Anamely Ramos: «En Cuba, los presos políticos no son solo víctimas sino también héroes»

POLÍTICA · 5 JULIO, 2022 10:36

Ver más de

Laura Weffer Cifuentes


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Niños presos, mujeres detenidas y separadas de sus hijos, humillaciones y maltratos. Una larga historia en Cuba contada una y otra vez, pero que arreció a raíz de las protestas de julio de 2021.

Anamely Ramos es de las que no se callan. Está en Estados Unidos porque no puede regresar a la isla. No se le permite montarse en el avión  y aunque ha hecho todo lo humanamente posible por retornar, no ha tenido éxito. Entonces aprovecha su estadía en Estados Unidos para llevar el mensaje de quienes están en prisión injustamente.

“Los presos políticos son sometidos. Las madres son constantemente amenazadas. Las mujeres que están presas son sometidas a todo tipo de actos degradantes”, dice la curadora de arte, profesora universitaria y activista.

Insiste en denunciar las precarias condiciones en las que se encuentran los niños. “Hay que visibilizar a los menores que todavía están presos. Al parecer Cuba, en un imaginario alucinante para algunos, la infancia vive en un paraíso. Hay que denunciar la complicidad del sistema judicial” y en esa larga lista de denuncias, se le va la vida. De hecho, fue invitada por la organización Race and Equality para compartir su testimonio de vida en el evento “¿Presos por qué?: Personas Presas por Motivos Políticos en Cuba, Nicaragua y Venezuela”.

En Cuba hay más de 1.400 presos políticos como consecuencia de las manifestaciones del 11 y 12 de julio de 2021 y las condiciones en que se encuentran son totalmente inhumanas, según datos de las organizaciones Cubalex y Justicia11J.

En reiteradas ocasiones se ha exigido que se facilite el acceso a las cárceles para verificar el estado de salud de los presos políticos; sin embargo no ha sido atendido. 

Ramos aboga por todos los presos políticos de la isla; de hecho, ella misma fue detenida en varias ocasiones hasta que logró salir. Pero conoce el caso de Maykel Osorbo con especial cercanía, pues fue su pareja durante un año. 

Maykel es internacionalmente reconocido por ser uno de los autores de la canción “Patria y vida” que se ha convertido en un himno para quienes luchan en contra de la dictadura y un tema que acompaña a quienes se atreven a levantar su voz. Además,  es la némesis del lema político de Fidel Castro y el Ché Guevara: “patria o muerte”.

Según Ramos todo el mundo la conoce y la canta en la isla. “La gente en Cuba la ha tomado como consigna, es un himno de lucha” asegura.

La historia de Maykel

La libertad en la historia de Maykel Osorbo ha sido intermitente. A los diez años fue abandonado por su mamá que se fue en balsa y lo dejó solo en su casa mientras dormía. No la volvió a ver sino 20 años después.

Según cuenta Ramos, enseguida empezó a tener problemas de conducta y una tía asumió su crianza para ser internado en una escuela de reeducación, que ella califica de prisiones para menores. “Por supuesto, cuando salió era casi un delincuente en potencia, porque ahí te construyen para eso. En cuarto grado un oficial le dijo: ´tú eres muy bruto, no vas a estudiar´ y lo ponían a hacer mandados. Él logra salir de los ciclos de violencia en esos barrios por el rap y por decir cómo vivía la gente del barrio”.

En 2019, Osorbo hizo  una página en internet en la que denuncia la realidad de la isla y eso molestó al gobierno. Según Anamely él dice que descubrió que los enemigos no eran sus vecinos ni amigos, sino los funcionarios de la dictadura. Maikel tiene una hija de siete años que ha sufrido de acoso escolar, tanto que tuvo que recurrir a asistencia psicológica, pues no entiende qué es lo que pasa con su papá.

“Es una historia de superación personal que debería ser un orgullo para los cubanos y que el gobierno convierte en una narrativa de delincuencia”, dice Ramos. 

Este 24 de junio los tribunales cubanos lo condenaron a nueve años de cárcel, informó el viernes la Fiscalía General de la República.

Anteriormente, el Comité de Detenciones Arbitrarias de la Organización de Naciones Unidas ha registrado  más de 121 actos violentos judiciales contra él. También ha exigido su liberación. “Les han acusado delitos comunes por desacato y resistencia a la autoridad, pero todos sabemos que la razón fundamental es por la canción que se ha vuelto un himno de lucha para los cubanos. Ganó dos grammys y Cuba sigue diciendo que no es un artista sino un delincuente común”, dice Ramos.

Actualmente, familiares y amigos abogan por su excarcelación pues ha desarrollado una tumoración que necesita atención médica urgente, pero con esta sentencia esta posibilidad luce cada vez más remota.

Mientras, decenas de cubanos sigue llegando a la frontera con Estados Unidos y las calles de Cuba continúan militarizadas. Anamely concluye: “Ha quedado claro que las únicas opciones son la cárcel, el destierro o el silencio”

POLÍTICA · 16 AGOSTO, 2022

Anamely Ramos: «En Cuba, los presos políticos no son solo víctimas sino también héroes»

Texto por Laura Weffer Cifuentes

Niños presos, mujeres detenidas y separadas de sus hijos, humillaciones y maltratos. Una larga historia en Cuba contada una y otra vez, pero que arreció a raíz de las protestas de julio de 2021.

Anamely Ramos es de las que no se callan. Está en Estados Unidos porque no puede regresar a la isla. No se le permite montarse en el avión  y aunque ha hecho todo lo humanamente posible por retornar, no ha tenido éxito. Entonces aprovecha su estadía en Estados Unidos para llevar el mensaje de quienes están en prisión injustamente.

“Los presos políticos son sometidos. Las madres son constantemente amenazadas. Las mujeres que están presas son sometidas a todo tipo de actos degradantes”, dice la curadora de arte, profesora universitaria y activista.

Insiste en denunciar las precarias condiciones en las que se encuentran los niños. “Hay que visibilizar a los menores que todavía están presos. Al parecer Cuba, en un imaginario alucinante para algunos, la infancia vive en un paraíso. Hay que denunciar la complicidad del sistema judicial” y en esa larga lista de denuncias, se le va la vida. De hecho, fue invitada por la organización Race and Equality para compartir su testimonio de vida en el evento “¿Presos por qué?: Personas Presas por Motivos Políticos en Cuba, Nicaragua y Venezuela”.

En Cuba hay más de 1.400 presos políticos como consecuencia de las manifestaciones del 11 y 12 de julio de 2021 y las condiciones en que se encuentran son totalmente inhumanas, según datos de las organizaciones Cubalex y Justicia11J.

En reiteradas ocasiones se ha exigido que se facilite el acceso a las cárceles para verificar el estado de salud de los presos políticos; sin embargo no ha sido atendido. 

Ramos aboga por todos los presos políticos de la isla; de hecho, ella misma fue detenida en varias ocasiones hasta que logró salir. Pero conoce el caso de Maykel Osorbo con especial cercanía, pues fue su pareja durante un año. 

Maykel es internacionalmente reconocido por ser uno de los autores de la canción “Patria y vida” que se ha convertido en un himno para quienes luchan en contra de la dictadura y un tema que acompaña a quienes se atreven a levantar su voz. Además,  es la némesis del lema político de Fidel Castro y el Ché Guevara: “patria o muerte”.

Según Ramos todo el mundo la conoce y la canta en la isla. “La gente en Cuba la ha tomado como consigna, es un himno de lucha” asegura.

La historia de Maykel

La libertad en la historia de Maykel Osorbo ha sido intermitente. A los diez años fue abandonado por su mamá que se fue en balsa y lo dejó solo en su casa mientras dormía. No la volvió a ver sino 20 años después.

Según cuenta Ramos, enseguida empezó a tener problemas de conducta y una tía asumió su crianza para ser internado en una escuela de reeducación, que ella califica de prisiones para menores. “Por supuesto, cuando salió era casi un delincuente en potencia, porque ahí te construyen para eso. En cuarto grado un oficial le dijo: ´tú eres muy bruto, no vas a estudiar´ y lo ponían a hacer mandados. Él logra salir de los ciclos de violencia en esos barrios por el rap y por decir cómo vivía la gente del barrio”.

En 2019, Osorbo hizo  una página en internet en la que denuncia la realidad de la isla y eso molestó al gobierno. Según Anamely él dice que descubrió que los enemigos no eran sus vecinos ni amigos, sino los funcionarios de la dictadura. Maikel tiene una hija de siete años que ha sufrido de acoso escolar, tanto que tuvo que recurrir a asistencia psicológica, pues no entiende qué es lo que pasa con su papá.

“Es una historia de superación personal que debería ser un orgullo para los cubanos y que el gobierno convierte en una narrativa de delincuencia”, dice Ramos. 

Este 24 de junio los tribunales cubanos lo condenaron a nueve años de cárcel, informó el viernes la Fiscalía General de la República.

Anteriormente, el Comité de Detenciones Arbitrarias de la Organización de Naciones Unidas ha registrado  más de 121 actos violentos judiciales contra él. También ha exigido su liberación. “Les han acusado delitos comunes por desacato y resistencia a la autoridad, pero todos sabemos que la razón fundamental es por la canción que se ha vuelto un himno de lucha para los cubanos. Ganó dos grammys y Cuba sigue diciendo que no es un artista sino un delincuente común”, dice Ramos.

Actualmente, familiares y amigos abogan por su excarcelación pues ha desarrollado una tumoración que necesita atención médica urgente, pero con esta sentencia esta posibilidad luce cada vez más remota.

Mientras, decenas de cubanos sigue llegando a la frontera con Estados Unidos y las calles de Cuba continúan militarizadas. Anamely concluye: “Ha quedado claro que las únicas opciones son la cárcel, el destierro o el silencio”

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO