo por sus connotaciones petroleras”, argumenta.

La inhabilitación del chavista disidente Eduardo Samán, quien aspiraba ser alcalde del municipio Libertador, es otra decisión que busca aumentar las posibilidades de victoria para los candidatos del Psuv.

“Eduardo Samán puede generar ruido en la base del chavismo y dividir el voto chavista a tal punto que pueda darle posibilidades a la oposición de ganar la Alcaldía de Caracas, la cual siempre ha sido gobernada por el chavismo, siempre y cuando la oposición genere un candidato lo suficientemente fuerte y sólido. El gobierno sigue usando tácticas judiciales y administrativas con el fin de reducir la competencia electoral”, explica.

Óscar Vallés no cree que se trate de una estrategia de persecución que termine con los candidatos opositores encarcelados como ordena el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua, “pero sí muestra que Anzoátegui es un estado estratégicamente muy importante para las fuerzas de la revolución”.

Sobre la inhabilitación de Eduardo Samán responde: “Esto demuestra que falta mucho por depurar en el Consejo Nacional Electoral (CNE) y, por más confianza que den los nuevos rectores, sabemos que en instancias importantes como la Junta Nacional Electoral predomina la revolución”.

Negociación

En medio de la negociación que tiene por escenario la Ciudad de México, Nicolás Maduro pidió “justicia severa” para los opositores, entre ellos Juan Guaidó. Esto obedece a la lógica de confrontación y aniquilación que mantienen los sectores radicales de ambos sectores, según Trak.

“Maduro está usando de forma muy negativa la negociación como un espacio para imponer la narrativa de que ha ganado y puede pedir la rendición total del enemigo. Alimenta a sus bases de apoyo, no solo a los militantes duros del Psuv sino a los sectores dentro de la burocracia y de la Fanb que manifiestan lealtad a este proyecto y que quieren que se mantenga el status quo y que no haya democratización porque tienen muchos intereses en juego”, concluye.

Las declaraciones subidas de tono forman parte de los procesos de negociación, añade Vallés: “La literatura clásica explica que estos procesos tienen una dinámica entre la promesa y la amenaza. Esto forma parte de las amenazas que se exponen para que los negociadores cedan en sus posiciones”.

A su juicio, el gobierno tiene más autonomía para cumplir promesas y amenazas en la negociación pues el capital más fuerte de la oposición son las sanciones cuyo levantamiento depende directamente de aliados poderosos como Estados Unidos y no de decisiones propias de los opositores.